Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

lunes, agosto 08, 2016

Cambio de tendencia: primeros indicios de reactivación


Los referentes del mercado laboral en búsquedas ejecutivas dicen que hay inversión.

Los headhunters en la Argentina notan, a través de las búsquedas de personal gerencial que tienen en carpeta y aquellas que están por concretarse, que hay hace aproximadamente un mes un cambio en las empresas. Tenían un estilo de gestión desde 2007 cuyo objetivo era mantenerse a flote, pero hoy, según los expertos en reclutamiento de personal, ya activaron sus planes de crecimiento.

Las búsquedas en un mercado con tendencia positiva empiezan por la alta dirección, que después iniciará el camino para expandir los horizontes y la nómina de personal. Así lo refleja la experiencia de los principales referentes locales en el mundo del headhunting, todas empresas con vasta experiencia en la Argentina y el resto del mundo. "Empieza a haber una corriente inversora importante. Tenemos búsquedas concretas y varias conversaciones que van a derivar en más búsquedas", dice Pablo Taussig, consultor y gerente general de la oficina local de Spencer Stuart.

Coinciden desde Russell Reynolds. "En general, las búsquedas de top management van de la mano de la perspectiva futura asociada a proyectos de inversión y planes de crecimiento de las empresas. Cuando la economía decae las búsquedas son internas, pero ahora se ven más sondeos en el mercado", afirma Edgar Medinaceli, socio de la consultora. "Cambia el humor de la economía cuando una empresa invierte y obliga a sus competidoras a hacer lo mismo para no quedarse atrás. En el primer semestre se notó que las inversiones todavía estaban lejos. Ahora, las empresas se financian a tasas mas bajas gracias al acuerdo con los fondos y eso lleva a que la economía se mueva más".

Además "hay un optimismo realista en las empresas. La Argentina pasa de un plan de supervivencia a un plan de crecimiento", dice Rodrigo Araujo, Office Managing director de Korn Ferry Argentina. "Estamos ante una gran oportunidad".

Un panorama muy complejo

Los desafíos a nivel de creación de empleo privado registrado formal son enormes y la pobreza es de carácter estructural. Según el último informe de la UCA, hay 13 millones de argentinos en situación de pobreza. Existen casi 3 millones de trabajadores sin registrar, según el Ministerio de Trabajo y 6 millones de inactivos en la economía, 1,2 millones de desocupados y 3,21 millones de cuentapropistas en situación vulnerable.

Además, quienes tienen trabajo temen perderlo. De acuerdo a un informe realizado por Randstad, empresa de servicios de Recursos Humanos, durante el segundo trimestre de este año la confianza de los trabajadores argentinos en conseguir un nuevo trabajo se ubicó en el 64%, la marca más baja de los últimos 12 meses. También aumentó el miedo a perder el empleo, alcanzando al 9% de los trabajadores, cuando era del 3% hacia fin de año.

Sin embargo hay perspectivas de mejora. "Esperamos un 2017 con proyectos que generen más volumen de empleo", dice Sofia Lutz, socia, Korn Ferry Argentina.

Hacia el crecimiento

Hay que ir hasta antes de 2007, cuando la crisis del campo marcó el comienzo de una coyuntura económica compleja, para llegar a una perspectiva de crecimiento como la actual, dice Lutz. "A partir de 2008 se fue hacia un mercado muy protegido y regulado que llevó a que el top management tuviera un perfil marcado por la experiencia en el manejo de contextos difíciles". También, una relación con el Gobierno turbulenta. "Hoy existe una visión hacia negocios y emprendimientos nuevos, startups. Hay más jugadores, nuevas unidades de negocios y para ellas un liderazgo orientado a crecer en un mercado 
competitivo".

Medinaceli habla de 45 días cuando se le pregunta en qué momento notó un cambio de tendencia. "Se empezó a levantar el mercado con búsquedas nuevas, en sectores apagados desde hace unos años. La Argentina ahora comienza a ser un mercado interesante. Si sigue así, 2017 podría ser un muy buen año".

Para el consultor, aunque hay una cierta ansiedad para ver un impacto en la economía real, "las decisiones de búsqueda de personal en las empresas no se dan de manera automática sino que pasan muchos meses, y hasta un año desde que se ven las condiciones apropiadas para invertir y la concreción de ese proyecto".

Uno de los primeros signos de que un país se pone en movimiento es el interés de los fondos de inversión. "Se activaron a partir de abril y mayo los private equity (capitales de inversión que compran empresas). Es un indicio concreto de que se ve el potencial de la Argentina", dice Taussig. Estos fondos se dedican en parte a vislumbrar oportunidades en países que están a punto de crecer, de manera que ya tienen hecha la inversión antes de que la empresa se valorice.

"Hay varios fondos locales que en general buscan empresas medianas y pequeñas, pero también están entrando algunos internacionales orientados a la compra de empresas más grandes", dice Medinaceli.

El atractivo de este país se da también porque "para los inversores, el desarrollo de la Argentina no está supeditado a factores externos como el Brexit, y eso es considerado muy bueno", comenta el ejecutivo de Spencer Stuart. "El mundo está complicado. Por ejemplo si miramos a Europa con sus problemas, Estados Unidos con un posible presidente como Donald Trump, la Argentina se ve hoy como una muy buena opción", dice.

En cuanto a los países de la región, los headhunters comparan la situación de la Argentina con la de Perú y México, ambos con buenas perspectivas. "Brasil está pasando por una situación muy difícil y Chile está más estancado", agrega el especialista de Spencer Stuart.

Por otro lado, nota que hay una necesidad importante en las empresas de pasar a operar en un mercado competitivo y esto se traslada en la gestión. Buscan entonces pasar de una dirección relacionada con los vaivenes de la política, a otra con miras al crecimiento.

"Además de la demanda de ejecutivos, que la hay, notamos que aumentó la oferta de ejecutivos que habían emigrado del país hace más de una década y que ahora ven que existen condiciones como para volver. Quieren regresar a su país para que sus hijos crezcan aquí. Para ellos es un gran momento y están dispuestos a acomodarse a las compensaciones que se ofrecen", afirma Taussig.

Y otro indicador de que hay dinero en el país, según el experto, son los precios de los inmuebles, más altos que en San Pablo, Brasil y que en Santiago, en Chile.

Sectores en ascenso

Coinciden los expertos en que uno de los sectores más dinámicos será el financiero y también el de consumo masivo, y que se espera que el blanqueo tenga un impacto muy fuerte. Para Lutz "no hay gerente general, local o internacional, que no exprese una mirada positiva con respecto al rumbo de la Argentina por haberse conectado con el mundo". 

Delinea cuáles son los sectores que tienen una perspectiva de crecimiento mayor:

  • Infraestructura y construcción: en obra pública y también a nivel de vivienda y residencial. Entre octubre y mayo se perdieron casi 50.000 puestos en la construcción sobre todo por el parate de la obra pública.
  • Bancos: solían estar más orientados al consumo, pero ahora tendrán alternativas más sofisticadas como la de fusiones y adquisiciones.
  • Telecomunicaciones: se vio una falta de inversión en los últimos 7 años y ahora pasan por una transformación digital.
  • Energía: aunque no es el mejor momento para el petróleo, gas y energía, nota que hay movimiento en algunos sectores como por ejemplo en Vaca Muerta.

Medinaceli agrega que cobran cada vez más dinamismo las punto com. "Hay una alta demanda, más allá de la Argentina, de buscar gente que maneje el lenguaje digital y en este país el sector tiene mucho para crecer. La Argentina es el país de América latina donde la economía digital generó más empresas, que hoy necesitan management".

"Las inversiones deben tener una sustentabilidad económica. El Gobierno todavía debe trabajar sobre la pobreza estructural y sobre el problema importante del empleo informal, que llega al 42%. También, sobre los altos costos laborales y un ausentismo que en algunos casos llega al 15%. En los países desarrollados, el índice de mayor importancia es el de empleo. Ese es el número que tenemos que mirar", cierra Taussig.