Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

miércoles, agosto 31, 2016

Cómo prepararte para hablar en público


Chris Anderson es el creador de los TED, el actual referente en la organización de conferencias abiertas al público y destinadas para su difusión masiva gracias a las redes sociales. Puedes leer su perfil completo en la propia web. Anderson ha escrito un libro recién traducido al español sobre cómo hablar en público, cómo organizar una presentación seductora y cómo comunicar las ideas.

El libro combina su propia experiencia como comunicador y como organizador de centenares de encuentros. Las aportaciones son interesantes para quienes estamos dedicados a la docencia, la exposición de proyectos y, en general, para quienes tienen actividad pública. Porque, ahí comienza su tesis, todos hablamos en público alguna vez. En la barbacoa con amigos cuando nos presentan a alguien. En la universidad, para dar clase o para exponer tu trabajo como alumno. En el supermercado para pedir esto o aquello. En los acontecimientos familiares para celebrar una noticia o conmemorar una ausencia. En algún momento, nos tocará impartir una conferencia, sea para compartir nuestras experiencias o sea para encontrar inversores. Por eso, me han gustado las claves que plantea. Son las siguientes:

Elige tu tema. Más aún, deja que el tema te elija a ti a través de tu experiencia directa, tu conocimiento, tu trayectoria o tu pasión. No suele ser interesante memorizar unas diapositivas para hablar en público solo porque el tema XYZ está de moda. Cada uno de nosotros sabe de dos o tres cosas y podría hablar de ellas durante horas sin ni siquiera tomar una nota. Pues ésa es la lista corta sobre la que seleccionar tu conferencia.

El ego es un excelente anticonductor. Me aburren esos coloquios en los que cada ponente nos cuenta lo estupendo que es, lo importante de su libro o su capacidad visionaria. Además, no suele escuchar a quien antecede -y repite ideas- y no da paso a quien le sucede y le deja sin tiempo. En las charlas, hay que ir a entregar al público una experiencia única, diferente, no a “colocar” nuestro producto.

Conoce a tu audiencia. Pregunta a los organizadores a quiénes nos dirigimos, cómo se distribuirán en la sala y qué expectativas tienen. No es lo mismo una conferencia ante alumnos de bachillerato que otra dirigida a directivos con diez años de trayectoria en el sector. Ajusta el contenido al nivel de conocimiento y práctica que tiene cada uno. Evita los neologismos que puedan escaparse al nivel medio y sé didáctico. Pero el punto de partida lo establecen ellos, porque no se trata de una lección magistral.

Prepara las redes sociales. No se trata de tuitear el evento, sino de utilizar la presentación para crear un post, compartir las diapositivas, mejorar el perfil profesional en Linkedin o grabar algunos vídeos cortos para Vine. Distingue entre el contenido que puedes preparar para el público que asiste y para quienes no están allí, pero podrían tener interés en leerte o escucharte. Esta diferencia ahonda en la transformación de los eventos de empresa.

Escribe en discurso en, al menos, tres formatos. El primero es un texto corrido en un procesador de textos al uso. Leer en voz alta te ayudará a modular, a identificar las pausas o los cambios de ritmo, a sustituir unas ideas por otras. En una presentación, calcula unas cien palabras por minuto. El segundo es el texto con ítems o puntos. Resume la intervención de modo que identifiques las palabras clave, las estructuras, las conclusiones. Si te quedas en blanco durante la exposición oral, esta segunda escritura te ayudará a recuperar el hilo. Además, la redacción con viñetas o guiones permite cierta flexibilidad e improvisación. Recuerda la máxima del teatro: la mejor improvisación es aquella que se ensaya. La tercera escritura es visual. Busca fotos, imágenes, cómics o detalles gráficos que contribuyan a comprender tus ideas. Cuando tengas soltura, solo con la imagen, podrás elaborar tu discurso.

Sé tú mismo; es lo más original. Esta cita atribuida al poeta irlandés Oscar Wilde es genial. Como oradores tenemos que ser lo que somos cuando no estamos en la tarima. Los más chistosos pueden lanzarse a gastar una broma cómplice con el público. Los más serios no deben hacerlo. Lo mismo digo con la indumentaria: ¿corbata o chanclas?, ¿las dos al mismo tiempo? Planteo dos reglas para elegir atuendo. La primera es propia. Consiste en saber cómo uno se siente cómodo. Llevo sombrero hace años y ya no me extraña que la gente se quede mirando. La segunda norma es ajena: ¿Cómo espera mi audiencia que vaya vestido? El aspecto es pura gestión de expectativas.

Concluyo con una reflexión. Dar una conferencia o intervenir en público es un regalo… para la audiencia. Así tienes que plantearlo y no como una venta automatizada de tus productos o servicios. Plantéate que la audiencia te va a dedicar su tiempo, por lo que debes regalarle algo especial, que sorprenda, impacte o genere ilusión.

¡Suerte en tu próxima exposición pública! 

Juan Luis Manfredi

martes, agosto 30, 2016

¿Yo feminista? ¡Jamás!


Un libro argumenta que la revolución feminista se privatizó. En lugar de buscar el cambio social (pues la lucha está incompleta) las famosas de hoy se presentan como liberadas porque son libres de elegir la marca que quieren.

Hubo una época en la que muchas mujeres preferían que les extirparan un órgano antes que llamarse feministas. Así de manchado estaba el término. Pero hoy  en todas las pantallas que miramos a diario aparecen estas chicas autodeclaradas liberadas y que proclaman a los cuatro vientos el orgullo de ser mujer.

Y están en todas partes. Esta apropiación promiscua  de una etiqueta es de lo que trata el libro escrito por Andi Zeisler, cofundadora y directora creativa de Bitch Media.  "We Were Feminists Once" explica cómo las mujeres permitieron que se banalice la idea central del feminismo y cómo pueden ampliarlo para que recupere su objetivo real y su poder.

El feminismo está viviendo un gran momento, dice Zeisler no sin cierta ironía. Lo que antes era casi una mala palabra que todo el mundo desestimaba con una sonrisa de desprecio, ahora  tiene como una especie de marca nueva que enarbolan con orgullo artistas del cine y la televisión y cantantes poderosas como Beyoncé. El feminismo impulsa campañas de marketing y publicidad para todo tipo de productos y presenta lo que durante mucho tiempo fue  un movimiento por la justicia social como otra opción de consumo en un mercado vasto. La meta es la autorrealización, el medio para lograrlo es la compra y los altavoces son las celebridades.

El feminismo estuvo durante muchos años peleado con los medios y la cultura pop. Ahora vuelve, dice la autora para colocarse en el centro de los medios, de la cultura pop y del mercado. Como si el cambio social se convirtiera en identidad de marca, como si regresara para terminar el combate incompleto del feminismo de siempre. Después de todo, la planificación familiar sigue siendo atacada, las mujeres siguen ganando menos que los hombres y los ataques a las mujeres (maltratos, violaciones o asesinatos) son más feroces que nunca.

Andi Zeisler, fundadora y directora de Bitch Media, utiliza sus más de veinte años de experiencia en interpretar la cultura popular para escribir esta picante historia de cómo el feminismo ha sido cooptado, aguado y convertido en una giratoria tendencia en los medios. Analizó películas, televisión, publicidad y mucho más para pintar el paisaje que ofrecen los medios, rebosante de palabras como empoderamiento pero con muy poco cambio transformacional.

Como directora de la revista Bitch, que salió en 1996, Zeisler entiende la complicada relación entre el feminismo y la cultura pop. Es una relación de codependencia tóxica, dice.  Las activistas necesitan a los medios para que las ayuden a difundir sus ideas, aunque bombeen estereotipos sexistas; los medios, a su vez,  no pueden arriesgarse a perder contacto con el espíritu de la época.

El problema, dice Zeisler, es que aquella revolución se ha privatizado. Las feministas de hoy parecen satisfechas con hacer sus propias elecciones individuales, cualquier elección, así esté totalmente alejada de los objetivos originales del feminismo que alguna vez significaron acciones colectivas para cambiar los sistemas sociales.

lunes, agosto 29, 2016

Cómo integrar a los nuevos empleados


Los primeros días en un trabajo son clave, tanto para el nuevo empleado como para la organización. El nuevo empleado se formará sus primeras impresiones sobre sus funciones, sus compañeros de trabajo y la empresa, y parte de estas primeras sensaciones marcarán su futuro en la organización. Para abordar esta primera etapa clave desde la perspectiva de recursos humanos, un programa de iniciación de nuevos empleados eficaz ayuda a establecer un tono positivo, reduce el tiempo para asentarse en su nuevo rol, ajusta el equipo y convierte al nuevo empleado en un miembro productivo de la empresa.

Para asegurarse de que el nuevo empleado se sienta acogido, informado y con una actitud positiva acerca de la decisión de unirse a la compañía, Michael Page aporta 5 consejos claves en este artículo:

1. Tener un plan

Tener un plan estructurado con fechas de entrega durante las primeras semanas ayudará a evitar el estrés y hacer más fácil la nueva incorporación. Decidir de antemano qué van hacer y con quién se reunirán garantiza que el plan cubra toda las reuniones importantes, la formación y las obligaciones que van a necesitar para llevar a cabo la fase de iniciación. Esto ayudará a tu nuevo empleado a entender sus funciones, cuál es su lugar en la empresa y sus responsabilidades diarias.

2. Cubre las cuestiones básicas

Prestar atención a las necesidades básicas ayudará a que el primer día del nuevo empleado transcurra sin problemas y él se llevará una sensación positiva de la organización, al percibir que se había pensado en él antes de su llegada.

Michael Page recuerda los elementos clave que deben estar preparados antes de su llegada: el espacio de trabajo, los códigos de acceso, la dirección de correo electrónico y el acceso a la seguridad. Deles una vuelta por la oficina, pídales que completen cualquier papeleo que se necesite y cuénteles acerca de la cultura de la empresa, las horas de trabajo, los códigos de vestimenta y los periodos de cobro.

3. Sé accesible

Los nuevos empleados llegarán con muchas preguntas acerca de cómo realizar mejor sus funciones y encajar en la cultura del equipo. Anímales a que hagan preguntas y programa reuniones para ponerles al día. De esta forma demostrarás tu interés en su progreso y seguro que les es más fácil acudir a ti para aclarar cualquier duda que tengan. 

Después del periodo de iniciación sus preguntas cambiarán y madurarán, así que asegúrate de seguir siendo accesible a través de reuniones programadas para ayudarles a progresar en sus funciones.

4. Apuesta por las relaciones

La clave para el éxito de la nueva incorporación será lo bien que esta persona se integre en el equipo y entienda la cultura de la empresa. Proporciónale una visión general de cómo funciona la empresa, incluyendo las actitudes y valores que caracterizan su cultura. 

Haz un esquema de las relaciones jerárquicas de la empresa, así podrán entender su futura relación con las personas clave. En este sentido,Michael Page destaca la importancia de tu apoyo en el desarrollo proactivo de relaciones y contactos para acelerar el proceso de asentamiento y pertenencia de las nuevas incorporaciones.

5. Explíquele su papel

Para ayudar a involucrar al nuevo empleado, es importante que entienda cómo encaja su trabajo dentro de la empresa. Debes encontrar el equilibrio perfecto entre la información sobre sus tareas diarias con una explicación de cómo su papel contribuye a los objetivos globales de la empresa.

Para ello, si le explicas la estructura de la empresa la nueva incorporación podrá entender cómo encaja su figura y tendrá también una idea de las futuras oportunidades de progresar profesionalmente. 

domingo, agosto 28, 2016

El 'singletasking', el elixir de la eficacia


Hacer una cosa a la vez, la monotarea, reduce el tiempo que dedicas a cada cometido y aumenta tu productividad.

Los merodeadores, esos profesionales que se pasean por la oficina buscando conversación, son los principales enemigos del singletasking, es decir, evitan que te dediques a una tarea. Pero no sólo ellos son los culpables de que no te concentres en tu trabajo. Otro tipo de interrupciones del jefe, compañeros, mail, teléfono, redes sociales y un largo etcétera puede hacer que cambies de actividad de forma continua, dejando lo que estabas haciendo para iniciar otra tarea y así hasta el infinito. En otras ocasiones el multitasking -multitarea- es el culpable de una frustración muy común: trabajar durante una jornada completa y no haber hecho nada. La consultora Devora Zack explica en Una cosa a la vez (Ed. Empresa Activa) la fórmula para acabar con situaciones de ese tipo, porque "el cambio constante de tareas es la antítesis de la concentración, y aquellos que realizan varias cosas a la vez muestran una menor capacidad de concentración y son, en consecuencia, menos eficientes".

LA ATENCIÓN

Algunos de los datos a los que hace referencia Zack en su libro invitan a apuntarse al singletasking: investigadores de la Universidad de Harvard descubrieron que la mayoría de los empleados productivos cambian la atención relativamente pocas veces, mientras que los trabajadores frenéticos lo hacen hasta quinientas veces al día.

LA PANDEMIA

Pero lo más grave es que la distracción que impera entre los más jóvenes alcanza la categoría de pandemia, según la autora. Llega a esta conclusión después de analizar un estudio de la Universidad de Vermont que reveló que las aplicaciones informáticas no relacionadas con los estudios en los ordenadores portátiles de los alumnos están abiertas y activas más del 42% del tiempo en que los jóvenes están realizando sus trabajos académicos: "Los estudiantes que intentan realizar dos tareas difíciles simultáneamente están engañados, porque las funciones cerebrales complejas compiten por la misma parte del cerebro, la corteza prefrontal. A las personas les resulta difícil evaluar en qué medida están operando sus procesos mentales, ya que son inconscientes", asegura Zack.

LA RECETA

No existe una receta al uso para conseguir concentrarse en una sola tarea. Sin embargo, la satisfacción que obtienes terminando una cosa y pudiendo pasar con la conciencia tranquila a otra parece un aliciente más que atractivo para practicar el singletasking. Se trata de reivindicar tu vida. Diferenciar lo importante de lo urgente y avanzar. Goethe afirmaba que "las cosas importantes nunca deben estar a expensas de las menos importantes". De eso va la monotarea.

'SLOW DOWN'

Otro de los caminos para alcanzar la concentración que persigue la monotarea es el movimiento slow down. Se trata de una filosofía de trabajo y de vida que supone detenerse un momento y disfrutar de un presente prolongado, aderezado con una pizca de estrés positivo. Es un cambio de ritmo, contrario a las prisas que nos inculca la sociedad.

Para Diego Martos, CEO de Di Towanda Talent, "la clave para conseguirlo pasa por darse cuenta de cuál es el ritmo que tú necesitas en cada momento y, con esa información, saber gestionar los momentos álgidos de trabajo". El segundo paso que apunta este experto en desarrollo profesional es "reivindicar la nueva escala de valores, basada en trabajar para vivir, y no es un lema porque se puede llevar a la práctica”.

sábado, agosto 27, 2016

6 consejos para introvertidos


En el trabajo y en la vida el éxito a veces depende de nuestra marca personal. Eso quiere decir mostrar nuestras cualidades y habilidades. Para la gente introvertida, eso es difícil.

           Crearse una marca propia  requiere, por ejemplo, trabar relaciones con muchas personas, conversar, mostrarse, todas cosas que suelen ser difíciles para introvertidos que buscan estar en solitario el mayor tiempo posible. Pero hay que aprender a promocionarse sin ser fastidioso a los demás.
       
Crearse una marca puede resultar intimidando cuando nos encontramos en un mundo profesional donde el introvertido trabaja junto a extrovertidos, gente sociable y por lo general simpática. Pero el trabajo no tiene por qué convertirse en un lugar abrumador para aquellos que no se sienten cómodos socializando todo el día.

Aquí hay seis tips para ayudar a los introvertidos a abrirse paso en la construcción de su "marca".

1. No tengas vergüenza de hablar de tus logros
Muchas veces los introvertidos no logran el reconocimiento que merecen porque no se promocionan o no llevan la atención hacia ellos mismos. Mucha gente no sabe cómo  alardear de sus logros sin parecer arrogantes. No es inteligente pensar que deben ser los demás los que hablen de esos logros. Al dejar que pasen desapercibidos  podrían estar perdiéndose un ascenso. Tómense el tiempo que necesiten para decidir qué quieren decir para recibir el crédito que corresponde.

2. Trabaja intensamente para forjar relaciones sólidas
Tal vez necesites un mentor que te ayude a lograr el éxito, especialmente porque  puede ser que no sepas  quién, cuándo o cómo  pedir referencias. Trabar relaciones con gente que puede estar en condiciones de hablar por vos puede ser valioso cuando necesites que esa persona  pregone tus habilidades y capacidades.

3. Comparte tus ideas
No tengas miedo de hablar de una idea nueva o alguna opinión personal. Hacerlo es una forma de asegurar que el jefe o la gerente sepan de tus aportes a la organización. Si esto te cuesta mucho haz previamente un plan mental antes de decirlo.

4. No analices exageradamente tu desempeño
Es común que los introvertidos sean demasiado duros consigo mismos porque están muy conscientes de todo lo que atañe a su persona. No te castigues por tus errores y concéntrate en tus éxitos.

5. Ensaya antes de vivir situaciones que te ponen nerviosa
Si tienes una presentación inminente, debes practicarla. Usa un espejo o pedí la ayuda de una amiga para sentirte más cómoda.  Cuantas más veces practiques algo, menos extraño se vuelve.

6. Siempre prepara un plan
Si tienes en tu calendario reuniones de relacionamiento, tómate un momento para trazar un plan. Ten en mente algunos comienzos de conversaciones, como comentarios sobre cosas que todo el mundo puede discutir fácilmente como acontecimientos recientes o películas. La charla intrascendente fluye más naturalmente cuando la gente encuentra cosas en común.

Los introvertidos suelen decir que se encuentran más cómodos comunicando online en lugar de cara a cara. Pero la marca personal es importante y deberían aprovechar la ventaja de las diversas redes online para los profesiones jóvenes como LinkedIn y Twitter para conseguir más contactos en un ambiente menos estresante. El mundo profesional puede parecer abrumador para este grupo de personas, pero cualquiera puede aprender  las habilidades de relacionamiento para mejorar la marca personal. 

viernes, agosto 26, 2016

Los 5 mejores jefes del mundo

Algunos se destacan por su generosidad y otros por su liderazgo. Pero los jefes que figuran en esta nota lograron destacarse entre todos sus pares.

A la mayoría de nosotros nos disgusta tener jefes de quien aguantar órdenes; sin embargo, hay jefes con actitudes increíbles, honestamente preocupados por el bienestar de sus empleados. Este tipo de liderazgo está abriendo camino e inspirando a muchas startups a considerar al equipo de trabajo más allá de lo económico, poniendo mayor interés en la gente que los ayuda a construir el éxito.


Leonardo del Vecchio, fundador de la firma de anteojos Luxottica
El italiano Leonardo del Vecchio, unos de los hombres más ricos de ese país y fundador de la firma de anteojos Luxottica (que maneja marcas como Ray-Ban y Oakley) celebró su 80° cumpleaños entregando 140.000 acciones de la empresa a cerca de 8.000 empleados. En total, unos 10 millones de dólares en acciones del tesoro en la bolsa italiana.

Hamdi Ulukaya, fundador de la empresa de productos lácteos Chobani
El turco Hamdi Ulukaya, fundador de la empresa de productos lácteos Chobani, dio el 10% del capital de su imperio a sus 2.000 empleados. "A partir de hoy voy a tener 2.000 nuevos socios en Chobani. Es uno de lo mejores momentos de mi vida", escribió el empresario en su cuenta de Twitter. "Hemos trabajado juntos, ahora somos socios".

El número de acciones distribuidas dependía de la antigüedad en la empresa. En promedio, a cada uno de los trabajadores le tocaron unos 110.000 dólares, a los de más antigüedad, seis veces esa cifra, unos 650.000. Ulukaya fundó Chobani en New Berlin, en el estado de Nueva York, y empezó a comercializar los primeros yogures en octubre de 2007. Valorada en 3.500 millones de dólares, es la compañía que más yogur griego vende en todo Estados Unidos, con una cuota de mercado del 44%.

"Este ha sido mi sueño y ellos, mis empleados, se han portado tan bien conmigo que quiero devolverles el favor", dijo.

Christian Mischle, CEO de HotelQuickly
Christian Mischler permite a sus empleados trabajar desde cualquier lugar que ellos elijan, siempre y cuando entreguen resultados. Originario de Suiza, el creador de la aplicación de reservas para viajes, HotelQuickly, anima a su equipo a salir de la oficina y destinar el tiempo que ellos consideren necesario para trabajar.

Akio Yamada, de Mirai Industry
Akio Yamada es un empresario japonés de 85 años que implantó en su empresa, la manufacturera Mirai Industry, una cultura laboral muy peculiar, que hizo que se considere a esta empresa nipona como un paraíso. Los empleados pueden disfrutar de 20 semanas de vacaciones al año. Y la licencia de maternidad que otorga es de tres años. Sin contar los excelentes sueldos que paga.

Li Jinyuan, Grupo Tiens
Li Jinyuan invirtió 22 millones de dólares para regalar unas vacaciones en España a los mejores 3.000 mejores empleados del Grupo Tiens, una de las mayores empresas de China. El grupo está presente en 190 países y se dedica a sectores como la nutrición, el cuidado de la salud, el sector inmobiliario, turismo y educación. En el 2015 viajó con 6.400 de sus colaboradores a Francia y Mónaco. 

jueves, agosto 25, 2016

Lo digital transformó la educación, pero hace falta

Hace algo más de 200 años el mundo cambió. El impacto de los cambios tecnológicos generados por la revolución industrial alcanzó a todos los aspectos de la sociedad. Se inició un mundo de crecimiento basado en el desarrollo de la tecnología analógica, donde la mecánica y la electricidad permitieron una mejora en las condiciones de vida y una expansión de la población mundial.

Hoy vivimos en una época de transición donde esa tecnología va perdiendo su preponderancia frente a la aparición de la tecnología digital. Hemos pasado de pensar en cosas a hablar de ideas, de los átomos a los bits. Ante este escenario, gran parte de la sociedad está perpleja, no termina de comprender los cambios. Las crisis políticas, la tensión social y la dinámica laboral en todo el mundo son un reflejo de una realidad: el 60% de la población mundial, o sea 4000 millones de habitantes desconocen las características que la tecnología digital tiene y tendrá en sus vidas. Han sido educados bajo otras pautas y viven fuera de las oportunidades que representan la nueva era.

Si bien esta transformación impacta en todas las áreas de la sociedad, en la educación adquiere una relevancia crucial. Estamos transcurriendo un cambio de paradigma, venimos de la educación masiva, tayloriana y estandarizada; donde todos aprenden al mismo ritmo, con programas basados en horas de presencia y con contenidos fijos.

Pero ¿hacia dónde vamos? A una educación más personalizada, donde los recursos digitales brindan el acceso a los conceptos básicos que se requieren para desarrollar una competencia, reemplazando extensas y a veces poco atractivas clases expositivas.

Es la primera acción que debe ser diseñada no solo para brindar información sino también generar motivación para operar el conocimiento en el marco de la realidad, donde el alumno deba actuar. En ese enlace con el saber hacer, el docente actúa como un maestro y un facilitador "personalizado" con cada alumno.

A los jóvenes nacidos después de 1990, "nativos digitales", la educación masiva no les atrae. En cambio el "aula digital" con docentes apasionados a los que les gusta que sus alumnos aprendan, les parece superadora. Combinan consignan con recursos digitales: videos, juegos, chats, webinars, con sus clases presenciales. Aprovechan mejor los tiempos de sus alumnos y los de ellos. Se dan más oportunidades para promover la colaboración entre miembros de una misma comisión, integrando sus ideas en experiencias enriquecedoras de inteligencia colectiva.

Esto no es el futuro, es lo que ya ocurre, aunque en pocos lugares. Los recursos están disponibles ¿Cuál es el factor limitante? El desarrollo de los docentes. En nuestro país se invirtió mucho en los últimos años. La infraestructura y los sueldos han sido la prioridad. Es la hora del desarrollo docente. Hay que impulsar una verdadera y profunda transformación educativa en todos los niveles de la enseñanza.

En general no hay acuerdos generalizados por dónde empezar. Las deficiencias existen tanto en la educación primaria, secundaria y universitaria. Priorizar una sobre otra, alargaría el impacto en la sociedad. No hay mucho tiempo para esperar, vivimos en un mundo exponencial, el atraso no se recupera fácilmente por lo que requiere efectuar una solución conjunta de inmediato, donde tanto educación pública y privada, priorice el desarrollo docente para impulsar la transformación deseada.

José Luis Roces. Rector del ITBA