Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

lunes, octubre 14, 2019

Negocios del futuro: la inclusión y la tecnología, herramientas para mejorar la vida de las personas

Luis Galli, de Newsan; José Del Rio, de LA NACION; Graciela Mociulsky, de Trendsity y Gabriel López, de Ford Crédito: Fabián Malavolta

En un evento organizado por LA NACION, varios oradores compartieron sus análisis y reflexiones sobre lo que viene en materia de diversidad, tecnologías y relaciones humanas
Cultura y tecnología. Innovaciones que llegan para garantizar la eficiencia de los recursos naturales y facilitar la vida en las grandes ciudades. Uso de datos y de información para mejorar la experiencia de las personas. Estos son solo algunos de los temas, protagonistas en la sociedad actual, sobre los que se habló en la quinta edición del evento "Negocios del Futuro", organizado por LA NACION y desarrollado el miércoles 2 de este mes en el auditorio del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba).
José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION y Matías Arturo, líder de Servicios Financieros de Accenture para Sudamérica Hispana fueron los encargados de abrir la actividad. "El futuro tiene que ver con la relación entre personas. Hay un cambio de paradigma en los negocios y el cliente está en el centro de todo; es una tendencia poner en el centro al cliente. Tiene que ver con cómo impactamos en las personas", sostuvo Arturo.
Y tras dar la bienvenida, habló sobre los sensores de neurociencia: unas pulseras que utilizaron todos los asistentes al evento y que permiten entender cómo las personas que integran una audiencia se involucran con cada temática, cómo se sienten y cómo se emocionan para poder, de esa forma, detectar cómo los contenidos impactan en sus vidas.
Durante la jornada dos creativos abrieron sus conversaciones de WhatsApp al público. Carlos Pérez, presidente de BBDO y Nicolás Pimentel, cofundador de +Castro y consultor en innovación, hicieron juntos una presentación en la que contaron cuál es su fórmula para entender el futuro.
"Lo que vamos a hacer es una especie de principio meteorológico; hacemos nuestra presentación al inicio de esta jornada y contamos qué es lo que va a venir", explicó Pérez. Y continuó: "Lo que empieza a suceder es que antes, en historias como Blade Runner, el futuro se situaba años adelante. Y hoy no es algo tan lejano; hoy se instala un futuro que borra los límites con el presente". En este presente, Pérez y Pimentel compartieron todas las novedades e innovaciones que encuentran en sus chats de WhatsApp. De esas conversaciones sacaron la fórmula BME, siglas que, realidad, corresponden a: "Boludo, mirá esto".
"Nos dimos cuenta de que nos mandamos una gran serie de 'boludo, mirá esto', es decir, cosas que nos llamaron la atención y tratamos de entender y recopilar", explicó Pimentel, antes de mostrar una seguidilla de BME.
Por ejemplo, Pérez le envió a Pimentel un gráfico que muestra cómo las redes sociales se parecen más entre sí y cómo resulta cada vez más difícil distinguir qué cosas hace cada una de ellas. "Estas variables no permiten predecir una linealidad. Estas redes sociales estaban separadas hace cinco años y hoy están cada vez más juntas", explicó Pérez. Y sostuvo que, hoy en día, al momento de plantear proyectos ya no hay un punto "B" o una meta de llegada sino, más bien, un camino en el que se experimenta. "En este contexto, decimos: ¿qué hacemos si no sabemos a dónde ir, si ya no está la noción de progreso y nos quitaron el punto de llegada? Y quizás sea este el momento de guiarse por la llamada interna, por el entheos, el dios interno, el entusiasmo", aseguró.
Otra reflexión que compartieron los creativos con la audiencia estuvo basada en la instantaneidad que marcan hoy las nuevas tecnologías. Aclararon que esa característica no siempre significa una garantía de éxito. Para demostrarlo, pusieron como ejemplo el lanzamiento de "Second life", una comunidad de realidad virtual que fue lanzada en 2003. Allí, por ejemplo, la banda U2 realizó un show en vivo, pero hubo pocos asistentes. Hace pocas semanas, Facebook lanzó Horizon, su mundo de realidad virtual. Y en febrero de este año el DJ Marshmello hizo un concierto virtual en Fortnite -un juego de estrategia en línea- y convocó a más de 10 millones de asistentes. "El mandato pareciera ser veloz, pero en realidad es ser preciso", dijo Pérez.

Los nuevos códigos
Cambios en las formas de trabajar, de encarar el negocio o, directamente, cambios en el producto que se fabrica. Estas son solo algunas de las modificaciones que la tecnología generó en las empresas y en la forma en que se ejecutan los proyectos. De esto hablaron Gabriel López, presidente de Ford Argentina; Luis Galli, presidente y CEO de Newsan y Mariela Mociulsky, fundadora y CEO de Trendsity, consultora de investigación y tendencias de alcance regional con oficinas en la Argentina, Chile; México y Brasil.
"El futuro es muy incierto; todos queremos dar respuestas con la mirada de hoy. Hay mucha incertidumbre en relación con el futuro del trabajo, la familia y las empresas", definió Mociulsky, quien habló del rol del consumidor en el nuevo contexto: "Cada vez tiene más poder y puede generar, con emprendimientos y gracias a la inteligencia y financiación colectiva, todo lo que no encuentra en la demanda", explicó. Y agregó: "en las empresas, los límites son más difusos y las amenazas pueden venir de otros players, pero también las oportunidades de inspiración".
López dijo que en la industria automotriz las líneas son cada vez más difusas. "Nuestro negocio fue, inicialmente, diseñar, producir y vender autos; nunca con venta directa, siempre con intermediarios. Hoy hay nuevos segmentos como el alquiler de vehículos por hora o las nuevas oportunidades de movilidad", explicó. Contó que Ford ya tiene su compañía de monopatines operativa en ciudades de Estados Unidos y que trabaja desde su laboratorio de Silicon Valley para entender cómo mejorar la movilidad en las ciudades.
Las tendencias en movilidad también llegaron a Newsan. Galli contó que la empresa incorporó una unidad de negocios de movilidad sustentable con bicicletas tradicionales, bicicletas eléctricas y con la mira puesta en la incorporación del monopatín. Sobre la digitalización, Galli contó que se trabajó especialmente de manera interna. "Nueve de cada diez clientes ya eligieron qué producto quieren antes de llegar al punto de venta", explicó. Y aclaró que esto modifica tanto la manera en que se vende como en la que se debe entregar la mercadería: "Caminamos hacia un proceso de robotización para ser más eficientes en la entrega final. Cambiamos de un sistema B2B a uno B2C en el que a las 48 horas ya sabemos si al cliente le gusta el color de su bici, su rodeo o sus cambios. Si no acomodas los procesos de logística, supply chain y venta es difícil", afirmó.

Más oportunidades
Software, biotecnología y neurociencia. La tecnología potencia a nuevos sectores y desafía a los tradicionales a ponerse a tono con las nuevas tendencias del mercado que eficientizan los procesos y permiten abarcar nuevas oportunidades de negocio. Por ejemplo, los avances en neurociencia permiten entender cada vez más y mejor cómo es el proceso de toma de decisiones. Joaquín Navajas, profesor e investigador de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, contó que la tecnología puede impactar de un modo positivo gracias a las posibilidades de interconexión. Sin embargo, alertó sobre los efectos secundarios o "el lado B" de la hiperconectividad. "Por lo que sabemos de la neurociencia, la creatividad necesita un momento de descanso. El cerebro necesita estar en 'modo introspectivo' y estar desconectado del bombardeo sensorial", definió y dijo que muchas veces las reuniones de trabajo y los procesos de brainstorming están sobrevalorados y que, para generar buenas ideas, el descanso de los estímulos externos es clave.
El Grupo Insud es reconocido por su unidad de negocios relacionada a la biotecnología y la investigación, como por su productora audiovisual -participó, por ejemplo, en la producción de "La odisea de los giles"-. "Es importante ponernos metas concretas y cercanas, no tantas reuniones", sostuvo Graciela Ciccia, directora de Innovación del grupo y contó que a nivel interno, aprovechan la tecnología para eficientizar los procesos de reunión y los viajes. "En lo científico, con relación a los medicamentos, los tiempos están más mezclados con el tema regulatorio", reconoció, pero subrayó el concepto de "convergencia tecnológica": "Lo que va a atravesar todo es lo digital. Nosotros hicimos un buen ejercicio como empresa con la Ley de Economía del Conocimiento. Hicimos un grupo de gente que invierte en ciencia y tecnología y nos dimos cuenta de que tenemos más cosas en común de las que pensábamos", afirmó haciendo referencia al trabajo en conjunto que se llevó a cabo para la sanción de la ley con otros sectores ligados al del conocimiento y exportación de servicios.
Red Hat trabaja en la construcción de software de código abierto. Esto significa que son las comunidades las que aportan ideas y códigos a proyectos que luego la firma toma y los transforma en consumibles para las empresas a nivel mundial. "Somos una empresa de software empresarial con un sistema de construcción colaborativo", definió Javier Carrique, director Comercial de RedHat, y agregó: "La colaboración permite la innovación que viene de las distintas visiones y opiniones".
Desde Corteva Agriscience, su director de Marketing para Cono Sur, Julián Sudera, explicó que la relación con el productor agropecuario a modo "ida y vuelta" siempre existió. "Ahora empezamos las colaboraciones transversales. Hoy la realidad se hizo más compleja hay un consumidor que le dice al productor cómo quiere que se produzca, hay un montón de información para tomar decisiones desde imágenes satelitales hasta análisis de suelo", definió y agregó: "La tecnología y la innovación se metió adentro del campo, nuestro rol es ayudar al producto en el proceso de toma de decisiones".

Emprender con chip de futuro
Desde la clonación hasta el mundo del gaming pasando por la aplicación de Inteligencia Artificial y la biotecnología. El ecosistema emprendedor local lejos está de quedarse atrás de las tendencias que traen el futuro al presente. Moderados por José Del Rio, Diego Fernández Slezak, investigador del Conicet y cofundador de Entelai; Gabriel Vichera, director y cofundador de Kheiron Biotech; Carolina Baldi, fundadora de Algaebio+; Tomás Chernoff, CFO en Peek Studios y CEO en Che3D; presentaron sus proyectos y contaron cómo unieron el mundo de la ciencia y la tecnología con el de los negocios.
Entelai aplica la Inteligencia Artificial (IA) para potenciar el trabajo de los médicos en la precisión del análisis de imágenes. "La IA trata de copiar el comportamiento humano, pero se puede utilizar, por ejemplo, para el análisis de datos, no necesariamente para replicar el comportamiento humano", explicó Slezak quien se especializa en procesamiento de lenguaje natural, con particular aplicación a la caracterización de estados mentales.
Relacionado al mundo de la investigación, contó que "tuvo la suerte" de que quien hoy es su socio, lo empujara a "llevar los papers a la práctica". "El mundo de los negocios tiene una lógica distinta al de la investigación, pero parte de lo que me gusta es entrar en un mundo nuevo donde tengo que aprender", dijo.
La pasión de Baldi por la ciencia comenzó desde muy chiquita, cuando acompañaba a su padre por distintos laboratorios de Estados Unidos. Hoy, fundó AlgaeBio+ una firma que intenta llevar a escala la producción de compuestos beneficiosos para la salud derivados de microalgas.
"Siempre traté, desde el inicio, de usar mi conocimiento en algo aplicable y el negocio de las microalgas me pareció la manera de llegar esos objetivos. Hay muchas variables a cambiar que hacen que se puedan mejorar los cultivos y obtener los productos que uno quiere", destacó. Y habló del trabajo en el desarrollo de nutracéuticos, a los que definió como compuestos sintetizados mayormente provenientes de plantas o microalgas que generan beneficios para la salud. "La recomendación siempre es comer lo más colorido posible y eso es cierto, pero no siempre es fácil consumir todo tipo de alimentos. Los nutracéuticos se venden en forma de cápsulas, mejoran la salud y previenen enfermedades", contó.
De las microalgas a la clonación. En 2011, Vichera cofundó la empresa Kheiron Biotech, que se dedica a la producción comercial de clones equinos y a la utilización de técnicas de edición génica para el mejoramiento animal. En este marco en el año 2013 logró el nacimiento del primer clon de caballo de polo viable de Latinoamérica. Al día de hoy, lleva más de 150 clones contabilizados.
"Se pensaba que los clones no iban a funcionar deportivamente, pero ya demostraron su potencial deportivo y genético", explicó Vichera y continuó: "Cuando clonas, lo que hacés es un escalado del producto, el mayor potencial de la clonación es mejorar la calidad". Hoy, la firma se encuentra clonando a otras especies gracias a la incorporación de tecnología de edición genética que fusionan con la tecnología de clonación y que permite modificar el ADN y generar nuevos organismos con mejores características. Además, Vichera contó que se asociaron con una empresa estadounidense con la que generan una vaca Angus. "La estamos editando genéticamente para que tenga un pelo más corto. Eso hace que tenga menos estrés calórico y se pueda criar en climas tropicales".
Tomás Chernoff fundó, hace siete años, Che3D empresa de impresión digital 3D que comenzó con una sola impresora y hoy da servicios a multinacionales y gobiernos. En la búsqueda de nuevos desafíos y diversificación del negocio cofundó, en 2019, Peek Studios, el primer canal por streaming, profesional orientado a E-Sports y entretenimiento en donde los principales influencers del entorno generan contenido, en un estudio ubicado en el barrio de colegiales. "La televisión mutó o evolucionó al contenido por streaming. Por ejemplo, hoy en Estados Unidos un chico que se llama 'El Ninja' tiene más de 100.000 personas que lo ven en tiempo real y una plataforma le pagó US$8 millones por su exclusividad. Las marcas se acercan y se dan cuenta de que ahí está el segmento al que les está costando llegar", subrayó.
Para Chernoff, el futuro tiene que verse como el camino y no como la meta y habló de la importancia del balance entre la vida profesional y la personal: "El sacrificio no tiene que implicar un sufrimiento para un objetivo. Para mí, poder ver a mis amigos me parece importante", cerró.

La revolución senior
"Pasaron muchas cosas, pero los prejuicios etarios siguen iguales", sostuvo el economista y periodista Sebastián Campanario, quien realizó una presentación especial en la que contó cómo se ubican "los seniors" ante la revolución tecnológica y los nuevos contextos de trabajo, tema que aborda en su libro La revolución senior. "Técnicamente vivimos un presente de ciencia ficción, ya se llegó a la supremacía cuántica y hay avances increíbles que hacen que podamos vivir varias décadas más y ser más saludables", explicó.
Campanario destacó que ya hay más de 1000 millones de personas de más de 65 años y que en 2050 se estima que la cifra estará alrededor de los 2000 millones. "En Japón se venden más pañales para adultos que para bebés y en Estados Unidos el segmento de adultos mayores es el que más crece", contó. Ante este panorama, citó al economista Tyler Cowen quien explica que avances como la automatización traen consigo el desafío de lidiar con la fuerza de trabajo de más de cincuenta años.
"Hoy el promedio de edad de un emprendedor en Silicon Valley es de 42 años y, además, las empresas más exitosas están llenos de directores y directoras que rondan los 50 y 60 años".

Las pioneras
Teresa Suárez y Angélica Cardozo se conocen desde los 14 años, momento en el que empezaron a jugar al fútbol juntas y que las llevó, entre otras experiencias a representar a la Argentina en el Mundial de fútbol femenino que se llevó a cabo en México en 1971. Allí, ante un estadio Azteca colmado, le ganaron a Inglaterra. Todo esto, mucho antes de la mítica "mano de Dios" y el gol de Maradona a los ingleses.
En diálogo con la periodista Sofía Terrile, Cardozo contó que no tuvieron ningún apoyo. La selección entrenaba en un predio de la Unión de Tranviarios Automotor (UTA) en Ituzaingó y hacían "todo a pulmón". Por entonces, el acceso al mundial fue gracias al apoyo de la propia organización, que les financió los pasajes, la estadía y hasta la ropa.
A medida que pasaban los años ambas combinaban su pasión por el deporte con su vida laboral: "Trabajaba en una fábrica y me permitían salir para practicar", recuerda Suárez quien también contó que hacían mucho "dedo" para viajar a los entrenamientos.
Sobre el avance que se vivió este año con la profesionalización del fútbol femenino, Cardozo dijo "las chicas de hoy tienen menos prejuicios van a jugar y no les importa nada lo que les digan", sostuvo.

Desafíos de la transformación
Moderados por Ignacio Federico, periodista de LA NACION, Francisco Scroffa, Head de Enel X Argentina y Uruguay; Fernando Del Mar, gerente de Negocios Digitales de Natura LATAM y Leandro Martínez, gerente de Inteligencia Comercial y Experiencia del Cliente del Banco Provincia, contaron cómo sus negocios se transformaron o bien evolucionaron a partir de la incorporación de nuevas tecnologías.
Desde el sector energético, Scroffa explicó que el cliente cambió. Enel X se lanzó en 2018 en la Argentina y se creó dentro del grupo para ayudar a sus clientes a desarrollar nuevos usos de la energía, conectando clientes, empresas e Instituciones a esta nueva economía de la energía. "No existe más el modelo de consumidor de energía, hoy los clientes producen e interactúan con la red y necesitan nuevos productos y servicios", definió. Para esto, la empresa genera infraestructuras urbanas con soluciones inteligentes, ofrece la energía como servicio ayudando a garantizar la eficiencia, y genera nuevos modelos de negocios en los que el consumidor se posiciona como un agente más.
Natura se caracteriza por su modelo de venta directa. A nivel global, ya cuentan con dos millones de vendedoras. En este sentido, Del Mar contó que la empresa se manejaba como una especie de red social, mucho antes de que estas existieran. "En Natura tenemos hacia el futuro una mirada crítica, enfocada en la transformación. Hay muchas oportunidades de mejora en las relaciones de las consultoras con el consumidor final y nuevas herramientas", contó.
De contadores y administradores de empresas a científicos de datos, los bancos están cada vez más relacionados al mundo digital, pero esto no significa que las sucursales vayan a desaparecer o que se pierda por completo el contacto "cara a cara". Así lo explicó Martínez, quien aseguró que el Banco Provincia encaró la transformación digital desde el punto de vista de cómo la tecnología ayuda a conocer el cliente, y qué necesita para maximizar su experiencia.

Guía de supervivencia
Hacia el final del evento, Santiago Bilinkis, emprendedor y tecnólogo, participó de un mano a mano con Del Rio en el que habló de las cosas que no llegó a contar en su último libro Guía para sobrevivir al presente.
Entre estas, desarrolló como fue su proceso de desencanto con Silicon Valley: "En los últimos años surgieron corporaciones que están yendo mucho más lejos en abusar de los usuarios y de los consumidores con una enorme asimetría de información", sostuvo y dijo que se está utilizando una de las tecnologías más poderosas, la Inteligencia Artificial, para que todo el mundo pase más tiempo pegado a la pantalla, aunque reconoció que el hecho de que ya existan compañías de "escala sobrehumana" con miles de millones de usuarios hacen que estas empresas sin la Inteligencia Artificial no sean viables. En este contexto llamó tanto a las empresas como a los usuarios a "cambiar la mirada".
"No sos bot, soy yo", es el título de la charla que dio Sonia Jalfin, directora de sociopúblico, en la que mostró la cocina de los bots conversacionales, cada vez más utilizados para la atención al público e interacción con clientes y ciudadanos. "La conversación es una de las experiencias humanas más relevantes y lograr reproducirla puede ser sumamente redituable", dijo Jalfin quien consideró que este sistema también es un aprendizaje para los humanos.

La mira en el espacio
Emiliano Kargieman fundó Satellogic con un objetivo: masificar y democratizar el acceso a la información satelital. "Los nanosatélites tienen menos confiabilidad de manera individual, pero como son más económicos, se forman redes que hacen que sean más fiables de manera conjunta", explicó al momento de detallar cómo trabaja la firma que ya tiene en órbita ocho satélites con nombres como "Capitán Beto", o "Fresco y Batata". Hoy, tienen como objetivo lanzar 16 satélites más en los próximos 8 meses. "De acá a 75 o 100 años Vamos a tener el equivalente al PBI actual de toda la tierra proviniendo del espacio", dijo.

Con el foco puesto en la experiencia del cliente
Buscar un par de zapatos que se vio previamente en una tienda online pero que en el local la atención sea deficiente al punto de que el comprador se rinde y se va sin el producto. Con este ejemplo, Diego Yanni, líder de Accenture Digital para Sudamérica Hispana, habló de lo que pierden aquellas compañías que siguen pensando más en el producto que en la experiencia del cliente.
En una presentación especial para "Negocios del Futuro", Yanni aseguró que la característica que destaca hoy a compañías como Apple, Spotify o Uber, es que tienen como objetivo "encantar a los clientes". Yanni explicó que el llamado "costumer journey" empieza por conocer qué moviliza a la persona, cómo le gusta comprar y hasta cómo quiere pagar. "No puede ser que todavía haya empresas que crean que el mundo físico y el digital son dos mundos distintos que no se hablan", dijo y aclaró que para que esto suceda es indispensable hacer uso de los datos. "Hoy, no utilizar los datos es como no sacar un préstamo al 0% en la Argentina", dijo. "La transformación digital es por y para las personas. La tecnología es el medio para alcanzar la experiencia".


domingo, octubre 13, 2019

Por qué no debe obsesionarse con el empleo soñado


Costhanzo

Ya debería saberlo: el trabajo ideal no existe, pero hasta el empleo frustrante que le amarga la vida puede tener una cara amable. No se obsesione por lo uno o por lo otro, porque hay nuevos caminos en la felicidad laboral.

La intención de cambiar de trabajo o de marcharse de su empresa no le convierte en un raro espécimen laboral, y además las ansias de cambio no suponen un desdoro para su carrera. En realidad, la rotación de empleo es una actividad creciente en el mercado laboral, y la mayoría de los trabajadores se están planteando dejar su empresa... Otra cosa es que terminen por hacer real esta intención, que suele tener como causas principales la relación con un jefe tóxico, el salario, las oportunidades de promoción y desarrollo de carrera, la imposibilidad de conciliar vida profesional y personal o la falta de reconocimiento dentro de la organización.

Como para casi todo, hay estudios que argumentan sobre la creciente insatisfacción profesional. El pasado mes de enero, Adecco concluía que el porcentaje de trabajadores que se sienten felices ha disminuido con respecto al registrado hace tres años, y aseguraba que "para el 57,5%, la felicidad laboral es un aspecto de los recursos humanos que se ha instalado para quedarse".

"El 80% de los españoles es infeliz en el trabajo", según una encuesta elaborada por Acierto.com; y hace cuatro meses Randstad revelaba que la tasa de satisfacción de los profesionales españoles ha caído tres puntos porcentuales en tan solo un año, con lo que "la satisfacción laboral en España se sitúa por debajo de la media europea". Por su parte, IESE Business School y Eurofirms presentan este lunes un estudio que evalúa el compromiso de los trabajadores con las empresas en las que trabajan, y que concluye que "siete de cada diez empleados españoles no se sienten felices en su trabajo".

Los expertos insisten en la creciente insatisfacción laboral, y a esto se añade que en el mercado de trabajo ya no es posible aspirar a trabajar sólo en una o dos empresas durante toda nuestra carrera. Tampoco es realista seguir usando las mismas capacidades y habilidades.

Además, resulta absurdo pensar que existe el puesto perfecto, aunque los empleos se transforman y podemos llegar al trabajo que nos satisfaga finalmente.

Hasta la actividad más tediosa tiene un lado positivo. Es posible descubrir que esa actividad, ese puesto o esa empresa frustrante potencia algunas habilidades y competencias que le servirán en el futuro. Se trata de reinventarse dentro de la propia organización para tener más influencia, progresar en nuestra carrera e incluso ganar más.

Y a la inversa, el trabajo de sus sueños puede convertirse en una pesadilla, o al menos no ser tan ideal como imaginaba. Las actividades aparentemente idílicas llevan incluidos jefes y compañeros que pueden ser tóxicos, falta de reconocimiento, o imposibilidad de progresar o ascender.

Desear obsesivamente el empleo ideal es una pérdida de tiempo. Y perseguir exageradamente el trabajo perfecto es un camino directo a la frustración profesional.

Nunca es tarde para conseguir el puesto conveniente

Es necesario renovarse y estar preparado para hacer que suceda lo que queremos: el trabajo ideal. Para eso debemos centrarnos en todo aquello que esté relacionado con sus fortalezas y capacidades. Quedarse esperando a que suceda no tiene sentido. Por eso conviene preguntarse qué estaremos haciendo dentro de unos años, ya que esta es la ventaja competitiva en el mundo laboral cambiante.

¿Está realmente preparado? Visualice su futuro

Quizá no esté preparado para el cambio, y tal vez no haya conseguido visualizar su futuro profesional para que éste le pueda motivar. Debe plantearse si aquello que hace tiene futuro o va a desaparecer; si el mercado va a necesitar los mismos profesionales; o si usted es realmente bueno en lo suyo. Cabe incluso la posibilidad de que tenga que cambiar de vocación y deba buscar su desarrollo personal en otro empleo.

Cuidado con las empresas demasiado 'perfectas'

La gente se va incluso de aquellas empresas que se consideran felices, porque no hay compañía, trabajo o jefe perfecto. Sobre estos últimos Warren Buffett, empresario e inversor estadounidense y principal accionista de Berkshire Hathaway, suele decir que "antes de pensar en escalar en la vida corporativa y en conseguir el currículo perfecto que nos proporciona el trabajo ideal en la compañía soñada, lo sensato es elegir aquella organización en la que haya personas que uno admira". No hay mayor fortuna que encontrar un jefe admirable que pueda abrirnos la puerta a nuevas oportunidades.

En todo caso, no existe el jefe modélico, ni el trabajo perfecto. Y tampoco la empresa ideal. Por eso conviene hacer oídos sordos a los cantos de sirena que nos llegan algunas veces de otras organizaciones que venden buenos horarios, conciliación ejemplar, flexibilidad, planes de carrera, sistemas retributivos envidiables... Es posible que muchas de esas empresas felices sólo sean escaparates de márketing que nada tienen que ver con la realidad.

Por definición, una compañía no está para hacer feliz a su gente, no puede dedicarse exclusivamente a la felicidad. Sería más acertado preguntarse si una empresa ha de ser feliz o rentable, contemplando la idea de rentabilidad desde la perspectiva de que ésta ofrece a sus empleados la posibilidad de desarrollarse profesionalmente.

Las falsas expectativas y la satisfacción laboral

Se puede medir la felicidad, y muchos expertos creen que ésta resulta muy rentable (Ver entrevista con Tal Ben-Sahar). Hay una preocupación creciente acerca de este intangible y de su conexión con la economía real.

Pero en el plano de la realidad conviene no idealizar las expectativas. Ya hemos dicho que cualquier empleo tiene una cara amable y una cruz mucho más tediosa, y eso lleva a correr el riesgo de diseñar nuestro puesto de trabajo ideal haciéndonos una composición de lugar que dista mucho de la realidad.

Unas altas perspectivas sobre las circunstancias favorables de vida se asocian con una gran satisfacción vital. Si esperamos algo que resulta ser irreal seremos infelices, ya que poner ilusión en un trabajo y mantener las expectativas muy altas nos lleva a la frustración.

No se vaya... pero opte por crear su propio empleo

La insatisfacción laboral que le provoca su trabajo, su jefe o su empresa es el impulso definitivo para marcharse y cambiar radicalmente. Pero hay quien recomienda no tener tanta prisa. Es el caso de Richard Branson, defensor de una estrategia más "lenta" para crear el propio empleo: se trata de mantener el trabajo en la empresa en la que ahora está para generar su nuevo puesto. Branson cree que es posible conseguir el empleo ideal incluso manteniendo su puesto en una compañía. Esto es propio de los que se conocen como "emprendedores híbridos", que tienen un 33% más de posibilidades de éxito.

Con estas ideas, no es extraño que haya quien le recomiende dar una nueva oportunidad a su compañía o a la actividad que le frustra profesionalmente. El cambio y la reinvención no están fuera, sino en la propia organización, que en todo caso ha de ser favorable a las transformaciones para responder a su decisión de quedarse para crear su propia empleabilidad y generar un nuevo empleo.

Qué puede aguantar un profesional invisible

Tanto si se va de su compañía como si decide quedarse en ella, tendrá que buscar un nuevo valor y una visibilidad que antes no tenía. Esto nos lleva a pensar en los profesionales invisibles: se da el caso de profesionales ocultos que llevan el peso de muchas organizaciones y son muy valiosos, pero no reciben el reconocimiento de sus jefes ni son recompensados como esperan. La cuestión es qué nivel de frustración puede soportar un profesional invisible al que no se le trata igual que a otro que copa los puestos de más visibilidad en la organización.

Es necesario que haya profesionales influyentes y que tomen decisiones siendo invisibles. Algunas compañías tienen este modelo estructurado y organizado y, en todo caso, las organizaciones deben aprender a motivarlos y a reconocerlos. Si no es así, terminarán yéndose.

En todo caso, sin poder reconocido y sin ser jefe también es posible convertir su trabajo invisible en un puesto ideal: para empezar, si le apasiona su trabajo, puede crear impacto y convertir su influencia en algo viral. Su voz puede generar demanda y su valor dentro de la organización crece, porque su talento es descubierto por otras personas que son determinantes en la empresa.

Tenga en cuenta además que la capacidad de influencia tiene que ver con la credibilidad. Ésta se gana a lo largo de la trayectoria profesional y es propia de quien tiene gran capacidad de relación, alguien con quien la gente quiere compartir ideas e información.

Saber venderse y mostrar resultados

Saber venderse es saber moverse por la empresa para conseguir lo que uno quiere. Implica influir, y para ello es necesario crear grupos de relación en su organización.

La estrategia de saber venderse sólo es sostenible si se muestran los verdaderos resultados. Por eso es necesario tener claro cuáles son nuestros éxitos, dominando la habilidad para transmitirlo claramente. Esto es especialmente importante si se tiene en cuenta que algunas empresas sólo reconocen la habilidad política para salir en la foto y no favorecen el reconocimiento por lo que uno vale. El grado de frustración que esto provoca es otro de los factores que llevan a muchos profesionales a abandonar un trabajo o una compañía.


sábado, octubre 12, 2019

La Sorpresa Como Táctica Negociadora

Roi Ben- Yehuda y Tania Luna en hbr.org del pasado 3 de octubre plantean que, aunque, en la mayor parte de los textos sobre negociación la sorpresa es considerada como una mala decisión (por ejemplo añadir nuevos partners, retirar una promesa u ofrecer un ultimátum), ésta puede ser utilizada de forma más positiva para mostrar colaboración, generar creatividad, desestabilizar patrones negativos y conseguir una reputación positiva.

Para poder utilizar la sorpresa de forma constructiva primero debemos comenzar por entender qué es. En su libro “Surprise” Tania Luna junto a LeeAnn Renninger destacan que la sorpresa no es un único estado sino que es un conjunto de estados que llaman la “Secuencia de la Sorpresa”: parálisis, búsqueda, cambio, compartir.

Cuando nos ocurre algo inesperado nos bloqueamos, luego nuestras mentes intentan encontrar una explicación. Una vez que hemos llegado a una conclusión experimentamos un cambio cognitivo y emocional, así como de nuestra perspectiva (solía pensar que era X y ahora creo que es Y). Wolfram Schultz, neurocientífico, opina que la sorpresa produce un 400% de intensificación de nuestras emociones. Finalmente, para dar un sentido a la sorpresa y reducir su carga cognitiva la compartimos con otros.

Teniendo en cuenta los efectos desestabilizadores de la sorpresa tenemos que estar preparados en una negociación. Aunque la preparación previa de la misma es muy valiosa es imposible estar listo para cualquier eventualidad. Pero esperar lo inesperado puede reducir el efecto desorientador de la sorpresa y hasta permitirnos detectar oportunidades para emplearlo de forma positiva.  

Las autoras recomiendan emplear estas sugerencias para aprovechar el poder de las sorpresas positivas:

1.- Adoptar una actitud inquisitiva y hacer preguntas en lugar de pasar directamente a una conclusión, suspendiendo todo juicio. Investigaciones realizadas por Huthwaite Group han encontrado que los negociadores expertos hacen el doble de preguntas de media que el negociador normal. Dedican aproximadamente un 21,3% de su tiempo utilizado en  la comunicación en hacer las preguntas adecuadas y en hacer más si la incertidumbre aumenta.

Durante todo el proceso de la negociación y después del mismo debemos mantener un estado de curiosidad y preguntarnos qué es lo que llevó a la otra parte a pensar como lo hacen.

2.- Decir “si, si….” En una negociación competitiva utilizar las palabras “ si y ….” No suele ser realista pero en cambio “si, si….” Puede crear una escenario ganar- ganar. Por ejemplo:

a).- “Quiero pagar menos por esta casa”. “Si, si excluimos  todo el mobiliario”.

b).- “Necesito un aumento del 10%”. Si, si puedes reducir los costes en un 10%”.

c).- “Me gustaría trabajar desde otra ciudad”: “Si, si estás dispuesto a aceptar un salario más bajo” o “Si, si encuentras un cliente de esa ciudad”.

Al emplear estas palabras los negociadores se ven obligados a generar más ideas y a buscar soluciones nuevas en lugar de atascarse en una improductiva guerra entre dos posiciones fijas.

3.- Diseñar sorpresas. Al tiempo que gestionamos las sorpresas podemos aprovecharlas para fomentar la cooperación y creatividad. Por e en lugar de un comienzo convencional a una negociación podemos empezar por decir: “ Mira, la verdad es que me siento un poco nervioso pero quiero que el resultado sea bueno para los dos. ¿Podemos acordar que no finalizaremos la negociación hasta que los dos nos sintamos felices con el resultado?.

Las autoras ofrecen la siguiente relación de “sorpresas” para desencadenar un círculo virtuoso de mayor confianza, colaboración y solución de problemas de forma más creativa:

a).- Decir un cumplido o pedir disculpas.

b).- Plantear más opciones.

c).- Utilizar los pronombres “yo” y “Nosotros”.

d).- Sentarse en el mismo lado.

e).- Alabar públicamente.

f).- Mostrar vulnerabilidad.

g).- Utilizar un humor autocrítico.

Estas otras “sorpresas”, por el contrario, favorecen la desconfianza y la llegada a un punto muerto en las negociaciones:

a).- Insultar.

b).- Ser crítico con la otra parte.

c).- Reducir las opciones de negociación.

d).- Utilizar los pronombres “tu” o “vosotros”.

e).- Utilizar un lugar poco confortable para las reuniones.

f).-  Llegar tarde.

g).- Culpar públicamente.

h).- Mostrar una actitud sarcástica.

Lo inesperado siempre debe ser esperado en una negociación. Los mejores negociadores saben cómo reducir su impacto negativo y cómo amplificar el positivo.


viernes, octubre 11, 2019

7 consejos para conciliar la vida laboral y familiar

Conciliar la vida laboral y la vida familiar es un concepto que prácticamente todos los trabajadores tienen muy presente. Trabajar es una obligación y un derecho, pero a veces requiere una implicación que impide dedicar el tiempo necesario a las otras cosas importantes de cada uno.

En España, la conciliación laboral, aunque ha mejorado en los últimos años, parece todavía una asignatura pendiente debido a múltiples factores. En otros países europeos se encuentran más avanzados en esta materia y se ha demostrado un beneficio para los trabajadores y también para las empresas en términos de productividad.

Desde algunas entidades se reivindica que el cambio horario que realizamos en España no debería hacerse. Defienden que, estableciendo la Hora Europea Occidental, tendríamos un despertar más natural, los horarios de alimentación y sueño saldrían beneficiados y dormiríamos más al acercarnos a la hora solar natural.

1.- Equilibrio entre el trabajo y la vida familiar

Tomar medidas para conciliar la jornada laboral de tu empleado con su vida personal es una de las cosas que hace sentir mejor a tus empleados. Permitir una flexibilidad horaria, ofrecer la opción del teletrabajo o incluso ofrecer el servicio de guardería en tu empresa son algunas opciones que valorará más tu empleado.

2.- Mejora constante de los espacios de trabajo

La gran cantidad de horas que se pasan trabajando hacen que la comodidad en el puesto de trabajo pase a ser un factor de vital importancia. Tener una buena silla ergonómica, un potente ordenador, software actualizado, material de calidad o una máquina de café son factores que contribuyen directamente en el bienestar del trabajador.

3.- Proponer retos y objetivos

A la mayoría de personas les encantan los retos ya que son una forma de demostrar su valía y superarse, sobre todo si van acompañados de algún tipo de recompensa: ascensos, aumento de sueldo, etc. Es importante que los objetivos sean siempre viables, medibles y que planteen un desafío. De esta forma su consecución hará que tus empleados se sientan satisfechos.

4.- Obtener reconocimiento continuo

Sentir el agradecimiento de sus superiores por el trabajo realizado es uno de los factores más importantes para la mayoría de trabajadores. Además, premiar los logros, tanto económicamente como a través de otros incentivos, es una forma de hacer más palpable este reconocimiento y con aún más impacto de cara a la satisfacción de tu empleado.

5.- Formación constante

Ofrecer facilidades al trabajador para que mejore sus habilidades y conocimientos suele ser muy valorado y ofrece muchas ventajas también para la empresa ya que los empleados se vuelven más capaces y ven aumentada su autoestima y satisfacción.

6.- Fomentar el buen ambiente laboral

Organizar actividades fuera de la oficina, como team building o afterworks, contribuye directamente a la mejora del ambiente laboral, uno de los elementos más valorados por los trabajadores.

7.- Promover la participación activa de los empleados

Debes buscar siempre el consenso en todas las decisiones de la empresa, involucrando a los empleados, ya sea mediante reuniones o dinámicas participativas. De esta forma, se conseguirá la identificación de tus empleados con la organización con todas las ventajas que esto representa.


jueves, octubre 10, 2019

Por Qué la Amabilidad es la Clave para la Mejora del Bienestar

Kelli Harding, profesora de psiquiatría en el Centro Médico de la Universidad de Columbia,  en una entrevista publicada en Knowledge Wharton el pasado 26 de septiembre, habla de su libro “The rabbit effect: live longer, happier and healthier with the groundbreaking science of kindness”, donde expone los hallazgos más recientes sobre el sorprendente efecto de la amabilidad sobre nuestra salud.

Décadas de investigaciones evidencian que parece que el factor cuya contribución es más importante para nuestra salud es la calidad de nuestras relaciones y que, aunque la calidad de la asistencia médica es totalmente fundamental sólo representa entre el 10% y el 20% de los resultados que garanticen el bienestar. El estilo de vida es importante pero especialmente en la faceta que tiene que ver con nuestras relaciones. Esto es con cómo somos tratados diariamente en todas las áreas de nuestra vida, desde nuestra vida personal, como profesional, académica o comunitaria.

Por tanto aunque la asistencia médica sea muy importante debemos pensar cómo se apoya a las personas en la vida comunitaria y en sus interacciones cotidianas. Por ejemplo numerosos estudios han mostrado que el predictor más fuerte de la muerte de un hombre por una enfermedad cardíaca no son los niveles altos de colesterol o de tensión arterial, sino su trabajo; es fundamental para evitarlo tener un buen jefe y facilitar a los jefes la adquisición de las competencias necesarias para serlo.

Investigaciones recientes sobre epigenética y sobre los telómeros muestra que las acciones cariñosas pueden modificar nuestra fisiología. El “estudio sobre los conejos” fue la punta del iceberg que ha marcado el comienzo de la investigación sobre el tema: Robert Nerem al final de la década de los años 70 del pasado siglo realizó un experimento con conejos genéticamente idénticos a los que se les suministraba una dieta alta en grasas para ver si ésta afectaba a la salud del corazón. Observó que un grupo de los conejos estaba obteniendo unos resultados muy buenos y no podía explicar las razones, llegando a pensar que algo se estaba haciendo mal. Al analizar lo que diferenciaba a este grupo en relación a los demás vieron que era que una de las investigadora no se limitaba a darles la comida sino que les cogía, les hablaba y acariciaba. Les estaba ofreciendo cariño y amabilidad. Ante estos resultados tan sorprendentes replicaron el estudio y los hallazgos fueron similares publicando los mismos en Science.

Otro factor que se analiza en el libro es el de la soledad, que tiene dos aspectos:

a).- El número de contactos o relaciones que tenemos.

b).- El nivel o grado de conexión que sintamos con los demás.

La soledad es otro de los factores que está demostrado que supone un grave riesgo para la salud, igual que el tabaquismo, el exceso de alcohol, la obesidad o la hipertensión. El conocimiento de su influencia sobre nuestra salud permite que diseñemos actuaciones dentro de nuestras posibilidades para ayudar a los demás. Ser amable es complicado y duro en ocasiones, requiere aprender a navegar a través de los conflictos y éstos surgen varias veces al día.

La equidad y la justicia son otros elementos que influyen en nuestro estado de salud. Las “microagresiones” que sufrimos todos los días tienen un efecto acumulativo negativo sobre nuestra salud. Para evitarlas debemos ser todos conscientes de nuestros prejuicios y tratar de ser más amables con los demás para no ocasionarles ningún daño. Por ejemplo, los estudiantes de medicina de la facultad de Columbia realizan un test online que les permite encontrar cuáles son sus prejuicios con la idea de que reflexionen sobre posibles creencias y actuaciones que no son conscientes que tienen y que ejecutan.

Harding finaliza la entrevista respondiendo a la pregunta de qué es lo que nos falta en medicina destacando la importancia de la amabilidad y que tenemos que centrarnos y reflexionar sobre cómo nos estamos tratando unos a otros, tanto a nivel individual y como miembros de la sociedad. Estas son las dimensiones sociales de la salud de las que no se habla en las organizaciones sanitarias. No tenemos que olvidar, pues, ser amables en todos los entornos de nuestra vida.


miércoles, octubre 09, 2019

El saber no ocupa lugar, pero sí tiempo y agenda en las organizaciones

Concentrados en los 10 días del corazón de septiembre festejamos el día del maestro, del profesor y del estudiante. El calendario, siempre implacable, se ocupa año tras año de recordarnos que hay que homenajear a los protagonistas de los sistemas formales y no formales de aprendizaje.

Existe una tercera forma de aprender: la informal, donde lo hacemos a partir de las actividades cotidianas, a veces como autodidactas, otras cuando interactuamos en distintos ámbitos. Uno aspecto que ocupa gran parte de nuestro tiempo es el laboral. La ecuación es sencilla: trabajamos al menos la mitad de las horas del día que estamos despiertos, durante más de la mitad de los días de nuestras vidas. ¡Son un montón de horas!

Es en nuestros trabajos donde aprendemos haciendo. Esa experiencia que vamos sumando en nuestras tareas nos va transformando en especialistas en lo que hacemos, mejorando métodos y técnicas para ser cada día más eficientes y así tratar, al menos, de estar en sintonía con las nuevas demandas y los cambios del trabajo. Estos cambios también nos desafían a incorporar otras competencias que nos permitan nuevas maneras de pensar (creatividad, innovación, resolución de problemas, aprender a aprender, pensamiento crítico), relacionarnos (comunicación, colaboración) y de interactuar (flexibilidad, empatía, altruismo)

Estas competencias, si bien terminan impactando en la ejecución de las tareas, tienen que ver fundamentalmente con cómo nos relacionamos con las tareas y con las personas.

Algunos autores las llaman “Las competencias del siglo XXI”, pero esto no significa que sean solo un requisito de las personas que se inician laboralmente en este siglo. Son necesarias para todas las personas y en este punto está el “agujero del mate”: no tienen que ver con la edad sino con las nuevas formas de trabajar; por lo tanto, lo deseable sería que todas las personas de la organización se entrenen para desarrollar estas competencias.

Apocalipsis generacional

Según las proyecciones del Indec realizadas sobre el censo 2010, estamos transitando o viviendo un “empate técnico generacional”. En la actualidad, 25,3 millones de personas de entre 20 y 65 años representan bastante bien la población potencialmente trabajadora.

El 53% de estas personas entra en el rango de 20 a 39 años, el mismo que caracteriza a la generación de los millennials. Por lo tanto, no debería llamarnos la atención que en la mayoría de las empresas uno de cada dos empleados tenga la edad de los millennials.

Este fenómeno progresivo ocurre desde hace 20 años, solo que en estos últimos años explotó por una cuestión natural de crecimiento biológico.

Transitamos todo este recambio generacional pensando en cómo preparar las organizaciones para recibirlos, esperando quizás un fenómeno similar al Y2K, cuando se temía que en el primer segundo del 1 de enero del año 2000 las computadoras no estuviesen preparadas para registrar esa fecha, sino para volver al 1 de enero de 1900, generando un apocalipsis cibernético. Este suceso no ocurrió, como tampoco sucedió el apocalipsis generacional.

Ahora bien, podríamos preguntarnos: ¿Qué hemos hecho durante todo este tiempo por el otro grupo de personas que trabajan hace más de 20 años en las empresas? ¿Cómo los ayudamos a incorporar ese set de competencias blandas, necesarias para las nuevas formas de trabajar que se proponen?

Parados en el hoy, asombra la capacidad de desaprender y reaprender que han demostrado estas personas, aunque gran parte de la energía estuvo puesta en lo operativo de la tarea y no en las nuevas formas de pensar, relacionarse o interactuar.

Siempre estamos a tiempo

Antes de iniciar el proceso de aprendizaje de nuevas competencias, tenemos que considerar dos puntos fundamentales:

1. Sostén estratégico: debemos contar con el compromiso sostenido de las personas que dirigen la empresa.
2. Calidad y profesionalismo en el diagnóstico: no son temas para incorporar en las empresas porque están de moda, lo que ponemos en juego está íntimamente relacionado con la transformación de las personas.

El resto, consiste en armar buenos planes para:

Poner el tema en agenda: ser francos en la comunicación de lo que está pasando y los cambios que necesitamos hacer. Es importante quién lo comunica y cómo lo hace. La idea no es generar euforia en aquellos que están convencidos, sino contener y apoyar a los escépticos.
Diseñar las conversaciones: este es un trabajo individual y personal, ya que gran parte de estas competencias desafían a cambios en la forma de ser, más que de hacer, y vamos a encontrar una natural resistencia al cambio.
Desarrollar las competencias: pensemos más en bibliotecas que en aulas. Ir a buscar lo que necesitamos y diseñarlo a medida más que contratar esa capacitación enlatada que se ajusta en parte con lo que necesitamos. Estas habilidades necesitan de entrenamiento.
Utilizar estas competencias: si después del esfuerzo de desarrollar las etapas anteriores solo dejamos a criterio personal utilizar estas habilidades, estaríamos perdiendo el valor y el poder de lo colectivo. La empresa debe tomar nuevas dinámicas de funcionamiento donde haya espacios para pensar en la mejora continua, en la nuevas formas de hacer lo mismo, en desafiar los modelos actuales.
Y, por último, lo esencial: ejecutar los planes: el saber no ocupa lugar, pero sí debería ocupar una buena parte del tiempo y de la agenda de las organizaciones y así durante los
10 días del corazón de septiembre todos podamos sentirnos estudiantes, maestros, profesores, y festejar por lo aprendido y por las posibilidades que generan nuestras organizaciones para que aprendamos.

Se recomienda ser francos en la comunicación de lo que está pasando 
y todos los cambios que necesitamos hacer

La empresa debe tomar nuevas dinámicas de funcionamiento 
donde haya espacios para pensar en la mejora continua

Diego Pons es experto en transformación de personas y organizaciones. Doctorando en Innovación Sistémica (ITBA).

martes, octubre 08, 2019

Avanza la robotización de los grandes depósitos


En 10 años, los depósitos automatizados crecerán del 20 al 60%. Prueban con robots, vehículos autónomos y drones.

Un robot realiza tareas automáticas de "picking" en un depósito de DHL. Según la empresa, esta tecnología aumenta las tasas de recolección hasta en un 200%.

Aunque la operación de depósitos, almacenes y centros de distribución es hoy globalmente un 80% manual, el sector de logística y supply chain es uno de los que está virando de manera acelerada a la automatización de la mayor parte de sus procesos.

De acuerdo a un estudio global realizado por Qualtrics para la empresa Zebra, el 66% de los directivos de depósitos planean la automatización parcial para los próximos 5 años que incluye implementar robótica para la administración de inventarios (28%), el empaquetamiento para distribución (22%) y la recepciónde mercancía (22%). Aunque la encuesta sólo incluye en América latina a México y Brasil, la tendencia también se extiende en nuestro país.

Robots Locus, diseñado para trabajar junto con humanos en almacenes, pasean por el Centro de Innovación DHL Americas en Chicago.

“Hemos visto una extrema aceleración en la capacidad de integrar robótica a los depósitos en los últimos tiempos, por lo que en los próximos 10 años veremos una fuerte transformación: por lo menos el 60% de los depósitos van a tener una proporción significativa de automatización”, señaló Javier Bilbao, CEO de DHL Supply Chain para América Latina, en un evento para la prensa previo a la inauguración del Centro de Innovación DHL Americas en Chicago.

Allí los periodistas pudieron ver en acción algunos de los desarrollos en este sentido: robots para picking, anteojos de realidad aumentada para uso de los operarios en depósito y de realidad virtual para entrenamiento, vehículos autónomos cuyos recorridos se mapean y recorren solos los pasillos de almacenes y otros que son capaces de seguir a una persona en su recorrido.

Los robots autónomos para asistir la preparación de pedidos pueden aumentar las tasas de recolección (picking) hasta en un 200%”, aseguró Matthias Heutger, director global de Innovación y Desarrollo Comercial de DHL.

Según Bilbao, “el depósito del futuro, con robots integrados en todo el proceso, requiere de una enorme inversión. Eso implica una dificultad para los países de América latina, por lo que ese nivel de automatización profunda es menos frecuente”.

Por otra parte, en las operaciones de la empresa en la región, “la realidad virtual ya se utiliza como herramienta en el proceso de incorporación de personal. A través de juegos y recorridos de realidad aumentada, los nuevos empleados se sumergen en una plataforma interactiva sobre DHL y sus operaciones, lo que permite captar mayor interés y mejorar la eficiencia del trabajo”, dice Alberto Oltra, director regional de DHL Global Forwarding Sudamérica.

El e-commerce está revolucionando el supply chain en general y los depósitos en particular”, señala Gabriel Gil, gerente de Innovación Operativa de Andreani. “Por el tipo de paquetería y por el volumen, muchos almacenes están yendo a la automatización, buscando aumentar la velocidad de los procesos. El tiempo es primordial, la gente quiere las cosas el mismo día”, agrega.

En la empresa hace dos años incorporaron un sorter, “una cinta grande con varios toboganes para la clasificación automática”, describe. Además, “agregamos tecnología en el proceso de picking, con algunas máquinas de automatización para optimizarlo y hacerlo más eficiente”.

También están probando lentes de realidad aumentada para el proceso de picking y, con una empresa italiana, robots autónomos “a los que se les dirige una orden y la hacen solos”.

Otra tecnología que se está incorporando es la de control de inventario con drones. “Le planificás un camino a recorrer, va tomando lectura de los códigos de barra de los pallets y va asegurando que haya productos en esa posición”, cuenta Pablo Duarte, gerente de División Logística de Cruz del Sur, otra empresa argentina del sector, que tiene automatizada buena parte del proceso de almacenamiento.

YuMi, el robot colaborativo desarrollado por la empresa ABBA que Telefónica incorporó a su Centro de Distribución de Avellaneda.

Además, “estamos evaluando otra tecnología para una de nuestras operaciones: la identificación por frecuencia remota. A todos los pallets les agregás una etiqueta que tiene la antena incorporada y les imprimís la posición de guardado, qué contiene, más la antena. En los techos de los depósitos se ponen dispositivos que pueden leer la emisión de las antenas en tiempo real. Eso lo integrás a tu sistema e gestión y tenés el inventario inmediato en todo momento de tu depósito”, describe Duarte.

“En la Argentina tenemos almacenes muy automáticos hace muchos años”, asegura Nicolás Gamba, de la empresa ABB, que se hace cargo del sistema de gestión del Centro de Distribución Avellaneda de Telefónica de Argentina hace 8 años. “Ese centro está bastante automatizado, con autoelevadores, carros y mesas de transferencia”. La última incorporación fue un robot colaborativo para la automatización de la preparación de equipos terminales.