Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

domingo, julio 03, 2016

Cosas que los exitosos se niegan a creer


Para lograr cosas diferentes primero hay que creer en cosas diferentes. Cualquiera sea su profesión o negocio, todos los que han logrado éxito tienden a creer y pensar  muchas cosas parecidas.

También cada uno de nosotros puede optar por pensar y creer en forma diferente a la mayoría de la gente. Ese proceso comienza adoptando un determinado criterio. Estas son las cosas que los exitosos nunca piensan:

1. "Alguien está impidiendo que progreses"

Tal vez alguna persona haya arruinado una oportunidad o bloqueado una idea o usurpado algo que nos pertenecía. Tal vez la pareja no compartía el entusiasmo. Tal vez los posibles clientes no fueron lo suficientemente inteligentes como para reconocer el valor que ofrecías. Nada de eso importa. Uno no puede controlar a otra gente. Solo a uno mismo. Cada vez que fracases piensa que la culpa es tuya. No solo es una manera inteligente de pensar sino que casi siempre es así. Solo ocasionalmente algo fuera de tu control puede provocar que falles, pero en la gran mayoría de los casos la raíz del fracaso está en vos. Y está bien que así sea toda persona exitosa fracaso muchas veces Muchos fracasan más veces que vos. Por eso es que son tan exitosos hoy. Entonces acepta cada fracaso. Hazte cargo, aprende de él Harás lo que sea necesario para que las cosas salgan bien la próxima vez. Nunca piensas que la culpa de otro. Si lo haces, lo volverás a hacer.

2. "Parece que las buenas oportunidades nunca se me presentan a mí"

Somos muchos en el club. No importa cómo se vea desde afuera, a nadie le son dadas oportunidades que no merecen. Las oportunidades se ganan. Y aunque alguien haya obtenido una oportunidad que creías que merecías vos, no puedes cambiar ese hecho, de modo que a otra cosa. Tal vez, años atrás, sí tuviste que esperar: ser aceptado, ser promovido, ser seleccionado o ser descubierto. Pero aunque eso haya sido verdad, ya no lo es. El acceso a las oportunidades es casi ilimitado Te puedes conectar con casi todo el mundo a través de los medios sociales. Puedes crear y vender sus propios productos, desarrollar y distribuir tus propias aplicaciones, encontrar tu propio financiamiento o dirigirte a la persona adecuada y de paso ayudarla a lanzar un producto nuevo. No necesitas esperar que alguien venga a darte una oportunidad, que, dicho sea de paso, es lo que han hecho los exitosos durante siglos. Lo único que te impide aprovechar una oportunidad es tú mismo y tu disposición a intentarlo. Las oportunidades no te las va a dar nadie. Las oportunidades se toman.

3. "Yo trabajaría más si supiera que vale la pena"

Alguna vez escucharse decir a alguien. Si supiera que me van a aumentar, entonces estaría dispuesto a trabajar más" o "Si supiera que mi startup va a triunfar estaría dispuesto a meterle más horas de trabajo?" o "Si supiera que la recompensa va a ser grande, pondría más sacrificio de mi parte." Los empleados exitosos se ganan las promociones y los sueldos más altos primero trabajando más; dicho de otro modo, de ganan su éxito. Las empresas exitosas logran más ganancias entregando mayor valor primero; se ganan el éxito. La gente exitosa, en todas las áreas de la vida, consiguen más trabajando mucho más antes de ver los posibles premios. Se ganan el éxito a través de esfuerzo y sacrificio. Mucha gente espera obtener más antes de siquiera considerar hacer más. Primero decide cómo defines el éxito. Luego piensa en la remuneración no como en el impulso o requisito para el esfuerzo excepcional sino como una merecida recompensa.

4. "Si tuviera tiempo"

Seguro que sí. Tienes la misma cantidad de tiempo que todo el mundo. El tema es cómo decides usarlo. Por ejemplo, cualquiera puede crear un plan. Pero mucha gente no se asegura de que cada tarea dure sólo lo que tiene que durar. Muchos llenan un casillero simplemente porque ese es el tiempo asignado. No ajustes tu esfuerzo para que llene un lapso Hz todo lo más rápida y eficientemente que puedas. Luego usa el tiempo "libre" para hacer otras cosas con igual rapidez y eficiencia. Nunca pienses que el tiempo te controla; piensa, mejor, en cómo puede controlar tu tiempo. Cuando hagas eso te darás rápidamente cuenta de que tienes más tiempo del que creías.

5. "Si tuviera algún talento especial"

Es fácil, y muy tentador, suponer que los exitosos tienen algo intangible que es excepcional  ideas, talento, empuje, habilidades, creatividad, etc.  Que tú no tienes. En realidad, eso raramente es cierto. El talento se revela sólo a posteriori. El éxito nunca está asegurado. Se ve así luego de que se logró. Por supuesto que otra gente puede tener habilidades que tú no tienes, el menos no todavía, pero tú tienes habilidades que otros no tienen. No hace falta tener un don. Sólo hace falta uno mismo y la disposición a poner una tremenda cantidad de trabajo, esfuerzo y perseverancia, porque es de allí de donde sale el talento.

Nunca pienses en lo que no tienes. Enfócate en lo que sí tienes. Y, más importante, en lo que estás dispuesto a hacer que otros no hacen. Ese es tu verdadero don y es un don que se nos ha dado a todos. Sólo hay que usarlo.