Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

martes, marzo 21, 2017

Sufrir en la entrevista de trabajo por desconocer el sentido de una pregunta

Una joven se mostró angustiada por un test en el que tuvo que escribir una narración sobre sus manos; al igual que en el caso de la medicina, saber el porqué de algo aporta tranquilidad.

Uno de los pasatiempos más divertidos, intelectualmente hablando, es pensar al revés. Es como cruzar de dimensión. Este pasaje puede estar causado por una realidad impactante o apenas por una chispita. En ambos casos son realidades, y una no desmerece a la otra. Por el contrario, son los microcasos los que revelan los mayores descubrimientos, como el de un post encontrado en una de las redes sociales que empieza así: “¡chicos! El otro día fui a una entrevista donde me hicieron escribir una narración sobre «mis manos»”.

El tono anuncia asombro y angustia de una joven que está en la búsqueda de empleo. Cuenta que tuvo que narrar una historia sobre sus manos, pero apenas llegó a escribir un par de párrafos. “Seguro que fallé. ¿O no? ¿Lo habré desaprobado?”

A estas alturas, la parte de la angustia la desbordaba y entonces le preguntaba a su grupo si sabía algo de dicho test. Quien más, quien menos, trató de darle una explicación, pero el mal trago hubo que pasarlo. Y aquí surge la pregunta: ¿es verdaderamente necesario que cualquier postulante a un puesto en una empresa pase por un padecimiento de esta naturaleza? no es por el test en sí, que puede ser válido y no estamos en condiciones de juzgarlo, sino por la inquietud que genera el no obtener una explicación anexa.

Los médicos han adquirido la muy buena costumbre de advertir al paciente cuál será el proceso de una operación o un tratamiento. Saber tranquiliza, aunque las noticias no sean buenas. El saber por qué y para qué hay que someterse a cualquier procedimiento invasivo –en este caso, de su psiquis– lo reconoce como ser humano. De lo contrario, es una cosa.

En docencia, hay un principio que no todos aplican. Esto es, nunca hacer una pregunta, en un examen oral, que el profesor no pueda responder. Porque si el alumno se equivoca, es cuando el docente tiene la obligación de poner en claro qué esperaba escuchar. Los exámenes son una instancia más de aprendizaje, no debe agregarse la incertidumbre que la joven del post expresa: “¿Habré respondido bien? ¿Qué debí haber dicho?”

He aquí la chispita que abre otras puertas. ¿Qué relación tan asimétrica puede existir entre quien entrevista y la entrevistada? Es de esperar que quien conduce el test tenga la profesión de psicólogo, por lo que el postulante tendría derecho a pedirle que le muestre su matrícula profesional. Pero tal vez eso no baste y podríamos avanzar más allá, poniendo en duda su capacidad de evaluar correctamente los resultados.

Hay un film excelente de Brian de Palma, rodado en 1980, que se llama “Vestida para Matar”. Sintéticamente, el personaje principal, interpretado por Michael Caine, es un psiquiatra con doble personalidad. Desarrolla su profesión en un consultorio como cualquiera de sus colegas, pero sufre un conflicto interno que finalmente lo convierte en asesino.

Entonces, un postulante podría desconfiar del psicólogo que lo va a aceptar o rechazar para un puesto de trabajo, y pedirle los resultados de su último test, para confirmar que tiene el equilibrio necesario para juzgarlo. Es decir, debieran cruzarse las evaluaciones.

Nada de todo esto es posible porque los procedimientos de selección actuales no lo calificarían como “normal”. Es curioso. En tiempos en los que crece la tendencia a aceptar la diversidad y la innovación, surge a la par el embeleso por la normalización, sabiendo que “lo normal” no existe, a menos que la tecnología habilite a que las personalidades tengan formas cúbicas, como los tomates, para que entren mejor en una caja. Mientras tanto, busquemos medios para hacer sufrir menos a los postulantes.