Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

martes, noviembre 08, 2016

5 claves para dar feedback a un jefe sin ser despedido


¿Cómo se puede dar un feedback franco y constructivo al jefe sin ser despedido? Esta es la pregunta que uno se hace cuando el superior te solicita que evalúes su trabajo. Sin embargo, existen cinco técnicas que permitirán que esa comunicación sea óptima en situaciones difíciles o incómodas y que la retroalimentación acabe siendo útil tanto para el trabajador como para el jefe.

¿Puede uno sentirse cómodo cuando su jefe le pide una retroalimentación constructiva abierta? Lo cierto es que no pero desde Eremedia proporcionan algunos puntos clave que permite manejar la situación desde la calma, para que el mensaje llegue de un modo correcto al superior.

1. Elegir el método de comunicación adecuado

En la mayoría de los casos, una conversación cara a cara va es la mejor opción. He aquí por qué muchos expertos en comunicación creen que entre el 60% y el 90% de la comunicación es no verbal, tales como la expresión facial, la postura, los gestos. Cuando esa retroalimentación se da de forma presencial ofrece la oportunidad de responder a las señales no verbales en tiempo real.

Pero ¿qué pasa si el gestor prefiere recibirla por escrito o de forma online? El mejor consejo es elegir cuidadosamente las palabras para asegurar que no se toman fuera de contexto. Revise el mensaje y recuerde, que no cuenta con la ventaja de ver su lenguaje corporal y, por tanto, ofrecer la aclaración oportuna.

2. Que sea actual

La retroalimentación es más útil cuando se administra poco después de que hay sucedido dentro de las primeras 24 - 48 horas. Los recuerdos son selectivos y con frecuencia poco fiables. Cuanto más tiempo que transcurre, mayor es la probabilidad de que los recuerdos sobre un mismo evento sean distorsionados.

3. Ser específico

La retroalimentación tiene que proporcionar detalles específicos para ser útil, y en vez de centrarse en los defectos hay que procurar hacerlo sobre lo que puede hacer para el jefe para mejorar una actividad determinada, incluyendo ejemplos o situaciones teóricas.

4. Hacer preguntas aclaratorias

Por ejemplo, se podría hacer una pregunta para configurar la necesidad de más información con mensajes del tipo "Gracias por pedirme la opinión, pero ¿es posible que pueda confirmar algunas cosas primero y así tengo todos los datos?". Este enfoque muestra el deseo de tener todos los hechos con el fin de proporcionar una información bien enmarcada.

5. En caso de duda, preguntar

Si no está seguro de que el jefe pueda manejar comentarios espontáneos, sobre todo si no son positivos, es importante preguntar si están abiertos a la retroalimentación.