Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

jueves, noviembre 03, 2016

10 motivos por los que tu entrevista de trabajo fracasó


Algunos creen que con solo con tener la oportunidad de una entrevista laboral van a conseguir el empleo, pero la realidad dice que hay muchas cosas que pueden salir mal en una entrevista de trabajo. Hay cosas están fuera de nuestro control pero otras no.

Veamos cuáles son estas últimas. Aquí, 10 cosas que pueden salir mal.

1) Llegaste tarde:
Por sencillo que parezca, esta es todavía una de las equivocaciones que cometen los candidatos cuando se los invita a una entrevista laboral. Estar en hora es crucial, porque demuestra que respetás el tiempo de tus posibles empleadores. Lo que hay que hacer es prever todas las cosas que pueden salir mal en el viaje y salir antes por las dudas.

2) Tu networking no fue bueno:
No hay que tener vergüenza de contactar a personas para que pongan una palabra en tu favor. Una referencia interna puede hacer una diferencia grande. Lo mejor para esto es conseguir nombres en LinkedIn que estén conectados con la empresa donde quieres trabajar. O usar las redes sociales.

3) No te preparaste:
Este es un punto importante. Los candidatos que se presentan a un entrevista y no tienen idea de lo que hace la compañía enseguida van a parar a la lista negra. Después hay preguntas estándar que siempre se hacen y sin embargo, hay candidatos que no saben cómo contestarlas bien. La solución es prepararse. Investigar a la compañía, saber cuántos empleados tiene, de qué se ocupa y hacia dónde va. Ensayar respuestas

4) Tu vestuario no dio buena impresión:
Antes de abrir la boca, nuestra ropa ya está hablando de nosotros. Los reclutadores ya se han hecho una idea de nosotros sobre la base de lo que nos hemos puesto. Es duro, pero es así y las primeras impresiones son importantes,  especialmente cuando la entrevista es corta.  Llegar con ropa arrugada, o corbatas inadecuadas, o minifaldas o blusas escotadas no habla en nuestro favor.
La solución está en buscar una apariencia profesional, elegante. Para varones, estilo clásico, con corbata, zapatos lustrados trajes oscuros y limpios, cabello peinado y dientes limpios. Lo mismo para mujeres, el vestido debe ser formal y el maquillaje invisible.

5) No respondiste algunas de las preguntas:
En lugar de escuchar bien las preguntas de los entrevistadores y dar respuestas relevantes, los candidatos muchas veces se ponen nerviosos y hablan de todo menos de lo que les preguntan. Las respuestas deben ser sustanciosas porque probablemente apuntan a descubrir una habilidad o una competencia esencial.
Lo que hay que hacer es preparar y ensayar respuestas, pero luego hacer que suenen naturales cuando hablamos.

6) Falló tu actitud:
Hay veces que la desesperación por conseguir el empleo se nota, o se nota una actitud pesimista. Con una serie de solicitudes no respondidas o una cadena de rechazos y mucha competencia es lógico que haya nervios. Pero hay ir convencidos de que nos va a ir bárbaro, saludar con un apretón de manos firme e irradiando confianza.

7) Tu lenguaje corporal te traicionó:
Estar inquieto, dar la mano suavecito o evitar mirar a los ojos. Nada de eso ayuda a dar una buena impresión.
Fundamental para impresionar a un futuro empleador es un buen apretón de manos. Ni muy suave ni tan fuerte que haga doler. Durante la entrevista misma conviene estar en posición abierta", o sea que no conviene ni cruzarse de brazos ni de piernas), sentarse erguidos y mirar a los ojos.

8) No preguntaste nada:
Hacia el final de la entrevista, el entrevistador por lo general quiere saber si tenemos alguna pregunta. Si la respuesta es no mostramos falta de entusiasmo o de interés en el puesto que se ofrece. Eso puede arruinar todo lo que hicimos durante la entrevista.
Conviene preguntar sobre aspectos importantes del trabajo, no sobre las vacaciones ni las ventajas.  Preguntas sobre la cultura de la empresa o sobre la experiencia personal del entrevistador se adaptan mucho mejor.

9) No te supiste vender:
A veces los candidatos se abstienen de hablar de sus logros y eso podría ser un gran error durante la entrevista, cuando tienen un tiempo limitado para demostrar las habilidades requeridas para el empleo. Hay una delgada línea entre confianza y arrogancia, pero eso hay que tener cuidado en cómo se dice. Por ejemplo "Dicen que soy buena en.. Es preferible a "soy muy buena en..".

10) No hiciste seguimiento:
Es importante escribir una carta de agradecimiento después de la entrevista. Eso es algo que ayuda y se destaca sobre el resto de candidatos que también asistieron a la entrevista.  Basta con mandar un mail al reclutador agradeciendo la oportunidad y reiterando el interés en el puesto. Es algo que lleva minutos y puede tener una gran influencia en el resultado de la entrevista.