Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

viernes, mayo 13, 2016

Cómo afrontar una promoción de empleado a jefe según Michael Jordan


Una de las transiciones más difíciles en el ámbito laboral es el paso de empleado a jefe, o de administrativo a gestor. Los compañeros que eran amigos ahora se convierten en subordinados, y eso no es fácil de gestionar. Un proceso que vivió el laureado deportista Michael Jordan cuando se convirtió en dueño de los Charlotte Hornets de la NBA. No sólo era el propietario, también debía responsabilizarse de la negociación de los contratos y el reparto de ingresos con la Asociación de Jugadores de la NBA, entidad que había presidido anteriormente.

Ironías de la vida. En 1998 Jordan representaba a la Asociación de Jugadores de la NBA y como tal le dijo el propietario de los Washington Wizards (y futuro jefe de Jordan): "Si no se puede obtener beneficios, venda al equipo". Una opinión y un enfoque que el ex-jugador tuvo que cambiar cuando pasó a ser propietario del club Charlotte Hornets.

Cualquiera que haya experimentado una transición similar en el ámbito empresarial seguro que comprende este cambio de perspectiva, apunta Dustin McKissen, CEO y fundador de McKissen + Company en Inc. A continuación presentamos las 3 lecciones aprendidas por el icónico ex-jugador de la NBA:

1. Tendrás que escoger un bando y posicionarte

Puede ser amigos de tus compañeros, pero cuando asciendas a líder y más alta sea tu posición, más difícil se te hará. Debes tener mucho cuidado en separar el ámbito personal del profesional. Incluso si consigues hacer amistades verdaderas, tampoco es aconsejable que trates de ser a la vez amigo y jefe en la esfera laboral. Fuera de la oficina, ¡vía libre!

De hecho, como todos sabemos, un jefe debe ser amigable y tratar a las personas con dignidad y respeto pero también debe vigilar en no mezclar amistad y trabajo dentro de la jornada laboral.

2. Aprende a gestionar las acusaciones sobre hipocresía

En las famosas negociaciones de 1998 Jordan argumentó que los jugadores debían obtener una mayor proporción de ingresos, una posición que muchos propietarios de clubes argumentaron perjudicaría a equipos pequeños y crearía un desequilibrio competitivo entre los equipos poderosos de Chicago, Nueva York y Los Ángeles, y los más pequeños de Charlotte, Salt Lake City o Oklahoma City.

Al convertirse en propietario precisamente de uno de estos clubes pequeños, los Charlotte Hornets, Jordan ha cambiado totalmente de bando. ¿Eso le hace un hipócrita? Realmente no. Como jugador, Jordan defendía la posición que él creía que era mejor para los intereses de su colectivo, y lo mismo sucede ahora como propietario, defender a los profesionales que él representa.

Ni la posición adoptada en 1998 ni la del año 2016 son moralmente incorrectas. Son sólo dos lados diferentes del mismo argumento. Por eso es clave que aceptes que tu punto de vista cambiará cuando pases de ser un empleado a ser un gerente, y eso dificulta claramente el establecimiento de amistades con tus subordinados.

3. Conseguiste el ascenso por una razón: sé dueño de tu éxito

Hay una razón por la que Michael Jordan se convirtió en el primer propietario mayoritario de un club de Baloncesto que había sido a la vez jugador. Su estatus como el mejor jugador de baloncesto de la historia le dio los recursos financieros necesarios para aprovechar esa oportunidad.

En tu caso, si has sido promocionado a jefe gracias a tu trabajo, a tus compañeros o a tus más directos responsables, aprovecha la oportunidad y trata a tus ex-compañeros con la dignidad y el respeto que se merecen.

Seguro que eres el jefe que necesitan. ¡No te disculpes por tu éxito! Céntrate en mejorar en tu nuevo papel.