Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

jueves, mayo 05, 2016

6 tips para impresionar bien de entrada


No hay segunda oportunidad para impresionar bien. Consciente o inconscientemente juzgamos el profesionalismo, carácter y competencia de los demás basándonos en la primera impresión. ¿Qué hay que hacer entonces para salir airosos?

La mejor manera de dar una buena impresión, especialmente en los negocios, es demostrar un sentido común poco común. Muchos emprendedores descuidan la importancia de demostrar aplomo y profesionalismo. Algunas gentilezas comunes te ayudarán a dar una buena impresión la primera vez que ves a una persona.

Estos seis consejos te garantizarán impacto positivo y duradero:

Debes prepararte con anticipación. La preparación reduce la ansiedad y muestra más autoridad. Si haces tú tarea tendrás una enorme ventaja sobre sus competidores. Antes de una reunión importante aprende todo lo que puedas sobre tu posible cliente o su método de hacer negocios. Familiarízate con el negocio en el que posiblemente llegues a trabajar y actualízate en los acontecimientos del momento. Ve al sitio web de la compañía para conocer su historia, sus autoridades, su personal y sus novedades.

Si te has preparado vas a dar impresión de persona interesante y conocedora, dos cualidades que ayudan mucho a dejar una buena impresión.

Averigua quiénes estarán presentes en la reunión. Para poder ir un poco más allá, contáctate con quien organiza la reunión para saber quiénes van a asistir. Memoriza el nombre de cada persona así podrás dirigirte a él o ella directamente durante la conversación. En LinkedIn se puede conocer algunos detalles de sus antecedentes, sus hobbies y sus intereses. Si descubres que tienen algo en común, úsalo para romper el hielo de los primeros minutos con una pequeña charla intrascendente antes de comenzar con el tema que los reúne.

Llega algunos minutos antes. Es importante ser puntual. Cuando llegas unos minutitos antes está enviando una señal de ser persona responsable, capaz y respetuosa del tiempo de los demás. Esos minutos extra te darán la oportunidad de ir al baño, controlar tu apariencia y adoptar la compostura antes de entrar a una reunión importante. Siempre programa tiempo extra en tu calentaría para incluir viaje, demoras de tránsito, mal tiempo y encontrar el lugar.

Vestirte para triunfar. Una apariencia profesional destacará tu marca personal. Cuando más compuesta tu apariencia más probabilidad de dar una buena impresión. No hay que comprar ni ropa cara para lucir de primera. Solo hacen falta esas prendas que no pasan de moda, clásicas que son la base de tu guardarropa. Vestirte siempre pensando en la comodidad de tu cliente, no la tuya. Si la reunión es con banqueros, probablemente lo mejor sea un traje oscuro, seas hombre o mujer. Pero algunas ocasiones reclaman un estilo más creativo y está bien mostrar tu estilo personal si trabajas en carrera artística o cuando la reunión es con un grupo de diseñadores. Pero siempre hay que vestirse con cosas que nos favorezcan.

Da un fuerte apretón de manos. Un buen apretón de manos es importante. Debe ser cálido, amistoso y sincero. Pero atención. Si es demasiado fuerte o demasiado débil la impresión puede ser negativa. Si ya has tomado asiento cuando te introducen a una persona ponte de pie para darle la mano, es una señal de respeto. Recuerda que debe ser corto. Mucha gente se pone nerviosa si el apretón dura demasiado. Finalmente, el apretón debe ser acompañado por una sonrisa y contacto visual.

Escucha con atención. Eso crea confianza. Durante toda la reunión deberás hacer preguntas pertinentes. Cuando habla alguien más, mírala para demostrar que sientes interés por lo que está diciendo. Siempre da oportunidad a todas las personas para que se expresen ampliamente. Si interrumpes o intentas terminar la oración de otra persona, puede suponer que estás apurado o que no respetas su opinión lo suficiente. La habilidad para saber escuchar puede ayudar a establecer una buena conexión con nuevos clientes o socios comerciales.