Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

jueves, septiembre 29, 2016

Psicología en la empresa: cómo es el campamento que enseña a ser un buen jefe

Una de las premisas del curso es aprender a agradecer. Foto: Fast Company

En Estados Unidos idearon un curso que ayuda a los ejecutivos a implementar prácticas sensibles dentro de sus organizaciones.

Cada día de la semana la ejecutiva Cory Ludens comienza la mañana escribiendo tres "agradecimientos", cada uno específico y nunca repetido. En los últimos cuatro años ha escrito aproximadamente 400. "Es sólo una parte de mi vida", dice Ludens, vicepresidente para cultura y eventos de la firma Mattress Firm, una cadena minorista con sede en Texas especialista en venta de colchones. "Me ayuda a crear un estado mental en el que voy a abordar los desafíos del día de modo positivo".

Tomarse unos pocos minutos para ser intencionalmente agradecido puede sonar como un cambio menor en la rutina, pero estudios sugieren que los "hábitos de felicidad" como el que ha adoptado Ludens pueden tener un impacto positivo no sólo en la satisfacción con su vida personal sino también en el compromiso y la productividad en el lugar de trabajo.

Empleadores como la firma Accenture, ansiosos por aprovechar el beneficio potencial de prácticas sensibles como los ejercicios de agradecimiento de Ludens, han comenzado a promover curso online como Thrive de Arianna Huffington, desarrollado por la red de Oprah Winfrey.

Y en un sentido más amplio al 60% de las personas que buscan trabajo les importa principalmente si el personal en la compañía se siente apreciado contra apenas un5% al que le importa principalmente obtener una rápida promoción, según un reciente estudio de la consultora Appirio. Todo indica que la felicidad y la vocación van de la mano.

Ahora un nuevo programa de aprendizaje online apunta a convertir esas prácticas individuales en estrategia de gerencia. El campamento de entrenamiento de Compromiso del Empleado, desarrollado por la Escuela de Negocios Stephen M. Ross de la Universidad de Michigan, en colaboración con CorpU, proveedor de capacitación digital, ayuda a los jefes a promover un ambiente de trabajo "sensible".

En el curso de tres meses los jefes obtienen un certificado completando módulos sobre felicidad en el trabajo, conducción positiva y gerencia de talento. Mattress Firm ha sido cliente de CorpU desde hace años, y muchos de sus empleados han completado versiones de cursos que evolucionaron hasta integrarse en este nuevo campamento de entrenamiento.

PRIMER PASO: CONÓCETE A TI MISMO

"¿Cómo apelo a lo mejor de mí mismo?", pregunta Melanie Barnett, jefa ejecutiva de educación de Ross. "Éste no es necesariamente un ejercicio para encontrar los puntos fuertes del ejecutivo", asegura la especialista. "Está más relacionado con la imagen compleja e integrada cuando se hacen las cosas bien". Barnett dice que es distinto para cada uno y cada situación. "Es un arte tanto como una ciencia", agrega.

A partir de allí el campamento de entrenamiento incorpora capas de ejercicios y reflexiones personales basadas en estudios realizados por el profesor Shwan Achor de Harvard, experto en felicidad en el trabajo, así como los profesores de Michigan Kim Cameron y Dave Ulrich, expertos en conducción positiva y la búsqueda de propósito. Al reconfigurar su "conciencia de los eventos y las potencialidades dentro de un medio" -para usar la definición de Achor de la sensibilidad- puede "recablear" su cerebro.

Además del ejercicio de los "tres agradecimientos" que desarrolló la vicepresidente de Matress Firm, el campamento de entrenamiento sugiere que los jefes prueben una variedad de prácticas sensibles. Por ejemplo, pueden tratar de meditar en su escritorio, escribir un diario sobre experiencias significativas de sus vidas o enviar palabras de aliento a amigos o familiares.

"Es aquí que uno lleva la cosa a la realidad", dice Alan Todd, CEO de CorpU. "¿Qué significa esto para mí y qué voy a hacer distinto en el trabajo mañana?"

SEGUNDO PASO: EJERCER EL COMPROMISO

Con el tiempo, dicen los investigadores, los jefes que exhiben conductas asociadas con mayor sensibilidad tienen más probabilidades de encontrar maneras de lograr el compromiso de sus empleados. Y cuando los empleados están comprometidos, son más productivos y son menos proclives a renunciar.

Por supuesto que el compromiso puede llevar a las empresas a enfrentar instancias difíciles y para las que no siempre están preparadas.

Alentar a los empleados a preocuparse más por el sentido de su trabajo puede llevar a interrogantes acerca de los valores centrales de la compañía y cómo opera. "Esto es para compañías que se sienten cómodas con la incomodidad que provoca el diálogo honesto y abierto", dice Todd. "Si la cultura de la compañía es cerrada o temerosa, no va a obtener demasiado de esto".

Pero Todd también sostiene que en la actualidad en la que "el software se devora el mundo", las compañías que quieran tener éxito no tienen otra alternativa que aceptar la incomodidad. "Estamos tratando de ayudar a las organizaciones a ir más rápido", dice Todd. "La conversación honesta y abierta es crucial porque no tenemos tiempo para hacer las cosas a la vieja usanza".

En cuanto a Ludens, dice que la idea de la felicidad como ventaja competitiva ahora está incorporada al modo en que opera Matrress Firm. "Comenzamos todas nuestras reuniones con afirmaciones verbales antes de abordar la agenda", dice. Además Ludens intenta enviar una nota de agradecimiento a un miembro de su equipo todos los días. "Pensamos que si podemos dar a la gente un sentido y una razón para amar lo que hacen, entonces se mantendrán contentos, motivados y serán productivos en el trabajo".

El resultado colectivo de tanta gratitud es una cultura general de colaboración y apoyo mutuo, que se ha vuelto esencial a medida que la compañía creció por medio de fusiones y adquisiciones. Además, dice Ludens, los empleados están más dispuestos a aprender en general, no importa lo aburrido que pueda ser el tema.

Si la sensibilidad y la gratitud pueden hacer entusiasmarte con la contabilidad, no hay límite a lo que se puede lograr.