Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

martes, enero 03, 2017

Cómo prevenir la fuga del talento


En un mundo cada vez más competitivo, saber identificar y retener el talento de los empleados resulta fundamental para mantener nuestra posición en el sector. Los mejores empleados a menudo son aquellos que saben entender la importancia del trabajo en equipo, que son capaces de comunicarse correctamente y de entender cuál es la meta que persigue la empresa para, después, ponerse a trabajar para su consecución.

En una empresa pueden fluctuar distintos perfiles de empleados, pero, de entre todos ellos, siempre hay uno que destaca por su ingenio, desempeño o ambas cosas. Saber reconocerlos para, después, invertir en su talento va ser clave en el ascenso de la compañía. Es por ello que un artículo publicado en INC ha identificado las seis cosas que deben hacer las empresas a la hora de para captar y retener a los mejores empleados:

Escuchar y entender

La comunicación laboral es fundamental a la hora de transmitir los objetivos que plantea la empresa y permitir que los empleados trabajen con el fin de cumplirlos.

En este sentido, uno de los errores que muchos líderes cometen es no hacer de esa comunicación un diálogo bidireccional y, sin embargo, sólo a través de él se puede llegar a conocer los posibles problemas que existen dentro de las rutinas de trabajo o identificar aquellos empleados que no sólo son buenos en su área, si no conocer cuáles son sus otros potenciales.

Además, este tipo de conversación favorece el entendimiento de algo más que un mensaje, implica conocer en profundidad cuáles son los deseos e inquietudes de ese talento que se alberga dentro de la empresa.

Trabajar la empatía

El factor humano es uno de los grandes aspectos valorados por trabajadores y postulantes a un empleo. Saber conectar con la gente, supone entender cuáles son sus aspiraciones y expectativas y trabajar en ellas con el fin de que ese esfuerzo sea, después, recompensado en forma de mejores resultados productivos.

Transmisión de emociones como la pasión

Ser apasionado es uno de los principales elementos de motivación que usan los oradores. Tener pasión por un trabajo, un proyecto o una idea implica tener fe y confianza en ella al 100%, y esa seguridad es la que convierte a una persona en un líder. Hay que aprender a ver qué personas se muestran especialmente interesadas por según qué temas para tratar de ponerlas a trabajar en proyectos que estén relacionados con esas temáticas. Sólo así mejorará nuestro nivel de competitividad e innovación.

Fomentar la autogestión

Saber delegar supone trabajar la confianza que se deposita en lo trabajadores. Además, esta tarea va a permitir conocer quién es más rápido, eficiente y ágil en la resolución de problemas dentro de las plantillas de trabajo. Es una de las mejores maneras de hacer que, por un lado, los empleados aprendan y, por otro, identificar a los trabajadores más capaces para según qué proyectos.

Crear retos

Otra de las maneras de incentivar la motivación e identificar el talento dentro de la empresa es crear retos, con plazos de tiempo límites, para saber quién asume mejor la tensión y el estrés, quién asume el papel de líder dentro de un equipo de trabajo o quién desempeña, de una forma distinta a la esperada, un proyecto o idea.

Identificar quién es puntual

La puntualidad es un componente fundamental de la rendición de cuentas y cuando un miembro de un equipo llega habitualmente tarde, erosiona la confianza. Ser impuntual, ya sea a una reunión o en la presentación de unos resultados puede ser percibido como una falta de respeto por el tiempo de los demás. Así que tener en cuenta estos parámetros, pueden prever un problema futuro que desemboque en insatisfacción y pérdida de clientes.