Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

martes, junio 21, 2016

10 lecciones aprendidas de los malos jefes


Shellie Karabell en forbes.com del pasado 5 de junio plantea que se ha escrito mucho sobre lo que caracteriza a un mal jefe, sobre cómo evitarlos y sobre cómo detectar que se trabaja para uno de ellos, pero el problema surge al analizar qué podemos hacer si nos toca uno.

Karabell propone, en la creencia de que lo que sí realmente podemos cambiar es nuestro punto de vista, que nos fijemos en las 10 cosas que los malos jefes, al no hacerlas y actuar de forma contraria,  nos pueden enseñar sobre buen liderazgo, para el día en que les sustituyamos. Son las siguientes:

1.- Respeto mutuo.

“Para manejarte a ti mismo utiliza la cabeza, pero para manejar a los demás usa el corazón”.

Eleanor Roosevelt

2.- La comunicación es un camino de doble sentido.

“El día en que los soldados dejen de traerte sus problemas es el día en que has dejado de liderarles. Significa que  han perdido la confianza en que les puedes ayudar o han llegado a la conclusión de que no te importan. En cualquiera de los casos supone un fallo de liderazgo”.

Colin Powell

3.- Actuar como un jefe y no dudar en demostrarlo tomando decisiones cuando son necesarias, no esperando hasta el último momento para demostrar quién tiene la autoridad y sabotear las iniciativas de los demás.

 “Un líder es como un pastor. Marcha detrás de su rebaño, dejando que los más ágiles y diestros vayan delante,  el resto les sigan no siendo conscientes que están siendo dirigidos por detrás”.

Nelson Mandela

4.- Retribuir de forma justa y equitativa. El salario es un signo del valor que se le concede a la persona.

“Management es hacer las cosas bien. Liderazgo es hacer las cosas correctas”.

Peter Drucker

5.- Contratar a buenos profesionales y compartir con ellos nuestra visión y dejarles libertad para alcanzarla de su manera propia. Hay que confiar en los colaboradores, aclarar el camino para que alcancen nuestros objetivos y no interferir en su trabajo diario.

“No hay que decir a las personas cómo tienen que hacer las cosas, hay  que decir lo que es necesario hacer y dejar que nos sorprendan con sus resultados”.

George Patton

6.- Dar el crédito a los demás y asumir las culpas.

“La medida última de un hombre no es dónde se encuentra en los momentos de confort sino cómo se comporta en los momentos de controversia y desafío”.

Martin Luther King, Jr.

7.- No tener favoritos. Si lo hacemos podemos estar marginando los talentos del resto de los profesionales.

“Si quieres construir un barco, no dediques a tus hombres a recoger madera, a dividir el trabajo y a dar órdenes. En lugar de eso enséñales a suspirar por el vasto mar”

Antoine de Saint Exupery

8.- Mantener las distancias. Los profesionales con los que trabajamos no tienen por qué soportar la carga de nuestros problemas.

“Los líderes deben mantenerse lo suficiente cerca para relacionarse con sus colaboradores pero lo suficientemente lejanos para motivarles”.

John C. Maxwell

9.- Liderar con el ejemplo. Las acciones siempre hablan más alto que las palabras.

“El ejemplo no es lo principal para influir en los demás es lo único”.

Albert Schweitzer

10.- Confiar en los colaboradores. La confianza que demos retornará.

“Existe una diferencia entre ser un líder y ser un jefe. Ambos se basan en la autoridad. Un jefe demanda obediencia ciega, un líder obtiene su autoridad a través de la comprensión y confianza”.

Klaus Balkenhol

Por último, la autora recomienda el sentirnos  cómodos ejerciendo el liderazgo.

“Es complicado dirigir una carga de caballería si pensamos que parecemos ridículos montados a caballo”.

Adlai Stevenson II