Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

lunes, enero 16, 2012

Secretos de los directivos más importantes del mundo


Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckerberg y todos los CEOs del mundo, tienen (o tuvieron) cinco elementos en común ¿Cuáles son?
¿Qué tienen en común nombres como Steve Jobs, Bill Gates, Carlos Slim, Mark Zuckerberg, Larry Page, Sergey Brin y Warren Buffett? Que todos fueron estupendos CEOs de sus compañías y cumplían con las características necesarias para llegar al éxito.
Pero ¿cuál fue el camino para alcanzar esta instancia?  Varios CEOs destacados de la historia, antes de ocupar los altos mandos, tuvieron que sortear complejos obstáculos y demostrar con hechos más que con promesas que eran capaces.
Al revisar sus biografías parece todo fácil: jóvenes de esfuerzo que se lanzan al mundo de los negocios con lo que mejor saben hacer. Perdiendo algunas veces, pero ganando la batalla más importante, aquella que los encamina al éxito.
Sin embargo, en la práctica todo es más complejo. Luchar contra 500 empleados o miles de personas en un sector, que persiguen el mismo objetivo, y cada una de ellas con características distintas, parece una tarea casi imposible.
La pregunta que surge luego de repasar sus historias es ¿qué los hace diferentes? Es decir, qué capacidades tienen ellos que no posea el resto de sus similares. Por qué ellos y no tú.
A juicio de Adam Bryant, subdirector del New York Times, se trata de una mezcla de varias habilidades como la imaginación, la actitud y los nervios.
Con el objetivo de buscar el denominado “factor X”, el CEO de diario estadounidense entrevistó a más de 70 directores ejecutivos y otros líderes de la columna semanal que venía realizando hace varios años. Trabajo que le permitió encontrar cinco elementos que se repetían una y otra vez entre todos aquellos genios. Estos fueron los resultados:
Los cinco secretos
Curiosidad
Muchos directores ejecutivos exitosos son “apasionadamente curiosos”, dice Bryant. Se trata de una parte de ellos que rara vez es visto en los medios de comunicación y que nace de forma natural en ellos.
Muchas de estas personas se preocupan de cosas que nadie quiere saber: se preguntan por qué las cosas funcionan de la manera que lo hacen y si las cosas se pueden mejorar, averiguan las historias de la gente que trabaja con ellos y sus clientes.
“Es este cuestionamiento incesante que lleva a que los empresarios descubran oportunidades y los ayuda a comprender a las personas que trabajan para ellos, y cómo hacer que trabajen juntos de manera efectiva”.
Se describen a ellos mismo como “estudiosos de la naturaleza humana”.
Aguerrido
Muchas de estas personas tienen admirables historias de superación, de años luchando contra la adversidad, lo que les permite aprender de las experiencias vividas. Muchos de ellos han lidiado con el fracaso una y otra vez, pero tienen también la respuesta para superarlo.
“Los CEOs parecen impulsados por una fuerte ética de trabajo forjado en la adversidad. A medida que avanzaban en las organizaciones, la actitud sigue siendo la misma: este es mi trabajo, y voy a poseerlo. Debido a esa actitud, son recompensados con más desafíos y promociones”, comenta Bryant.
Equipos de trabajo
En algún momento, la idea de ser un “jugador” que forma parte de un equipo se devaluó en el sector corporativo. Sin embargo, para los CEOs, es una ley. Ellos entienden cómo funcionan los equipos de trabajo y cómo sacar el máximo partido al grupo, dependiendo de las capacidades de cada uno.
Para el subdirector de NYT, esta inteligencia tiene que ver con la capacidad de reconocer las necesidades de los jugadores de tu empresa y la manera de reunirlos en torno a un objetivo común.
Sencillez
No hablamos de la sencillez personal, sino de ser simples en nuestro trabajo. Los altos ejecutivos, así como los clientes, quieren que seas sencillo, que vayas al grano, que seas conciso.
Según Adam Bryant, “pocas personas pueden ofrecer la simplicidad que los jefes quieren. Por el contrario, asumen erróneamente que ellos se sentirán impresionados con una larga presentación de PowerPoint o largos comentarios sobre algunos proyectos.
Los ejecutivos en posiciones de autoridad son claros en decir lo que quieren.
Sin temores
¿Te gustan las situaciones donde no hay una ruta específica o no sabes dónde vas a parar? Esa es una pregunta que todos los grandes CEOs de la historia se han hecho alguna vez en sus vidas. En otras palabras ¿Soy valiente para asumir retos?
A menudo, la toma de riesgos se asocia con los empresarios arriesgando en los negocios, pero la toma de riesgos es un estilo de vida que muchos ejecutivos encarnan y buscan fomentar en los demás.
La buena noticia es que estos rasgos no son genéticos. Están desarrolladas a través de la actitud, el hábito y la disciplina, factores que te ayudarán a convertirte en el mejor líder.

2 comentarios:

Lucia Bonino dijo...

Rodolfo
Admiro a Steve Jobs, y no a Bill Gates.No niego la genialidad de Bill.
Pero porqué creo que Steve fue más innovador?, Bill Gates no tuvo ni tendrá la originalidad de Steve.
Es sabido que Bill copió a Steve, e incluso eran enemigos íntimos.
Bill nunca pudo ni tendrá la innovación de Steve por ejemplo, con las diversas letras que diseñó Steve, fueron MAGNÍFICAS, miles y miles de modelos de letras.
Seguro vio el discurso del Steve en la Universidad de Standford, en ese discurso se devela todo...
Brillante entrada!.
Saludos mentor!

Rodolfo Salas dijo...

Lucía,
Excelente tu aporte porque gracias a ello están dadas las condiciones para que los interesados puedan dar a conocer su opinión sobre los directivos mencionados en esta entrada.
Saludos.