Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

viernes, enero 20, 2012

De emprendedores a empresarios: cómo lo hicieron


Empezaron de cero y hoy manejan empresas con peso propio como ‘Los Grobo’ y ‘Mundo Frizatta’. 

“La caña de bamboo crece en 6 semanas hasta los 20 metros de altura y todos se sorprenden y dicen pero qué fabuloso como creció. Nadie repara que para llevar a cabo ese crecimiento esa planta estuvo 7 años bajo tierra creando sus raíces. Siempre cuento esto cuando la gente me ve ahora y dice cómo llegaste”. El que habla es Tato Roullion, presidente y cofundador de Congelados del Sur, quien ante un auditorio lleno deja en claro que ser exitoso no es cuestión de suerte.
En el marco del Día del Emprendedor Porteño 2011, organizado por el Gobierno de la Ciudad y la Fundación Endeavor en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), Roullion compartió el panel “Experiencias de emprendedores de alto impacto”, con otros exitosos empresarios como Guilbert Englebienne de Globant y Gustavo Grobocopatel, de Los Grobo.
Estos tres hacedores de empresas compartieron sus ´know how' con aquellos que recién empiezan a armar sus sueños, y si algo no faltó fueron consejos crudos y directos, ya que los tres coincidieron en que el mundo de los emprendedores son más los que quedan en el camino que aquellos que llegan.
Al ser consultados sobre qué los llevo a emprender, Roullion fue claro: "definitivamente no es la guita. Emprender una compañía, dedicarle full life y todas las energías que requieren crear una empresa de cero, si es por la plata se frustran en seis meses. Si alguno pensaba hacerlo por la guita sola es una mala noticia para ustedes”.

Hacer el click

Gustavo Grobocopatel, cabeza pensante del gigante agroindustrial ‘Los Grobo’, reconoció que en su caso, y en la mayoría de las historias, “uno nunca sabe qué va a ocurrir con su empresa”.
“Uno va como surfeando una ola, encontrando oportunidades y hace camino al andar. Después el paso del tiempo le permite a uno irse sofisticando un poco más”, aseguró.
“Empecé aprendiendo desde cero cómo regular una sembradora. Con el tiempo me di cuenta que me estaba metido en un negocio muy grande que no es ni más ni menos que alimentar a la humanidad”, rememora.
Guibert Englebienne habla de los comienzos con una sonrisa, aunque reconoce que los primeros pasos de Globant, después de la crisis de 2002, tuvieron poco de gracioso: “Estábamos en un bar con muy poco: la bendición del barman y u$s 500. Con eso pensamos una compañía mirando a largo plazo”.
Años después, y como líder una compañía que lidera las prácticas de desarrollo de productos de software, sostiene que “cada año uno se va dando cuenta que puede hacer más cosas y que la posibilidad de soñar más factible”.
Mirando hacia atrás aconseja “ponerse un objetivo muy grande ya que esto no es una carrera es una maratón”.
Equipos de trabajo

Estos tres hombres están convencidos que sus compañías son lo que son gracias a sus grupos de trabajo. En el caso de Los Grobo, la compañía creció con mucha gente de Carlos Casares, su ciudad de origen, que con el tiempo fue sumando profesionales destacados a distintas áreas que pudieran sumar experiencia.
En el caso de Globant, Englebienne destaca que la firma “ve la empresa de una forma distinta”.
“La compañía busca crear un ambiente ideal para que nuestra gente, en su mayoría de la generación Y pueda florecer dentro de ese marco. Pueden venir a la hora que quieran, disfrazado del Sapo Pepe, hacer sus amigos ahí, tenemos lugares de esparcimiento. Es decir está todo bien mientras lleguen a sus objetivos y los logren cumpliendo toda la reglas de ética”, subraya.
Asimismo, considera que otro de los secretos es hacer que el grupo de trabajo que lo acompaña “se vea parte de un sueño que va más allá de un éxito económico, porque esta generación no viene a trabajar todos los días para incrementar el valor de los accionistas, sino porque ellos quieren hacer algo que tenga un sentido”.
“En mi caso el suceso económico es un resultado, no un objetivo. Me crié en una familia de emprendedores donde siempre estuvo asociado a la noción de libertad de hacer lo que quiera una persona independiente”, explicó.
Entre lo malo de ponerle el hombro a un proyecto que recién empieza, este panel de especialistas, destaca que el tiempo que insume armar una compañía es tiempo que se pierde con la familia, y eso se siente en el día a día.
“Hay puntos difíciles cuando uno se dedica full life. Uno crece y lo que va desarrollando en su vida son un montón de sombreros. Uno es amigo, padre, esposo y ahí entran en conflicto la razón y la pasión”, admite Roullion quien compara el nacimiento de una firma con el nacimiento de un bebé “que depende 100% de los papás”.
Consejos

Gustavo Grobocopatel asegura que este ritmo de vida le sumó “15 kilos de más y diabetes”, pero también lo hicieron aprender. Por ello aconseja a los que recién empiezan a “rodearse de buenos empleados, buenos proveedores, buenos clientes y buenos socios” y asegura que nunca se deben tener “excesivos sueños o visiones desequilibradas con la ejecución”.
“Uno a la noche puede soñar un poquito, pero de día hay que darle al laburo y laburo”, dice seguro.
Por su lado, el hombre que maneja Congelados del Sur dice que para tener un emprendimiento exitoso es necesario tener “pasión, paciencia y pelotas”, mientras que jamás se permitiría “desanimarme o traicionarme”.
Englebienne se suma a este pensamiento y habla de “pensar en grande y éticamente con la sociedad el medioambiente y los clientes”, “formar equipos y liderar desde el costado” y por último llama a “divertirse por sobre todas las cosas”.
Consejos de hombres que llegaron a ver sus sueños hechos realidad. Habrá que tenerlos en cuenta.

2 comentarios:

Lucia Bonino dijo...

Sin dudas Rodolfo, una de las entradas que más me ha complacido leer.
Frases que me impactaron de Gustavo Grobocopate:
1-Uno va como surfeando una ola, encontrando oportunidades y hace camino al andar.
2-Empecé aprendiendo desde cero cómo regular una sembradora.
Saludos Mentor

Rodolfo Salas dijo...

Lucía,
Siempre sos pragmática (vas al grano), las frases que has elegido también me impactaron. Otras, para emprender son: no hay que pensar solo en la guita y que no es una carrera sino una maratón.
Saludos.