jueves, agosto 04, 2011

Saque ese líder que tiene adentro. Claves para mejorar el desempeño

Este artículo es una adaptación del libro "El ejercicio del nuevo liderazgo" escrito por Rodolfo Salas.

Aunque no lo creas todo depende solo de ti. Así que, nos inspiramos: les transmitimos a nuestros colaboradores el por qué de los objetivos que deseamos alcanzar y de qué forma vamos a lograrlo.

Por cierto, existe una pregunta que no se puede dejar pasar por alto: ¿quiénes fueron o son los líderes que más les inspiran?, este interrogante facilitará ordenar el pensamiento sacando a la luz el legado de los grandes líderes, que les servirá para poder conectarse satisfactoriamente. Como fuente de inspiración y a modo de ejemplo, veamos entonces el legado de algunos de los grandes líderes que hemos seleccionado:

  • Madre Teresa de Calcuta.
  • Víctor Frankl.
  • Daniel Goleman.
  • Jack Welch.
  • Fernando Parrado.
  • Nelson Mandela.

Veamos a continuación sus aportes:

Madre Teresa de Calcuta

Obtuvo el Premio Nóbel de la Paz, uno de sus pensamientos para reflexionar fue que sentirse no reconocido, no amado, no protegido, olvidado por todos, pienso que es un hambre mucho más grande, una pobreza mucho más grande, que la de la persona que no tiene nada para comer.

Víctor Frankl

Sobrevivió al holocausto, a pesar que tanto su esposa como sus padres fallecieron en los campos de concentración. Superando las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, descubrió que el hombre puede encontrar una razón para vivir.

Daniel Goleman

Desarrolló la inteligencia emocional que es esencial para adquirir la habilidad de poder conectarse con la gente, a través de saber reconocer los sentimientos propios y ajenos, y saber manejar las emociones. Permitiendo, de tal manera, desarrollar la capacidad de involucrarse, animarse y relacionarse con otros,

Jack Welch

Fue un destacado líder en el mundo de los negocios porque inspiraba a la gente con visiones claras sobre cómo las cosas pueden hacerse mejor, reconocía y recompensaba los progresos de los demás, percibía el cambio como oportunidad y no como una amenaza y tenía una gran capacidad para construir equipos diversos y globales.

Fernando Parrado

Sobrevivió a la tragedia de los Andes, uno de sus pensamientos gira en torno que si bien las empresas son importantes, el trabajo lo es, pero lo verdaderamente valioso está en casa después de trabajar: la familia. Y no se olviden de quien tienen al lado, porque no saben lo que va a pasar mañana.

Nelson Mandela

Estuvo encarcelado durante varios años sufriendo las condiciones más rigurosas, a pesar de ello, estudió y se graduó como Licenciado en Derecho de la Universidad de Londres. Fue el primer presidente de Sudáfrica elegido democráticamente por medio del sufragio universal y, también, recibió el premio Nóbel de la Paz. Su estilo de liderazgo fue de dar siempre el ejemplo, tener visión y claridad en los objetivos, compromiso junto a pasión y una gran capacidad para perdonar.

De lo que hicieron estos grandes líderes, ¿cuáles fueron los aportes que más los han impactado? La respuesta a este interrogante les será muy útil para adquirir la habilidad de conectarse mejor con la gente y lograr que trabaje bien.

¿Cómo puede un líder mejorar su desempeño?

En principio, se considera que las tareas esenciales de un líder son:

  • Conocimiento y habilidades.
  • Facilitar el trabajo de los empleados.
  • Mantener un contacto permanente con ellos para saber si están haciendo bien o mal las cosas.

Veamos a continuación cómo puede un líder mejorar su desempeño:

No pecar de soberbio

Generalmente, los profesionales de diversas carreras universitarias de grado y postgrado, han sido entrenados para ser poderosos y dueños de la verdad. Entonces, es fundamental que el líder deberá escuchar sin soberbia entendiendo que puede tener solo una parte de razón, lo que significa prestar atención a lo que dicen: los clientes, los expertos, los competidores, el gobierno, los empleados y los accionistas. Así, el éxito pasa por la humildad de saber que hay gente que nos puede llegar a enseñar, y a veces mucho.

Transmitir confianza

El líder no puede ser el personaje malo de la serie, debe lograr que los empleados estén motivados y que tengan la suficiente confianza para contarle los problemas del trabajo y personales. Igualmente, hay que reunirse con todos los empleados para contarles como le está yendo a la compañía, y si se corre el riesgo de perder a un cliente, los empleados tienen que saberlo. De este modo, la función de los líderes es lograr que los empleados estén más tranquilos haciendo su trabajo y lo suficientemente informados como para poder hacerlo bien. Reducir la incertidumbre y la angustia de los empleados es lo mejor que uno puede hacer como líder pero se hace comunicando las cosas con claridad. Al lograr el líder saber que es lo que hay que hacer o decir, se puede transmitir confianza que es en definitiva lo que va a hacer que la gente lo siga o no, por más que tenga el supuesto poder.

Saber delegar

La delegación es un concepto de la clásica empresa piramidal, en el que las cosas tienen que pasar por el gerente para después delegar. Pero cuando existe confianza, no se necesita delegar porque cada uno sabe que es lo que tiene que hacer. Sin embargo, una empresa no solo se basa en la confianza sino también en procesos, procedimientos y políticas.

Trabajar en equipo

Buscar a la gente que cuenten con el conocimiento y las habilidades necesarias para el cargo, y después que tengan una visión compartida con el resto del equipo. Por más que sea brillante un empleado siempre hay que preguntarse si se conecta con el grupo y qué le puede aportar en cuanto a sus capacidades.

Coordinar las tareas en el corto y largo plazo

En cuanto a las tareas, no solo hay que estar pensando en el largo plazo sino se tiene claridad con lo que está pasando hoy. Es un trabajo de suma coordinación entre el líder y el equipo, de acuerdo a como está estructurada la empresa. También, la conexión entre lo que es el corto y el largo plazo, tiene que estar en la agenda de trabajo del día a día, y es todo un proceso en el que participan todos.

Gestionar en situaciones extremas

En épocas de crisis, una sola persona tiene que tomar las decisiones, ya que no hay tiempo para pensar ni buscar el consenso. Así, es necesario cambiar el estilo de liderazgo y decir para qué lado se va a ir, lo mejor que se puede hacer es bajar la angustia, mantener la motivación, ser muy claro y expeditivo. Y una vez que pasa el tiempo de crisis, sí volver al diálogo y a las reuniones.

Formación universitaria

Para ser un buen líder, la formación universitaria (grado y postgrado) no se puede dejar de lado pero hay que conocer lo que pasa en el contexto. Y, escuchar al famoso experto que vino del extranjero pero también a la persona de bajos recursos para saber como llegó hasta ahí, y moverse en diferentes contextos con gente distinta entendiendo que es lo que el otro necesita, todo esto es tan importante como lo que se aprende en la facultad.

Para lograr un equilibrio entre el trabajo y su tiempo libre, el líder debe desenchufarse, tratando de disfrutar lo más posible su tiempo libre (familia, deportes o algo que le guste), y cuando se vaya de vacaciones no se olvide de apagar la blackberry y de no llevar la notebook.

Fuente: Revista Management Herald Nro. 92