Experiencias

Rodolfo Salas: Facilitador y potenciador sobre conocimientos de liderazgo, estrategia, marketing y gestión de los negocios.

Fortalezas: Dirigir, inspirar e integrar a otros con una gran energía, Aceptar cambios de forma positiva, Desarrollar relaciones con otros, Ser más visible y Tener un alto grado de compromiso.

lunes, marzo 29, 2010

Liderazgo en tiempos difíciles

En tiempos adversos los buenos líderes y sus equipos siempre sobreviven y se hacen más fuertes. No vale rendirse a la primera porque el entorno es objetivamente hostil y muchos no lo superan. En tiempos de crisis, cualquier crisis, un buen líder tiene claras un puñado de cosas para sobrevivir y tener éxito:

Reconoce la situación de adversidad. La comparte con su equipo y toda la organización que lidera. Habla claro para que le entienda todo el mundo.

Marca objetivos claros. Indica sin ambigüedad hacia dónde hay que empujar para no desperdiciar talento y recursos. El líder es el primero en remangarse. Es muy exigente con los equipos, pero sobre todo con él mismo. Y se hace más visible que nunca para ser un ejemplo y conseguir el compromiso de todos.

No tira nunca la toalla. No renuncia nunca a los objetivos por muy difíciles que sean. Sabe muy bien que si muestra síntomas de debilidad, nadie le seguirá. Resiste y pide resistencia a su equipo.

Siempre respeta a su gente. Por difícil que sean las situaciones, no pierde nunca los papeles. Sabe bien que si no trata con respeto a su equipo, perderá autoridad y, además, se quedará solo.

Da confianza y ‘empowerment’ a los equipos. Y sabe delegar y pedir responsabilidad, porque sabe lo potentes que son los colaboradores cuando tienen espacio para moverse.

Estimula incansablemente hacia el logro. Sabe que así la autoestima de los equipos crece. Busca materializar la visión. Busca y consigue objetivos, y comparte con todos los mejores resultados del grupo para promocionar la excelencia. Nunca exhibe autocomplacencia.

Sabe reconocer y recompensar. Sabe bien que todo el mundo necesita reconocimiento, en cualquier nivel jerárquico. Y sabe que el éste tiene que ser generoso, no cicatero, y que debe guardar proporción con el logro conseguido. Y también sabe que el reconocimiento emocional es, a veces, tan poderoso como el económico. Y es consciente de que si sa sabe valorar a tiempo y con generosidad, tendrá a la gente preparada para afrontar metas aún más difíciles.

Para leer más haz click aquí.

1 comentario:

eleazar eldad dijo...

MUY BUENA ;) ME GUSTA!!



adversiment.com
dozual.com
empresarialchetumal.com
empresarialmexico.com