jueves, octubre 23, 2014

Por qué un escéptico puede ser tu mejor colega de trabajo

Están aquellos que dicen sí a todo, desde la comodidad de agradar al jefe; y están los cenizos, que reniegan sin aportar soluciones. Frente a ambos, los escépticos ponen un punto crítico constructivo.

Quizá en tu compañía tengas que trabajar habitualmente con los típicos ilusos, eternos optimistas abducidos por la empresa –y sobre todo por el jefe– a los que todo les parece estupendo. Pero es posible que también te toque lidiar con aquellos que se instalan en la queja continua. Son los cenizos que lo ven todo mal y que no suelen aportar soluciones, generando un clima laboral insoportable.

En el centro de esta lucha entre optimistas y pesimistas de oficina aparecen los escépticos (constructivos). Ese escéptico como contrapunto –nunca un cenizo o un pesimista– supone un motor de la innovación para aquellos que opinan que demasiada armonía en un equipo de trabajo en el que nada se cuestiona implica, entre otras cosas, una invitación para que los más mediocres se perpetúen.

Ovidio Peñalver, socio de Isavia, cree que en el entorno laboral deben existir también profesionales que hagan de abogado del diablo, "que tengan los pies en el suelo y que sean gente práctica. Aportan la búsqueda de hechos, evidencias e información, ayudan a poner en práctica las ideas y son fuente de prudencia y precaución, además de brindar planes de contingencia".

Lo difícil y valioso no es criticar o cuestionar,
sino hacer propuestas de mejora

Peñalver se refiere a "los roles de Belvin", una clasificación de la fauna laboral que habla de cerebros, investigadores de recursos, coordinadores, impulsores, evaluadores, cohesionadores, finalizadores, especialistas... E implementadores, que son los que Peñalver asocia con los críticos constructivos: prácticos, de confianza, eficientes, que transforman las ideas en acciones y organizan el trabajo que debe hacerse, aunque resulten inflexibles en cierta medida, y algo lentos en responder a nuevas posibilidades.

Optimistas vs. Pesimistas
Marcos Urarte, socio director de Pharos, también valora las diferencias entre optimistas, pesimistas y escépticos: entre los primeros detecta a los "ilusos patológicos", que son aquellos incapaces de concebir que algo pueda ir mal, por lo que no suelen cuantificar los riesgos, ni tener respuestas cuando ocurre algo no previsto por ellos. Urarte cree que estos ilusos "suelen ser unos pésimos gestores, aunque son las personas más adecuadas en situaciones extremas y desesperadas". El experto prefiere a los optimistas realistas, "ya que a pesar de que visualizan unos objetivos ambiciosos y toman las medidas para conseguirlos, también están preparados para asumir escenarios no tan favorables".

Sobre los cenizos, Urarte opina que "es mejor huir de ellos, porque son devoradores de energía y de ilusiones".

Si en una organización sólo se recompensa el escepticismo,
no hay innovación ni avance

El socio director de Pharos opina que "a pesar de que seamos conscientes de lo complicada que puede ser una situación, es imprescindible afrontarla con optimismo. Al final, una de las decisiones que podemos tomar en nuestra vida, es si nos retroalimentamos de forma positiva o negativa. Una espiral de superación o de hundimiento".

Sentido crítico
Finalmente, nos quedan los escépticos. Urarte asegura que éstos son el complemento ideal e imprescindible de los optimistas: "Se trata de personas que maximizan los riesgos y dificultades y, a veces, tienden a minimizar nuestras capacidades para conseguir los retos, pero no los ven imposibles. Tienen la virtud de hacer ver dificultades a los optimistas que éstos no contemplan, y hacerles valorar otros escenarios. Pueden actuar como la conciencia y, a su vez, tienen la capacidad de apuntarse a los proyectos".

Por su parte Jesús Vega, experto en recursos humanos, niega la posibilidad de que un simple escéptico pueda ser constructivo: "Otra cuestión es el espíritu crítico, que implica cuestionar lo que existe, el statu quo, las cosas nuevas o los movimientos del futuro. Pero de este cuestionamiento sólo saldrán cosas positivas si únicamente se aceptan aquellas críticas que vengan acompañadas de una propuesta de mejora".

Vega recuerda que el escéptico ayuda en una organización a analizarlo todo, pero tiene como aspecto negativo que criticar es siempre lo más fácil. "Si el espíritu escéptico se apodera de la cultura y sólo se recompensa ese tipo de escepticismo no se innova ni se avanza, porque lo difícil es proponer nuevas ideas".

miércoles, octubre 22, 2014

Nuevos modelos de negocio en la economía digital

Esta semana tuve la suerte de participar en la mesa redonda: Nuevos modelos de negocio en la era digital en el Liber 2014 junto a Laura Ceballos Watling, Javier Celaya y Eva Guell. Pudimos realizar un interesante análisis sobre la evolución del e-commerce y de los modelos de pago en la era digital y reflexionamos juntos sobre las nuevas tendencias y oportunidades de la venta de contenidos a través de la red que están al alcance de los profesionales del mundo editorial.

Internet, las tecnologías disruptivas y la nueva economía digital han impactado en toda nuestra sociedad, transformando instituciones, ciudades, la educación, la medicina, el transporte, el sistema financiero, el trabajo, la democracia, la seguridad… , es lo que llamamos la era de la inteligencia conectada. Y por supuesto, están transformando los modelos de negocio de la mayor parte de los sectores empresariales.

En concreto, el sector editorial y de contenidos ha sido uno de los que mayor impacto ha tenido la revolución digital y gracias al estudio dosdoce.com pudimos debatir los nuevos modelos de negocio que el sector de los contenidos está experimentado y que pueden aplicarse a la mayor parte de sectores económicos en la nueva economía digital:

1. Micropagos
Pago por una transacción de un producto o servicio como el pago de contenidos fraccionados como Slicebooks.com que permite descargar capítulos o eChapters , con una plataforma de autoedición para editores o autores a la vez que permite reeditar, transformar, fragmentar o combinar.

2. Pago por consumo / Pay per View
Pago por lo visto, consumido o utilizado con ejemplos como Wuaki o Netflix, plataforma de películas que en 2013 contaba con más de 32 millones de suscriptores y en 2014 ha captado 2,25 millones. Medici.tv plataforma para la visualización de óperas y conciertos, Next Issue Media plataforma de revistas digitales u OYSTER con más de 100.000 libros.

3. Suscripción
Pago recurrente por un uso o compra del producto o servicio como GameFly, el Netflix de los videojuegos, por 15€ al mes pueden finalizar un juego o 22€ por dos juegos. SPOTIFY con 40 millones de usuarios y 10 millones de pago por suscripción por 10€ mes o modelo Freemium/Premium de 10 horas al mes gratis. ElFINANCIAL TIMES dispone de 665.000 suscriptores de los 2/3 son digitales o NEW YORK TIMES con 800.000 suscriptores del diario en papel. En 24SymbolsNubico o Kindle Unlimited se paga una suscripción mensual o anual en torno a 9€ al mes por la compra de libros digitales.

4. Membresía
Modelo de negocio basado en el sentido de pertenencia como un club o comunidad. El pago de suscripción incluye no solo el producto sino servicios o privilegios adicionales como los ofrecidos por las publicaciones digitales Pando sobre noticias tecnológicas o SLate sobe actualidad política.

5. Freemium-Premium
Es el modelo de negocio por excelencia en las Redes Sociales, dónde existe una parte de contenido y servicios free y otra de pago como en LinkedInWomemaliaFLickrDropbox, , iCloud. También videojuegos como Angry Birds o Star Wars han utilizado este modelo de negocio.

6. Publicidad insertada
Es una variante del modelo Freemium, consistente en que la parte gratuita contiene publicidad. En el caso de Ebookplus el autor cobra el 35% de la publicidad insertada en los libros ofrecidos gratuitamente.

7. Acceso Abierto
El acceso abierto u Open Acces (OA) ha representado el 50% de los artículos de revistas académicas publicados entre 2008-2011 en la mayoría de países.

8. P2P – MOOCs
Este modelo es parte de la economía colaborativa, el intercambio entre iguales. En el caso de la educación, los MOOCs (Massive Open Online Course) han tenido un fuerte despliegue como Khan Academy con 70 millones de lecciones escolares y más de 2.500 tutoriales en Youtube y 1 millón de alumnos al mes. Otros ejemplos en otros sectores como UberCabifyzypcarBlablacar o Airbnb.

9. Otros modelos de negocio más innovadores como:

Paga lo que quieras o donación como leedona.com dónde pagas lo que quieres por leer. Bundle u oferta de paquetes de productos o servicios como Humble Bundle paquetes de juego.

Crowdfunding como las plataformas KickstarterVerkami Lanzanos. Existen 344 mill de hogares dispuestos a realizar pequeñas inversiones en negocios de crowdfunding . En 2013 se financió en todo el mundo 1,2 millones de proyectos.

Gamification como modelo de negocio que incrementa la conversión y fidelización como Autodesk que incrementó el 40% el uso y el 15% la fidelización. Según Gartner, en 2015 más del 50% las organizaciones que administran procesos de innovación utilizarán gamificación.

Ecommerce. Según Paid Content el 39% de los lectores compran en las webs de las editoriales y el 25% en páginas de autores. Los fabricantes de cualquier sector deberán crear sus propias plataformas de comercio electrónico. En España, en 2013, tenemos un 70% de penetración de Internet, 35% de los internautas compran online y 85.000 tiendas online con un 20% de visitas a través del móvil; más del 50% del crecimiento.

Autoedición. La autoedición creció un 79% en un año en Reino Unido. Book Country fue uno de los primeros casos de gran editorial que crea su propia plataforma de autoedición así como Amazon Kindle Direct Publishing o Bubok, plataforma de autoedición online que permite editar, publicar y vender libros bajo demanda, tanto en formato papel como digital.

Big Data. La publicidad online no genera suficientes ingresos como para sustentar el negocio de las publicaciones por lo que los modelos de big data pueden ser una buena fuente de ingresos para ellos.

Prosumer. First to Read invita a los lectores a leer las “galeradas” digitales de lo que van a ser las siguientes novedades editoriales y en Red Lemonade los propios lectores pueden guiar el curso de un libro mediante sus recomendaciones y comentarios.

En resumen, la conclusión de nuestro debate fue que para competir en este nuevo entorno altamente competitivo y globalizado debemos mantener una búsqueda constante en:

1. Un excelente conocimiento de tus clientes.
2. Un innovador servicio de atención.
3. Una extraordinaria experiencia del cliente, co-diseñada con él.
4. Una mayor flexibilidad, conexión y transparencia de las empresas.
5. Unos empleados más formados en las nuevas profesiones digitales y más empoderados.
6. Un nuevo liderazgo más abierto.

Es necesario acelerar el proceso de transformación digital  de las empresas españolas para situar al cliente en el centro, reimaginando la experiencia de un cliente global y creando nuevos modelos de negocio más relevantes para los mercados actuales.  No olvides que el nuevo cliente en su adaptación al mundo digital opta por definirse como un miembro activo, formado digitalmente y conectado en la relación comercial.

Puedes descargarte gratuitamente el estudio “Nuevos modelos de negocio en la era digital” en la web dosdoce.com los siguientes formatos:
Formato PDF
Formato ePub (Apple, Android, Google Play, etc.)
Formato Mobi (Amazon Kindle)

Y puedes descargarte también gratuitamente el estudio Vademecum Profesiones Digitales 2014 en la web de inesdi.com

Joana Sánchez. Presidenta Incipy, Innovación y Estrategia Digital. Presidenta Inesdi, Digital Business School

martes, octubre 21, 2014

La clave para ser un líder

El liderazgo es una característica que se repite una y otra vez en las solicitudes de empresas e instituciones. Las investigaciones han demostrado que un liderazgo efectivo ayuda a que los equipos trabajen mejor, logren sus metas de manera sostenida en el tiempo y mantenga una alta motivación de sus colaborares. Con tantos beneficios es más fácil comprender cómo han proliferado los programas que invitan a convertirse en un verdadero líder, pero ¿funcionan?
Lo primero que debemos tener presente es que el liderazgo no es una habilidad en particular, sino un conjunto de competencias que interactúan con una orientación común. Atributos como la comunicación efectiva, la capacidad de negociar y la gestión de personas, colaboran a alcanzar un desempeño que puede ser considerado propio de un líder.

¿Pero cuál es la clave para ser un líder? Si bien existen innumerables libros y enfoques respecto al tema, personalmente creo que hay un factor en particular que resulta clave para ser un líder. Y esa dimensión crucial dice relación con encontrar aquello inequívoco, es decir, eso que pareciera ser para lo que hemos sido hechos.
Cuando encontramos nuestra pasión, aquello que nos lleva a poner todo lo mejor de nosotros para que las cosas ocurran, entonces liderar es algo sencillo, es una entrega que motiva y contagia, que otorga sentido a cada cosa que se hace, porque en ese acto no se está jugando algo sin importancia, por el contrario, está la vida misma puesta al servicio de un sueño mayor. Cuando eso ocurre, liderar es un resultado que surge casi de manera natural.

Muchas técnicas de liderazgo se pueden entrenar y, por suerte, son cosas que podemos aprender e integrar a nuestro estilo natural, pero la motivación y la pasión en lo que hacemos es algo que no podrán enseñarnos en ninguna parte, sino que surge de nosotros mismos, de aquel descubrimiento fantástico de encontrar un sentido a nuestros días haciendo aquello que ha sido develado frente a nosotros como un verdadero tesoro.
Si estás en proceso de aprender a ser un mejor líder, puede ser un buen inicio el descubrir aquello que enciende tu motivación y hace que toda hora sea un excelente momento para crear y avanzar en aquello que queremos concretar en nuestras vidas. 

No es viable ser líder de otros si primero no hemos aprendido a ser líderes de nosotros mismos, a liderar nuestros propios anhelos e inspiraciones, si aún no somos capaces de sacudirnos de las maquetas que nos dijeron que eran las correctas y comenzar a hacer aquello que ha sido pensado para nosotros, eso inequívoco que despierta todo lo necesario para liderar incansablemente el cumplimiento de cada una de las ideas que se han alojado en nuestra mente, y por las cuales estamos dispuestos a poner nuestras energías para lograrlo.

¿Cuándo vas a comenzar a liderarte a ti? 

lunes, octubre 20, 2014

Reinventar la innovación: los 4 factores del modelo Innovared

Todos sabemos que la principal prioridad empresarial es innovar, por qué el dilema es muy simple: innova o muere. Pero, no se innova en innovar. Cada día en nuestras empresas podemos apreciar  como la cultura se desayuna los bienintencionados discursos y procesos que los altos directivos han puesto en marcha para innovar.  O cómo los procesos de innovación en su funcionamiento afectan de forma muy pobre en la Capacidad Innovadora de la empresa, por qué los procesos de innovación van por un lado y la innovación real por otro ¿Reinventamos la innovación?
Olvidémonos de lo que conocíamos de la innovación no por que no sea útil, sino por qué claramente es insuficiente.  La innovación no es tanto un proceso o conjunto de tareas ordenadas como una estructura neuronal compleja de aprendizaje y conversaciones que forma parte de la cultura de la empresa.
¿Qué se entiende por innovación?
Ya entendimos que la  innovación no era hablar de nuevos productos, sino que era explotar bien ideas pues tal como nos decía la  tercera edición del Manual de Oslo, había cuatro tipos de innovaciones: de producto, de proceso, marketing/comercial y organizativa.
Hemos ampliado el  objeto de la innovación, pero, no hemos entendido cual es el funcionamiento del proceso de innovación ya sea para la innovación continua o la radical. Se ha hablado mucho de empuje de la tecnología, de empuje de la demanda, se hablado mucho de la innovación en laboratorio, de la I+D, de la innovación basada en el empleado y en sistemas Funnel, las empresas han aprendido a desplegar procesos, responsables y sistemas que sistematicen estos procesos…. Y más recientemente se ha empezado a hablar más de otras modalidades de innovación cómo la Hibridación, el Design Thinking o la Innovación abierta…. Pero, la Cultura se desayuna con más o menos esfuerzo este tipo de procesos,… y difícilmente ocupan el lugar estratégico que deberían ocupar, para desesperación de los que lo impulsaron.
Se habla mucho y muy bien de la innovación pero en las empresas en un asunto irrelevante. Por ello muchos directivos y empleados piensan que es un concepto vacío de impacto organizativo, pero no lo declaran por qué en fondo saben que su supervivencia depende de ello y en silencio se plantean ¿Si el proceso de innovación no funciona como podemos hablar de innovación?. ¿Cómo es que algunas áreas organizativas o empresas más innovadoras lo hacen sin modelos de innovación? Y algunos de ellos concluyen que  las empresas innovan al margen o a pesar de los procesos de innovación.
Sobre la complejidad de la innovación: la organización neuronal
Los modelos lineales (el impulso tecnológico, el tirón de la demanda,…) o incluso los denominados modelos mixtos están bien para hacer clases en la universidad o quizás para explicar parte de lo que pasa en alguna industria, pero son difíciles que puedan ser explicativos del día a día de la mayoría de nuestras empresas y de su actividad innovadora
Pero debemos de dejar de concebir la innovación sólo cómo procesos que se caracterizan por ser secuenciales y ordenados que afectan a unas pocas personas: innovar es un proceso de gestión de talento en red que afecta a toda la empresa.
Debemos entender que el proceso creativo, el proceso de innovación y los procesos de gestión del talento están confusamente relacionados, debemos entender que el éxito “innovador” depende de variables que potencian la inteligencia colectiva y capacidad de aprendizaje de la organización y que esto depende más de los estilos de liderazgo transformador, del intraemprendimiento de las personas que la componen  y del modelo cultural que del procedimiento o del software que escojamos para potenciar la innovación.
Debemos entender que la Capacidad Innovadora real de nuestra empresa es “otra cosa” lejana y mucho más compleja que los procesos de innovación que hemos implantado describen y que en algunas ocasiones más que ayudar la perjudican (pues señalan a unos pocos como responsables de la innovación)
La inteligencia colectiva y el aprendizaje colectivo que crean la innovación es fruto de la conexión, la colaboración y de las conversaciones que se producen en la red interna y externa (innovación abierta). Debemos concebir los procesos de innovación cómo procesos neuronales de gestión de talento y debemos gestionar la innovación mediante arquitecturas de redes  de tipo cultural mediante la interconexión de nodos son capaces de conseguir la inteligencia, el aprendizaje y finalmente innovación.
Aprender como innovar: Los cuatro pilares
Construir una empresa con Capacidad Innovadora consiste en potenciar cuatro pilares fundamentales:

1. Liderazgo Transformador: Los líderes con sus estilos de gestión son los que crean la Cultura innovadora, los que provocan que se innove en el día a día, los que aseguran que el talento de cada uno de los empleados está dirigido no sólo a conseguir los resultados sino también a crear y mejorar nuevas formas de hacer las cosas.
Estos directivos son los que impulsan a los intraemprendedores que son  potencian la innovación disruptiva en el día a día y potencian actitudes de mejora en todos los empleados, todos ellos los verdaderos protagonistas de la innovación.
A menudo sabemos que sólo con el hecho de contratar líderes innovadores, especialmente altos directivos,  las empresas son innovadoras, pues la innovación es inherente al liderazgo y se expande como un virus. El líder transformador crea cultura innovadora.
2. Cultura Innovadora: la cultura son conversaciones y un clima emocional que crea las condiciones para que los “nodos” intercambien ideas y aprendizaje, para que la que la innovación sea posible. La innovación empresarial es sobretodo un tipo de Cultura que genera innovación. Tener culturas innovadoras implica que la innovación se produzca por todos los componentes de la organización sin necesidad de planificar. La cultura innovadora genera comportamientos innovadores y valores organizativos que facilitan la creatividad y la innovación. Estos comportamientos los podemos señalar, medir y sistematizar, los podemos promover y asegurarnos que son conocidos por todos, o podemos dejar que permanezcan .
Las empresas con Cultura Innovadoras buscan sus propios sistemas o procedimientos para cambiar, adaptarse e innovar, aunque también pueden tener Procesos de Innovación más estandarizadas cómo los que vamos a explicar acontinuación, pero en cualquier caso acaban innovando.
3. Procesos de Innovación: Aquí entrarían todas las herramientas y técnicas que las empresas utilizan específicamente para innovar que van desde herramientas de generación de creatividad (benchmarking, plataformas de conversación con clientes, socios/proveedores,…), herramientas creativas donde se producen inventarios de ideas/ proyectos las ideas (Funnel sistemas presupuestarios con ROI,..), cómo se gestiona el proceso de Gestión del cambio o innovador (7 herramientas de innovación, Design Thinking…), como se estructura y organiza (los responsables de proyectos de innovación disruptiva o continua) o cómo se mide y cuáles son las métricas de la innovación. Aquí  podríamos incluir otros aspectos como los relacionados con el I+D o con sistemas de gestión como el Lean,…
Cada proceso debe estar adaptado a las necesidades de cada área organizativa y de cada organización debe elegir bien las herramientas/procesos aspecto clave para el éxito.
4. Sistemas de Gestión en Red 2.0.: Por su importancia nosotros hemos preferido separar los procesos de Gestión de Talento en Red de los Procesos de Innovación, pues creemos que es una nueva forma de entender y gestionar el talento y la organización que provoca cultura innovadora, aunque el objetivo pueda no ser la innovación.
Así por ejemplo las comunidades participativas cuyo objetivo es básicamente comunicativo o las comunidades de aprendizaje/práctica cuyo objetivo es el aprendizaje son comunidades aparentemente apartadas del proceso innovador pero que en realidad en la medida que generan intercambio de ideas y prácticas y crean inteligencia colectiva y aprendizaje organizativos son elementos fundamentales de la Cultura Innovadora y de la nueva forma de entender la organización del Siglo XXI y de entender la innovación.

Aunque aparentemente no hay modelo secuencial donde este tipo de gestión en red conduzca a la innovación ya sabemos de la complejidad de la innovación que actúa más cómo un modelo neuronal complejo que afecta a la cultura y finalmente a los resultados y al día a día de la organización. No obstante podemos y debemos configurar y reconducir estas redes para asegurar el proceso creativo e innovador, mediante comunidades creativas, de mejora o de innovación. 

domingo, octubre 19, 2014

Una experta profesional en descubrir mentiras revela todos sus secretos

"Cada 10 minutos una persona dice 3 mentiras... o más", dispara Rita Karanauskas, autora del libro "Cazamentiras". En una entrevista, contó todos los trucos para descubrir engaños.

¿A quién no le gustaría tener la capacidad de reconocer a una persona que está mintiendo?. Claramente, ¡a todos!. Rita Karanauskas es experta en comunicación no verbal. Se capacitó con Paul Ekman, una autoridad mundial en la ciencia de la lectura de gestos faciales y microexpresiones, y quien es consultor científico de la famosa serie televisiva "Lie to me" ("Miénteme").

Colombiana de origen lituano, complementó sus estudios de detección de mentiras con reconocidos instructores del U.S. Marshals Service Training Academy, en Estados Unidos. Además, es autora del libro "Cazamentiras", donde explica las técnicas que utiliza para descubrir engaños.

"El tema de la mentira es universal. ¿A quién no le interesa saber que le están mintiendo? Es un tema muy interesante. La mentira se ve en la cara", afirma Karanauskas en una entrevista con Infobae.

La especialista explicó que su tarea como "cazamentiras" es identificar posibles señales de engaño, que luego hay que validar con evidencia adicional. El lenguaje corporal o los gestos del rostro pueden contradecir lo que se está afirmando verbalmente. De allí, la importancia de no quedarse sólo con las palabras, si no analizar la situación y la actitud en conjunto.

"Todos nos delatamos con nuestros gestos. Las personas no son 'per se' mentirosas: dicen mentiras. Lo importante es saber mirar", indicó. Los "cazamentiras" se preparan y aprenden técnicas para detectar engaños.

"Estas técnicas son estudiadas por quienes trabajan con el FBI y con la policía. Yo llevé eso a la vida cotidiana, a las mentiras diarias", declaró. "Veo señales de alerta, que luego los fiscales confirman a través de preguntas para poder llegar a la verdad. Le digo al fiscal que haga preguntas a partir del texto que leo o del análisis de un video de la persona. No necesito usar polígrafo (un aparato que detecta las mentiras). Mi polígrafo son mis ojos", contó.

Karanauskas afirmó que numerosos estudios aseguran que una persona dice 3 mentiras cada 10 minutos. ""Tenía el celular apagado", "te ves muy bonita", "me quedé atracada en el tráfico"... Se llaman mentiras piadosas, no causan daño y son un bálsamo social, aunque técnicamente también son mentiras".

Pero, ¿cuáles son las señales de alerta a las que hay que estar atentos para detectar una mentira? A continuación, Karanauskas las revela:

1. Evasividad en la respuesta:
"¿Comiste las galletas que dejé esta mañana en el plato? Una respuesta honesta sería: "Sí, me las comí", o "No, no me las comí". Cualquier respuesta diferente se considera una señal de alerta. Por ejemplo: Una respuesta no honesta es típicamente evasiva: "¿Galletas? ¿Cuáles galletas?", "¿Qué estás pensando de mi?", "¿Por qué piensas que fui yo la que se comió las galletas?" o "¿Ehhhh?... hmmmm".
2. Tiempo de respuesta a una pregunta:
"¿Te llamas Soledad?" El tiempo de respuesta a ésta pregunta debería ser mínima, teniendo en cuenta que es una pregunta simple y lógica, que no exige esfuerzo de memoria o pensamiento. Si esto no sucede, se considera una señal de alerta, por ejemplo, en el caso de una persona con varias identidades.
"¿Cómo te ves dentro de 10 años?" En cambio, ésta pregunta no debería tener una respuesta inmediata ya que exige un proceso de pensamiento y reflexión de por medio. En este caso, una señal de alerta es, al contrario del caso anterior, recibir una respuesta inmediata.
3. Variaciones en la voz:
La persona suele acelerar el ritmo de sus palabras y bajar la voz en el momento en el cual está mintiendo. Inclusive, hasta puede taparse la boca con sus manos.
4. Lenguaje corporal que contradice las palabras:
Un ejemplo: "¿Vas a ir a la fiesta?" Las palabras dicen sí, pero la cabeza "dice" no.
5. Cambios súbitos en el lenguaje corporal:
Cuando una persona está relajada tiene un lenguaje corporal que le es propio, esto se llama línea base. Por ejemplo, el individuo se sienta de forma relajada, con los brazos cruzados, y hace contacto visual. Supongamos que le pregunto:"¿Tú sabes en dónde está el contrato que dejé anoche sobre el escritorio?". De forma inmediata, la persona cambia completamente su postura corporal: se rigidiza, abre sus brazos, se acomoda en la silla y baja la mirada. Esto sucede de forma muy rápida y no más de 4 segundos después del estímulo o pregunta amenazante. Por ello, se considera que es una señal de alerta.
6. El lenguaje corporal no es congruente con el sentimiento que la persona dice tener:
Por ejemplo, alguien dice estar triste, pero su tono de voz es demasiado fuerte, habla demasiado rápido, su caminar es veloz, sus palabras son demasiado positivas: todas estas manifestaciones no son propias de alguien que manifiesta un sentimiento de tristeza. 

sábado, octubre 18, 2014

Nuestras trampas mentales y cómo superarlas

Tengo una mala y una buena noticia, como en los chistes. La mala, tu mente te engaña. La realidad la observas con unas gafas que llevan unos determinados filtros. Dichos filtros hacen que ante un mismo acontecimiento (un cambio, una mala noticia o un ruptura), haya personas que lo contemplen como una maravillosa oportunidad y otros, que se ahoguen en un vaso de agua. Los filtros son tan potentes, que actúan como trampas, que nos atrapan y que nos introducen en emociones no siempre agradables. Por eso, dependiendo de tus filtros o de tus trampas, sufrirás o disfrutarás con lo que haces. Ya lo hemos dicho: la mente es capaz de engañarse a sí misma hasta jugando al solitario.

Ahora bien, la buena noticia es que eres capaz de cambiar los filtros y contemplar la vida de un modo más amable. La realidad no puedes modificarla (si te han despedido, te han despedido; si te han abandonado, te han abandonado…), pero sí puedes modificar la interpretación de la misma y, con ello, transformar tus emociones (tengo oportunidad de comenzar un proyecto de trabajo que me ilusione o existen nuevas experiencias en el amor que puedo comenzar a vivir…). 

En definitiva, puedes escaparte de tus propias trampas, aunque no sea fácil, como ya decía el gran Albert Einstein:

¿Qué sabe el pez del agua en el que nada toda la vida?

Es difícil pero no imposible. ¿Cómo puedes hacerlo? Cada vez que te asalte un pensamiento negativo, recapacita en qué trampas estás cayendo. En la medida que conozcas tus trampas mentales, podrás distanciarte de ellas. Es decir, si te viene a la mente: “Siempre me pasa a mí lo peor” en vez de introducir más leña al fuego y enfadarte con lo que te ha sacado de quicio, toma distancia y observa que estás generalizando. “¿Seguro que siempre te pasa lo peor? ¿Nunca te ha ocurrido nada bueno?” Verás que no es cierto. Que hay cosas buenas y otras no tan positivas. Pero la generalización te aleja de la realidad, te impide ver otras cosas más amables y lo que es peor, te puede llevar a emociones incómodas. Pues bien, veamos algunas de las famosas trampas con algún ejemplo y hagamos una tabla de gimnasia mental para alejarnos de ellas, como dice mi socia Marta Romo.

  • Generalizar (siempre, todo, nunca…). Aquí se enmarcan las frases de tipo “Nunca me hablas cuando ves la televisión”, “Mi jefe siempre me ignora”, “O todos los italianos comen pasta dos veces al día”… Puede que sea habitual, pero seguro que hay ciertas excepciones.
  • Etiquetar antes de conocer. “Los españoles son toreros” o “Las rubias son tontas”,  además de generalizar se está etiquetando y está claro que es erróneo, aunque por supuesto haya españoles toreros y rubias con poco cociente intelectual.
  • Catastrofismo. Cuando anticipamos cualquier acontecimiento de un modo negativo. Una frase habitual está relacionada con ¿Y si?...  “¿Y si va mal toda la fusión?”, “¿Y si me equivoco?”… Date tiempo para comprobarlo y para equivocarte, pero no te agobies anticipadamente.
  • Leer el pensamiento de otros. “Seguro que ha pensado que soy un desastre”. Aquí es cuando se hace alarde de vidente o de echador de cartas. Imaginamos que los otros piensan de nosotros cosas peores de lo que realmente ocurre. También puede ser al contrario, si caemos en un cierto narcisismo. En cualquier caso, es presuponer y sufrir si es algo negativo.
  • Dramatizar. En este apartado se encuentra cualquier exageración del tipo “Todo ha sido horrible” o la queja constante. He visto auténticos profesionales que dramatizan para llamar la atención y lo que consiguen es generar emociones incómodas a su alrededor y a ellos mismos.
  • La hiperresponsabilidad. Caemos en esta trampa cuando nos sentimos los salvadores del planeta y creemos que nuestro mundo no puede continuar sin nosotros. “Yo soy quien debo hacerlo todo”, “Necesito tenerlo todo absolutamente controlado porque si no, ya se sabe…” El agotamiento que genera para uno mismo esta trampa es considerable.
  • El mundo del debería. Aquí sustituimos el deseo como una obligación que, además, nos hace sufrir:  “Debería continuar esta relación”… en vez de reconocer que “necesito continuar esta relación”. Cuando hablas de lo que realmente necesitas, te sientes más fuerte para asumir tu decisión.

Como verás, hay trampas de todos los colores. En el fondo, una trampa es cuando generalizamos la realidad (“siempre tengo mala suerte”), la distorsionamos con interpretaciones extrañas (“la gente piensa que soy raro”) o porque solo contemplamos una parte de ella (“a nadie le ha gustado la conferencia”). Si eres capaz de observar tu trampa mental y de aterrizarlo, serás capaz de sufrir menos y, por tanto, de ser más feliz. Sin duda, es un buen deporte para practicar. 

viernes, octubre 17, 2014

Cinco tecnologías que cambiarán el modo de viajar

Facturar con el 'smartphone', paredes interactivas y mayordomos-robot.

El proceso de viajar se rendirá a la tecnología en el futuro. Como evidencia, un dato del presente: el 77% de los pasajeros de avión utilizaría tecnología wearable, según una encuesta de SITA. El estudio El futuro de los viajes en el 2024 de Skyscanner, cuya tercera parte se presentó el lunes, apunta hacia iniciativas que ya empiezan a ser reales como las etiquetas digitales o las habitaciones de hotel personalizadas. No es lo único: aquí van cinco tecnologías que cambiarán nuestro modo de viajar.

Facturación rápida: El aeropuerto de Schiphol ya tiene a disposición de los pasajeros puestos de auto check-in para facturar su maleta sin necesidad de esperar colas en los mostradores habituales. Esa es la realidad que empieza a incorporarse en algunos aeropuertos y que evolucionará hasta puntos insospechados. British Airways y Microsoft ya están probando conjuntamente etiquetas de equipaje digitales, personalizadas y activadas por smartphone, que eliminarán las etiquetas y tarjetas de embarque impresas. ¿Miedo a perder las maletas? Estas etiquetas pueden ser predefinidas con información sobre los detalles del vuelo y el destino del equipaje, y gracias a la tecnología, ser escaneadas y poder visualizar el recorrido de la maleta por la terminal.

Adiós a los pasaportes: La segunda fase del informe de Skyscanner señalaba que las tarjetas de información biométrica sustituirán a los pasaportes e identificarán a los pasajeros para confirmar que realmente no entrañan ningún riesgo para la seguridad. Esto ahorrará tiempo a los viajeros y acabará con las temidas colas de los aeropuertos. También se utilizarán programas de reconocimiento facial para detectar expresiones o movimientos corporales que puedan indicar un nivel elevado de estrés en niños y así acelerar los trámites, la posible existencia de artículos de contrabando o una amenaza para la seguridad. ¿Y el control de equipaje de mano? Ya se trabaja en una nueva generación de escáneres corporales con láseres moleculares que examinarán a pasajeros y maletas en milésimas de segundos.

Escaparates virtuales: Quédense con las palabras transtailing un nuevo formato de comercio minorista en áreas de tránsito y phygital una mezcla de técnicas minoristas físicas y digitales porque dominarán las técnicas de compras en el aeropuerto. Como apuntar a los productos de un escaparate con el smartphone para adquirirlos. Adidas y Forever 21 ya han instalado este tipo de escaparates y las estanterías virtuales de Tesco en las estaciones de metro fueron la antesala a las que existen en el aeropuerto de Gatwick. El futuro pasa por experiencias que parecen de ciencia ficción como las interfaces o guantes hápticos que permiten experimentar sensorialmente el tacto o el olor de un producto.

Habitaciones únicas: Las habitaciones de hotel estarán dominadas por la personalización. Desde paredes interactivas que reproduzcan películas, visualicen llamadas de Skype y propicien los espacios de trabajo privados, hasta almohadas con dispositivos electrónicos integrados para conciliar el sueño y cajas de luz para ajustar la descompensación horaria del jet lag. En el baño, le aguardarán duchas con agua impregnada de vitamina C e impresión 3D de las amenities que requiera.

Mayordomo-robot: Starwood acaba de dar empleo a A.L.O., un robot que cumple las funciones de un mayordomo. El empleado se ha sumado a las filas del hotel Aloft Cupertino del grupo, y en los próximos meses se sumarán más a otros hoteles de la cadena. El robot al que no le falta detalle, con uniforme con cuello de vinilo y etiqueta identificatoria hace entregas en las habitaciones y cuenta con una pantalla táctil que permite interaccionar con el cliente.