domingo, noviembre 23, 2014

¿Será el 'big data' el Gran Hermano de las ciudades?

Permite saber a qué hora se acuestan los ciudadanos, cuánto contaminan o qué tipo de bombillas usan.

El 4% de los habitantes de Manhattan se van a dormir antes de las 19:30 horas entre semana, mientras que sólo un 6% apaga las luces pasada la medianoche. Si quiere saber más datos del ritmo al que vive Nueva York, el investigador Steven Koonin es su hombre. Su cámara infrarroja apunta a las ventanas de miles de edificios situados junto al East River y detecta 800 graduaciones de luz, lo que le permite determinar a qué hora se va a dormir la gente, qué tipo de bombillas usan y hasta cuánto contaminan sus edificios.

Además, ha montado sensores de sonido sobre postes de alumbrado público y fachadas de edificios, lo que le permite medir el ruido. Ex subsecretario de Ciencia del Gobierno de Obama y director del Centro para la Ciencia y el Progreso Urbano de la Universidad de Nueva York (NYU), Koonin está a la vanguardia en lo referido a cuantificar la vida urbana.

Las empresas tecnológicas usan el big data para tomar decisiones de negocios y mejorar la experiencia de sus clientes. Ahora, los investigadores están llevando este campo a la esfera pública, con la intención de mejorar la calidad de vida, ahorrar dinero y comprender las ciudades de formas antes impensables. "Es como cuando Galileo apuntó el telescopio a los cielos por primera vez", dice Koonin. "Es una forma completamente nueva de ver la sociedad".

Privacidad y conocimiento
Las investigaciones generan dudas sobre el equilibrio entre privacidad y eficiencia. Las redes municipales de sensores ofrecen oportunidades, pero también implican riesgos. Algunos temen que los beneficios del big data puedan perderse si la gente coge miedo a ser monitorizada.

El centro de NYU, que recibe millones de dólares en financiación por parte de Microsoft, IBM y la ciudad de Nueva York, es uno entre un puñado de nuevas instituciones que afrontan proyectos relacionados con el big data. En las próximas semanas, la Universidad de Chicago instalará decenas de soportes en los postes de alumbrado de la ciudad. Cada uno contiene 65 sensores que buscan capturar datos sobre el medio ambiente o el tránsito de peatones.

La instalación está financiada por una subvención federal y donaciones de Qualcomm, Cisco y otras empresas. "Es como un Fitbit para la ciudad", dice Charlie Catlett, director del Centro Urbano para Computación y Datos de la Universidad de Chicago.

Ciudades eficientes
Estos proyectos se suman a los esfuerzos del Gobierno por usar datos para incrementar la eficiencia de las ciudades. En Houston, por ejemplo, se rastrean los smartphones para saber las calles donde hay atascos y sincronizar los semáforos. Son proyectos en etapas iniciales, pero generan polémica. "Este tipo de invasión es una espiral difícil de detener", dice Bob Fioretti, candidato a alcalde de Chicago, sobre el proyecto de su ciudad.

El propio fiscal general de EEUU, Eric Holder, señaló hace poco los peligros del llamado control preventivo. Los policías de Los Ángeles y Chicago están usando registros de datos delictivos para predecir dónde surgirán los delitos. La meta no es vender productos ni espiar a la gente, sostienen los académicos, sino mejorar la calidad de vida y el conocimiento sobre cómo funcionan las ciudades. Conocer los niveles de contaminación de cada barrio puede ayudar a las familias a elegir dónde vivir, pero también puede tener un enorme valor económico.

El precio de los inmuebles podría subir en zonas con bajos niveles de polución y los comerciantes podrían usar datos sobre el tránsito de peatones para elegir las ubicaciones más rentables para sus negocios.

Los investigadores esperan que los beneficios de la tecnología conquisten a un público receloso de la vigilancia. "Esto es lo inverso al Gran Hermano", dice Catlett, de la Universidad de Chicago. "Si piensas en el Gran Hermano como en la ciudad observando a la gente, esto es la ciudad publicando datos para que la gente pueda observarla". 

sábado, noviembre 22, 2014

¿Es ésta la nueva forma de interactuar con el PC?

Con el ordenador Sprout y su nueva tecnología de impresión 3D, HP apuesta por mezclar el mundo digital y real. Es un giro inesperado que podría abrir un nuevo camino para la informática. 
Los cambios significativos en la forma de interactuar con los ordenadores se pueden contar con los dedos de la mano. En el principio los ordenadores leían las primitivas instrucciones a partir de tarjetas perforadas, programas codificados en puntos de un papel que había que insertar en un lector. La llegada de la pantalla y el teclado dio paso a la línea de comando. Ya no era necesario utilizar un elemento físico cada vez que se quería ejecutar una instrucción.
En la década de los 80 se dio un nuevo salto, tal vez el más significativo. Llegaron las interfaces gráficas y el ratón como método de control. El PC dejó de ser un dispositivo complejo, destinado a departamentos de contabilidad o centros de investigación. Se transformó en una herramienta creativa para el hogar.
El siguiente paso fue prescindir del propio ratón y el puntero. La historia de la informática de la última década se puede resumir en la miniaturización y el triunfo de las interfaces táctiles y gestuales. ¿Qué será lo próximo? Una tendencia está clara. Con plataformas cada vez más personales como el portátil, el smartphone o la tableta, al ordenador de sobremesa hay que buscarle un nuevo trabajo y HP, que cree haber dado con el siguiente salto evolutivo en la forma de relacionarnos con la informática, piensa que es el vehículo perfecto para ensayar el futuro que viene.
Una nueva tendencia
El extraño ordenador que acompaña a estas líneas se llama Sprout. Es un equipo «todo en uno» con una gran pantalla táctil de 23 pulgadas. Hasta aquí es posible confundirlo con muchos de los «todo en uno» que llegan al mercado este año. Lo que lo hace único es esa especie de lámpara que asoma en la parte superior de la pantalla. Es un módulo que alberga un proyector y dos cámaras, una capaz de ver la profundidad de los objetos (parecida a la tecnología que utiliza el accesorio de control gestual Kinect en Xbox) y otra de alta definición.
Sprout es capaz de proyectar imágenes y documentos sobre una superficie especial, una alfombrilla de grandes dimensiones sensible al tacto, como la pantalla de las tabletas. Gracias a las cámaras reconoce los objetos y la interacción del usuario sobre el documento. La combinación de estos elementos abre el camino a nuevas formas de trabajo. Es posible dibujar sobre un folio, por ejemplo, y que el ordenador reconozca el dibujo y lo digitalice al instante. Se pueden añadir réplicas virtuales de objetos reales a un dibujo o diseño, por ejemplo, con sólo apoyarlos sobre la proyección del archivo donde se trabaja.
El equipo, que está ya a la venta en EE.UU. por un precio cercano a los 1500 euros, puede utilizarse de forma convencional, con un teclado y un ratón -e incluso a través de la pantalla táctil- pero los usuarios pueden invocar también un teclado virtual sobre la alfombrilla táctil y usarlo para introducir texto. La superficie reconoce ademas múltiples puntos de presión y gestos realizados sobre ella. Para ampliar una imagen proyectada, por ejemplo, basta con pellizcar, como hacemos hoy en día en teléfonos y tabletas.
Trabajar con él recuerda a trabajar sobre un collage físico, donde los diferentes elementos pueden reordenarse, pero con la ventaja de utilizar copias digitales que pueden cambiar de tamaño o de texturas y propiedades con facilidad. No en vano, HP denomina a este tipo de interfaz como «realidad mezclada». Para la compañía, el mayor obstáculo, ahora, es ganarse el apoyo de los desarrolladores y conseguir que creen aplicaciones, capaz de sacar partido al nuevo sistema de control.
Multijet Fusion
Como la cámara cenital es capaz de capturar información de profundidad, Sprout funciona también como un escáner tridimensional. Aquí es donde HP ha conseguido enlazar Sprout con otro campo de gran crecimiento, el de la impresión en 3D. La compañía ha lanzado el nuevo sobremesa junto a una novedosa tecnología de impresión bautizada como Multijet Fusion. De momento, HP solo tiene prototipos enfocados al mercado empresarial e industrial, pero esta tecnología podría llegar a estar implantada en las impresoras 3D destinadas al hogar durante la próxima década.
Multijet Fusion sigue el mismo esquema de impresión en 3D que otros sistemas aditivos, colocando capa tras capa de material hasta formar el objeto físico. La diferencia es que entre capa y capa, HP utiliza inyectores similares a los de sus impresoras de tinta para añadir un material fusor o un disolvente que, además, puede servir para colorear el objeto. El resultado es un objeto 3D de mucho más detalle y resistencia que los que ahora se consiguen con las técnicas de impresión 3D convencionales y que además puede estar coloreado y listo para su presentación o uso nada más salir de la impresora.

viernes, noviembre 21, 2014

Toyota inventa el 'futuro' con su nuevo coche de hidrógeno

El gigante nipón del automóvil empezará a vender en diciembre su vehículo de pila de combustible bajo el nombre de 'Mirai', que en japonés significa futuro.
Toyota ya tiene fecha para empezar a comercializar el que será uno de sus modelos estrella. El gigante del motor lanzará el 15 de diciembre en Japón el primer vehículo que se moverá con una pila de combustible de hidrógeno. El fabricante lanzará el vehículo en Europa y en Estados Unidos ya en el próximo verano, previsiblemente en septiembre. Aunque ya lo había presentado en varios salones internacionales, Toyota desveló ayer mismo el nombre del modelo: se llamará 'Mirai', que en japonés significa futuro.
"Hoy marca un punto de inflexión en la historia de la automoción. Un punto de inflexión en que la gente recibirá con los brazos abiertos un nuevo vehículo respetuoso con el medio ambiente y que es un placer conducir", explica el presidente del grupo. "En Toyota, todos creemos en un futuro más seguro, más ecológico y más sencillo para todo el mundo. Hemos imaginado un mundo lleno de vehículos que disminuyan nuestra dependencia del petróleo y mitiguen los daños al medio ambiente. Era un objetivo tan inspirador como audaz. Y hoy, se ha hecho realidad".
El nuevo 'Mirai', un sedan de cuatro puertas, podrá recorrer hasta 650 kilómetros con un solo depósito de hidrógeno y tan sólo emitirá vapor de agua, nada de emisiones contaminantes. El vehículo puede repostar en menos de cinco minutos, y también contará con un sistema híbrido que le permitirá igualmente utilizar gasolina.
El objetivo del grupo es vender unas 400 unidades del nuevo modelo en el mercado japonés durante 2015, que se comercializará a un precio total de 7,23 millones de yenes (unos 49.800 euros, al cambio actual). No obstante, el Gobierno nipón pretende lanzar un plan de ayudas para la compra de coches de hidrógeno que abarataría el precio final del 'Mirai' hasta el entorno de los 5 millones de yenes (unos 34.400 euros).
En el caso de Europa, la compañía estima que el precio alcanzará los 66.000 euros, IVA incluido. El próximo septiembre el nuevo modelo llegará a Reino Unido, Alemania y Dinamarca, y se sumarán otros mercados del continente a partir de 2017. El objetivo para Europa es alcanzar unas ventas de entre 500 y 100 unidades cada año en 2015 y en 2016.
Los vehículos con pila de hidrógeno funcionan gracias a la electricidad que genera la reacción química que desencadenan el oxígeno y el hidrógeno dentro de la batería, y no emiten dióxido de carbono a la atmósfera por lo apenas resultan dañinos para el medio ambiente. Según el presidente del mayor fabricante mundial de automóviles, "nuestro vehículo de pila de combustible funciona con hidrógeno, que se puede extraer prácticamente de cualquier cosa, ¡incluso de la basura! Cuenta con una pila de combustible que genera suficiente electricidad para alimentar una casa durante una semana"
"Con este vehículo lo puedes tener todo, sin renunciar a nada", subraya Toyoda en el vídeo. "Para nosotros, no se trata simplemente de un coche más. Se trata de una oportunidad; la oportunidad de marcar la diferencia de verdad. Y marcar la diferencia es la razón de ser de Toyota. El futuro ya está aquí; y se llama 'Mirai'".
Uno de los grandes competidores de Toyota en el mercado automovilístico, la también japonesa Honda, ha presentado también su propio modelo de pila de combustible de hidrógeno. No obstante, el modelo de Honda no se comercializaría hasta marzo de 2016. 

jueves, noviembre 20, 2014

8 características para identificar a un intraemprendedor

La supervivencia y el crecimiento de una empresa dependen a la vez, de la gestión eficiente del presente, así como de la capacidad de identificar nuevas oportunidades para el futuro. Por un lado es evidente que las empresas deben optimizar sus procesos y recursos con el fin de ser más eficientes a la hora de servir a sus mercados actuales. Pero este enfoque sólo permite tener éxito en el presente y el futuro más inmediato, pero en ningún caso asegura la supervivencia a largo plazo. Para ello, es también necesario que las organizaciones revisen regularmente su visión, fomenten la innovación y adapten sus estrategias  a las nuevas situaciones.

Por lo tanto, para asegurar el éxito a corto y largo plazo, las empresas deben esforzarse en hacer las mismas cosas bien y ser a la vez capaces de hacer cosas diferentes, como mecanismo de respuesta a los cambios del entorno. Es decir, deben convertirse en empresas ambidiestras. Este tipo de organizaciones, además de las figuras clásicas de managers y líderes, precisan de un perfil que sin duda va a ir ganando protagonismo en los próximos años, el de los intraemprendedores. 

Cada uno de los tres perfiles aporta habilidades y capacidades distintas:

  • Los managers se centran en gestionar la complejidad y los recursos actuales. Sus actividades principales son: planificar, organizar, coordinar y controlar.
  • Los líderes se centran en gestionar el cambio. Algunas de sus actividades principales son: marcar la dirección a seguir, alinear los recursos y motivar  e inspirar a las personas.
  • Los intraemprendedores, también conocidos como emprendedores corporativos, se centran en identificar oportunidades. Sus actividades principales son las de identificar, innovar y crear valor.

En este caso deseo centrarme en los intraemprendedores, ya que son personas que pueden aportar mucho valor a sus organizaciones, especialmente si estas son capaces de identificarlos, apoyarlos y ofrecerles un entorno en el que puedan desarrollarse. Básicamente pretendo reflexionar acerca de las características que poseen, lo cual puede ayudar a identificarlos más fácilmente.
Los intraemprendedores, al menos a los que yo hago referencia, son a la vez innovadores y emprendedores, pero en lugar de emprender por su cuenta y riesgo, lo hacen de manera innovadora en el seno de una organización, utilizando los recursos que esta pone a su disposición. Por lo tanto sus rasgos característicos serán aquellos que sean comunes a los emprendedores y a los innovadores. Cabe recordar que innovación y emprendimiento no son necesariamente sinónimos, si bien se complementan y pueden llegar a solaparse.

  • Un emprendedor es una persona capaz de combinar los recursos con las oportunidades de negocio para crear valor.
  • Un innovador es una persona capaz de crear y/o probar una nueva idea antes de que otros lo hagan.

Características de los intraemprendedores

Se trata de una serie de rasgos de personalidad, que pueden ayudar a identificar a las personas con potencial para desarrollar este rol en aquellas organizaciones que deseen sistematizar la innovación. Es importante señalar que los rasgos de personalidad son bastante estables en el tiempo.

1.Pasión

Les gusta plantearse grandes retos y sentirse desafiados por ellos. Ese es un mecanismo a tener en cuenta para lograr que estas personas obtengan altos niveles de motivación y compromiso con su trabajo. Es importante, siempre que sea posible, que se centren en proyectos que sean relevantes para ellos. Cuando la pasión se desvanece, no son capaces de mantener su nivel de rendimiento.

2. Autonomía

Desean sentir que tienen el control de su tiempo, y que pueden centrarse en aquellos aspectos más importantes para sus proyectos. No se sienten cómodos en entornos burocráticos, ni excesivamente supervisados. Este es también un elemento a tener en cuenta, si se desea obtener su mayor nivel de rendimiento. En caso de no ofrecerles el entorno adecuado, estas personas pueden plantearse seriamente la posibilidad de abandonar la organización.

3. Persistencia

En muchas ocasiones no viven sus proyectos como un trabajo, sino como un desafío que desean superar, por lo tanto se implican a fondo, hasta lograr el éxito del proyecto. Por eso, son capaces de seguir adelante, pese a las adversidades. Si bien hay que tener cuidado, y evitar que caigan en el enamoramiento, y menosprecien toda información que ponga en entredicho las suposiciones sobre las que se fundamenta su idea. Lo cual será perjudicial tanto para ellos como para la organización.

4. Tolerancia a la incertidumbre y el riesgo

La tolerancia al riesgo hace referencia a la habilidad de tomar decisiones en situaciones de elevada incertidumbre y riesgo. Cabe resaltar que pese a que los intraemprendedores se sienten cómodos tomando riesgos, y tienen una elevada tolerancia a la incertidumbre, en ningún caso se lanzan sin haber analizado la situación, ni evaluado los riesgos. Igual que los buenos alpinistas, que pese a amar los riesgos, toman precauciones para evitar caídas.

5. Seguridad en si mismos

Son personas conscientes de sus posibilidades y capaces de utilizar sus recursos, habilidades y capacidades para lograr realizar con éxito las tareas que el proyecto precisa. En ningún caso hay que confundir esta característica con la vanidad. Para los intaremprendedores el éxito del proyecto está por encima de su ego, así que si precisan ayuda y colaboración de terceros, no dudarán en pedirla.

6. Abiertos al cambio

Sin duda este aspecto es una condición necesaria, debido a que el concepto de innovación implica por si mismo una cierto nivel de ruptura con la situación actual. Los intraemprendedores suelen cuestionar el status quo y desean romper con la tradición. Les encanta probar cosas nuevas, y estar involucrados en proyectos de innovación.

7. Curiosidad

La curiosidad y el interés en resolver desafíos son signos inequívocos de que nos encontramos ante una persona con la inquietud de identificar oportunidades y desarrollar nuevas ideas. Absorber grandes cantidades de información, y mostrar interés por todo tipo de problemas prepara a la mente para la innovación. Lamentablemente, a día de hoy, la mayoría de empresas no están preparadas para ofrecer  entornos estimulantes a las mentes curiosas.

8. Orientados a la acción

Se sumergen en el proyecto y buscan los mejores mecanismos para acumular conocimiento y validar sus suposiciones. Para ello es necesario que pasen muchas horas fuera de sus oficinas, observando y hablando con distintos perfiles, que pueden ofrecerles información de la cual extraer nuevos “insights”. En otras ocasiones sus acciones pueden ir desitnadas a lograr recursos para sus proyectos.

Concluyendo 

Los intraemprendedores son un perfil indispensable para aquellas empresas que además de explotar el presente deseen explorar el futuro. Pero para poder lograr el máximo rendimiento de estas personas, es indispensable ofrecerles un entorno que les permita desarrollar todo su potencial innovador y emprendedor. Aquellas empresas que estén decididas a construir culturas innovadoras y crean en la innovación como mecanismo de diferenciación y crecimiento, deben identificar a los potenciales intraemprendedores y darles un papel protagonista.
Para acometer esta tarea, puede ser de ayuda centrarse en ciertos rasgos de personalidad que los intraemprendedores poseen. A partir de ese momento será clave gestionar adecuadamente ese talento y crear el entorno apropiado para que la innovación florezca. Para lograrlo, habrá que fomentar la curiosidad, la identificación de nuevas oportunidades, ofrecer autonomía y asumir que los fracasos forman parte del proceso de innovación. En caso contrario, es mejor seguir como hasta ahora, haciendo las mismas cosas lo más eficientemente posible, y esperar a que los cambios del entorno hagan desaparecer a la empresa. Algo que tarde o temprano, sucederá. 

miércoles, noviembre 19, 2014

Bodegas Torres: ¿Innovación disruptiva en sectores donde tradición y conservadurismo son un valor?

Bodegas Torres sabe que su Natureo blanco presenta unas características excepcionales. Pero, ¿cómo configurar la propuesta de valor de un vino desalcoholizado o "sin" en los mercados tradicionales? ¿Tendría que comunicar una plataforma de beneficios más amplia para romper las barreras psicológicas y animar a probarlo? ¿O debería centrar sus esfuerzos en los países con menos tradición, donde esta nueva categoría de producto ha despertado una gran aceptación y Natureo crece a un ritmo de hasta triple dígito?

LA HISTORIA
Habían pasado ya cuatro años desde que Bodegas Torres lanzara Natureo, la apuesta de la compañía en la categoría emergente de vinos "sin" o desalcoholizados, a partir de una propuesta de Mireia Torres Maczassek (PDD 2009). Pero Miguel Torres Maczassek, su director general, seguía albergando ciertas dudas cuando repasaba en 2013 la propuesta de marketing.

Torres es la marca de vinos más admirada del mundo, según la última clasificación de la revista Drinks International. Sus productos tienen presencia global y sus mercados se extienden desde Irlanda hasta Nigeria y desde Estados Unidos hasta China, país donde rivaliza por un puesto entre las tres marcas más importantes de vino.

Implantación desigual
Natureo había cosechado un gran éxito en algunos mercados. Por ejemplo, en Irlanda el crecimiento del año anterior había sido del 118% y en Suecia, del 65%. Pero en mercados de gran tradición vinícola (los llamados "países de vino") el avance era mucho más lento.

Ante esta realidad, la compañía se preguntaba, utilizando el argot del sector editorial, si debía considerar Natureo como un blockbuster o como un sleeper del vino y por qué en unos mercados era un hit mientras que en otros tenía un crecimiento mucho más suave.

En el lanzamiento de un vino tradicional no se habría prestado demasiada atención a estas diferencias geográficas. Pero en una innovación de la disruptividad de un desalcoholizado con una calidad organoléptica excepcional, como es el caso de Natureo, a la compañía le inquietaba la posibilidad de haber hecho algo mal al posicionarlo: ¿debería relanzarlo con un posicionamiento distinto según el tipo de mercado? En el doméstico, ¿era mejor hacerlo con una propuesta simple o con una múltiple y compleja que abarcara todos los beneficios de Natureo?

Desde el departamento de marketing defendían que el producto y su posicionamiento eran los adecuados. El único problema, a su modo de ver, era que la categoría no estaba lo suficientemente desarrollada en los mercados con una mayor cultura del vino: había que insistir en la comunicación y promoción del producto para darlo a conocer entre su público objetivo y lograr que el canal retail lo trabajara adecuadamente.

En esa línea apuntaban las medidas propuestas: campañas de comunicación específicas (publirreportajes, presentaciones en foros generadores de opinión y cadenas de restauración, búsqueda de prescriptores), desarrollo de una política de distribución que facilitara la toma de contacto con los potenciales consumidores de la categoría, publicidad en los puntos de venta (especialmente en la distribución, para reforzar la presencia en el lineal) y degustaciones y cursos de cata.

Un placer saludable y cosmopolita
Natureo es técnicamente una "bebida a base de vino desalcoholizado", ya que la legislación no permite utilizar el término "vino" si la graduación alcohólica está por debajo del 8,5%. Fue concebido pensando sobre todo en un público femenino urbano de entre 35 y 50 años, de clase social media-media y media-alta, y preocupado por mantener un estilo de vida saludable.

Con solo un 0,5% de alcohol y la mitad de calorías, Natureo proporcionaba una alternativa al placer de tomar una copa de vino sin renunciar al ritual y al proceso de socialización inherente al consumo de alcohol.

Para capturar y conservar los componentes volátiles que le proporcionan un aroma y sabor similares a los del vino convencional, se escogió un proceso de extracción del alcohol conocido como técnica SCC (Spinning Cone Column). El resultado, según sus creadores, es "una bebida muy afrutada, que parece un auténtico muscat en cuanto a aroma; en boca, jugamos con un equilibrio entre el azúcar residual y la acidez para disimular la ausencia de alcohol".

Los tests previos de cata confirmaron las buenas sensaciones, con calificativos como "aterciopelado", "afrutado", "dulce", "suave", "refrescante" o "buenísimo".

Además, el diseño de la botella intentaba transmitir la imagen de un vino suave de calidad, con referencias a lo ecológico y la salud, apelando a valores como la naturaleza, la juventud, la actividad y el cosmopolitismo.

Parecía claro que esta nueva categoría de vino acabaría eclosionando. En la mayoría de los mercados se apreciaba la tendencia hacia un consumo responsable y un interés por reducir las calorías o los efectos de la ingesta de alcohol. Y la mayoría de los operadores del sector que apostaban por la innovación lo hacían por el vino "sin" o de "baja graduación", un fenómeno aupado también por las presiones sociales, políticas y económicas (salud, condiciones excepcionales como embarazo, toma de medicamentos contraindicados con la bebida o endurecimiento de las tasas de alcoholemia para preservar la seguridad vial, impuestos sobre el alcohol...).

Dilemas en un contexto de éxito
Las previsiones globales de Bodegas Torres para el ejercicio 2013 apuntaban a unos resultados similares a los del año anterior, que se había cerrado con un aumento de la facturación del 7,8% gracias al buen comportamiento de sus productos en los mercados exteriores, especialmente China (+14%) y Chile (+9%).

Torres, con presencia en más de 150 países, obtenía el 72% de sus ingresos en el exterior, con México, Reino Unido, Países Bajos, Alemania y Finlandia como sus principales destinos de exportación. 

El 56% de las ventas correspondían al canal on trade, gestionado por una fuerza de ventas propia que la compañía consideraba una de sus mayores fortalezas.

Pese a este contexto de éxito, Miguel Torres Maczassek se preguntaba si en el caso del Natureo blanco se había aprovechado todo su potencial, ya que era claramente mejor que sus rivales "sin" y podía competir sin complejos con muchos blancos convencionales.

Sabía que el índice de satisfacción entre quienes lo probaban era muy alto, pero costaba vencer las barreras psicológicas en los mercados con una mayor cultura del vino.

¿No habrían restringido demasiado el target al posicionar el producto? ¿Era necesario replantear su plataforma de beneficios para llegar a un público más variado (embarazadas, personas que han de conducir, que quieren socializar con una tercera copa sin alcohol o que desean reducir las calorías que se le asocian, etc.)? ¿O, por el contrario, como sucede con los productos disruptivos, aquellos que se apartan de la lógica del sector y requieren un cambio en los hábitos de consumidores y prescriptores, convenía centrarse en uno o máximo dos beneficios para ganar credibilidad y evitar que se diluyera el mensaje?

Por otra parte, ¿valía la pena esforzarse en los mercados tradicionales cuando había otros que absorbían sin problemas la mayor parte de una producción limitada por su complejo proceso de elaboración? ¿O era mejor concentrar los esfuerzos en los más receptivos? 

martes, noviembre 18, 2014

Competencias de la Inteligencia Emocional en el trabajo

Hay personas con más y otras con menos agilidad emocional. El término  Inteligencia Emocional según definido por algunos de los que lo acuñaron es: “La habilidad para percibir con precisión, valorar y expresar emoción; la habilidad de acceder y/o generar sentimientos cuando facilitan pensamientos; la habilidad de comprender la emoción y el conocimiento emocional; y la habilidad para regular las emociones para promover crecimiento emocional e intelectual”. A mi me gusta decir que la inteligencia emocional en el trabajo:
“Es nuestra capacidad de comprender, aceptar y gestionar los propios estados emocionales generados a partir de nuestro contexto profesional así como la capacidad de entender y comprender a los demás de forma que podamos mejorar nuestra relación con ellos, a través de la comunicación, el trabajo en equipo, el liderazgo o cualquier otra competencia relacionada con el trabajo en grupo“.
Para entender mejor los conceptos a los que se refiere la inteligencia emocional en el trabajo, haremos referencia al marco competencial de la inteligencia emocional, definido por Goleman en Working with emotional intelligence (1999):
Competencias personales:
Autoconciencia
  • Conciencia emocional: Reconocer las emociones propias y sus efectos.
  • Autoevaluación emocional: Saber las fortalezas y limitaciones propias
  • Autoconfianza: Un fuerte sentido de la propia valía y las capacidades.
Autorregulación
  • Autocontrol: Mantener el control en situaciones críticas.
  • Confiabilidad: Mantener los principios de honestidad e integridad.
  • Adaptabilidad: Flexibilidad para asumir el cambio.
  • Innovación: Sentirse cómodos con las nuevas ideas y enfoques
Motivación
  • Orientación al logro: esforzarse por conseguir nuestro estándar de excelencia.
  • Compromiso: Alinearse con los objetivos de un grupo u organización.
  • Iniciativa: Capacidad de actuar con premura y anticipación.
  • Optimismo: Persistencia en perseguir nuestros objetivos pese a las dificultades y obstáculos.
Competencias sociales

Empatía
  • Comprender a los demás: Capacidad de comprender los sentimientos y puntos de vista de los demás, prestando el interés necesario.
  • Desarrollando a los demás: Ser sensibles a las necesidades de desarrollo de los demás y potenciar sus capacidades.
  • Orientación al servicio: Anticiparse, reconocer y satisfacer las necesidades de los clientes.
  • Gestión de la diversidad: Fomentar las oportunidades que ofrece la diversidad cultural, étnica, y diferentes tipos de personas.
  • Conciencia política: Ser capaces de leer las tendencias de poder y emocionales entre los miembros de un grupo.
Habilidades sociales
  • Influencia: Utilizar tácticas efectivas para ganar el consenso y persuadir a otros.
  • Comunicación: Escuchar abiertamente y ser capaces de lanzar mensajes convincentes.
  • Gestión del conflicto: La capacidad de aceptar, sostener y resolver conflictos.
  • Liderazgo: Inspirar y guiar a otros.
  • Construir lazos: Ser capaces de generar relaciones de confianza con otras personas o grupos.
  • Colaboración y cooperación: Trabajar con otros para conseguir un objetivo común.
  • Habilidades de trabajo en equipo: Crear y aprovechar las sinergias en la persecución de objetivos colectivos.
Como ves, la inteligencia emocional en el trabajo no es sólo un término, detrás de ella hay un amplio mapa competencial.
Por cierto, ya te puedes descargar mi e-book gratuito 30 Secretos de los Mejores Profesionales entrando en www.excelitas.es
Y tú ¿Cómo andas en esto de la inteligencia emocional? Espero tus aportaciones, gracias!
Keep walking 

lunes, noviembre 17, 2014

En marcha, una nueva revolución industrial 4.0 que cambiará la manera de trabajar

Hay una nueva revolución industrial en marcha y se abrirán nuevas oportunidades. Cinco son los vectores de cambios que están sucediendo en el mundo: inteligencia, colaboración, bioeconomía, descentralización y valores. Considero a la actual la cuarta revolución; las dos anteriores fueron las industriales clásicas y la informática.
Los vectores combinados permiten pensar en una nueva etapa de industrialización, más inteligente y amigable con el medio ambiente, distribuida en las distintas regiones y en sintonía con nuevos estilos de vida. ¿Será esta una oportunidad para nuestro país y nuestra región? ¿Sabremos aprovecharla?
Con base en la conocida y por ahora sostenida ley de Moore (la capacidad de cálculo operativa de las computadoras se duplica cada 1,5 años), en la abundancia y el abaratamiento de evitar la posibilidad de capturar información, guardarla para su utilización y procesarla con alta eficiencia e incluso en tiempo real, se abrirán posibilidades de conocer e incluso gestionar sistemas complejos, como los industriales y productivos, los ecosistemas naturales hasta en las mismas ciudades.
En este marco hay tres paradigmas tecnológicos que están comenzando a cobrar especial relevancia: BigData, Algorítmica o Inteligencia Artificial, y el Internet de las Cosas (IdC). El BigData es un término aplicado a conjuntos de datos que superan la capacidad del software habitual para ser capturados, gestionados y procesados en un tiempo razonable. Los tamaños del big data se hallan constantemente en aumento.
La Inteligencia Artificial o Computacional es un área multidisciplinaria que, a través de ciencias como la informática, la lógica y la filosofía, estudia la creación y el diseño de entidades capaces de razonar por sí mismas utilizando como paradigma la inteligencia humana. El Internet de las Cosas (IdC), por su parte, es un concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet.
Hay una explosión de las redes para las interacciones sociales, el trabajo en equipo, las infraestructuras inteligentes (por ejemplo, las redes inteligentes o smart grids) y los modelos de negocio compartidos, entre otros. Esta colaboración permite nuevos modos de desarrollo y del uso de los sistemas y de las infraestructuras, especialmente orientados al manejo inteligente de la demanda y a la utilización de capacidades ociosas o recursos antes desestimados. La misma es posible gracias a la tecnología, pero también refleja un cambio de valores.
LA BIOECONOMÍA

Una creciente inversión y atención de varias de las principales economías del mundo hacia la biología aplicada, las ciencias naturales y las ciencias de la vida en general está resultando en logros muy significativos, como la secuenciación del ADN. Estos avances rápidamente tendrán impacto en las industrias de todo tipo. Revolucionarán la salud (por ejemplo, en diagnósticos automatizados o medicina intrusiva), volverán económicamente viables las energías renovables, posibilitarán innovaciones apenas imaginadas, como métodos biológicos para la manufactura (por ejemplo, bioplásticos para el uso en autopartes) e interacciones más inteligentes con el medio ambiente y con los ecosistemas que generen menos residuos. Pensemos que un auto, una vez cumplida su vida útil, podrá ser desarmado, algunas de sus partes reutilizadas y otras serán biogradables. La Argentina tiene, por sus recursos naturales y por su trayectoria en las áreas vinculadas con la producción de biomasa (agroindustrias) y con la biología, oportunidades muy significativas de nueva industrialización en este sentido.
En poco tiempo será posible fabricar piezas y productos de gran calidad fuera de los centros productivos tradicionales del mundo, por ejemplo innovaciones como las impresoras 3D. En un contexto de mercados nuevos en desarrollo, como los Brics y países en la región que muestran un sostenido enriquecimiento como Chile, Perú o Colombia, estas capacidades, sumadas a los elevados costos logísticos, permitirán un desarrollo industrial descentralizado con muchas posibilidades para nuestro país, en el contexto de América latina.
Por último, y tal vez más importante, un factor clave son los cambios en los valores, en las expectativas y en los modos de vida de las nuevas generaciones. Entre otros se pueden notar aspectos como la preferencia por las actividades creativas, por la transparencia en los procesos, por las acciones en sintonía con el medio ambiente y por estilos de vida en general más inteligentes.
Estos cinco vectores de cambio permiten imaginar una nueva revolución industrial, la 4.0. Tomemos por ejemplo el caso de la industria automotriz y pensemos en su impacto. En los próximos años podremos tener autos con piezas biodegradables, que puedan ser producidas en alta calidad, cerca de los mercados de demanda y también con menos costos logísticos y mayores posibilidades de desarrollo local en cada región; nuevos combustibles renovables o con menor impacto en el ambiente y la salud; creciente inteligencia que permita la interacción de los autos entre sí para evitar accidentes en las esquinas; la interacción con la infraestructura de las ciudades, de modo de evitar atascamientos, encontrar espacios para estacionar o ahorrar combustible, tal vez llegando a prescindir de la necesidad de conductores. Se trata de cambios en los estilos de vida, que llevarán a que las personas quieran vivir más cerca de sus lugares de trabajo, usar modos alternativos de transporte o compartir el uso de vehículos con menor impacto sobre el ambiente. Todo hace pensar en una nueva industria o en un conjunto de nuevas industrias, a las que tal vez deba referirse de modo más general como los sistemas de movilidad.
Los mencionados son sólo algunos de principales cambios en curso que permiten pensar en una nueva, más inteligente, ambientalmente amigable y geográficamente distribuida etapa de industrialización de nuestras sociedades, que puede pensarse -por sus consecuencias en términos de los cambios y oportunidades que representa para todos- como la cuarta revolución industrial en la historia de nuestra especie en el planeta. El futuro está lleno de oportunidades.
EL MUNDO QUE SE VIENE

Inteligencia artificial
Se trata de un área intermultidisciplinaria que estudia la creación y el diseño de máquinas capaces de razonar por sí mismas.
A la distancia
Habrá una interconexión digital de objetos cotidianos con Internet.
La bioeconomía
Las energías renovables finalmente serán sustentables. Habrá interacciones más inteligentes con el medio ambiente.
Impresoras 3D
En poco tiempo va a ser posible fabricar piezas y productos de gran calidad fuera de los centros productivos tradicionales del mundo.
Nuevos estilos de vida
Las nuevas generaciones buscan la creatividad, la transparencia, el respeto por el medio ambiente. Nuevas industrias les darán la razón.